Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Japón explorará proyectos de Defensa en colaboración con empresas extranjeras para reforzar su industria

(defensa.com) Tokio buscará la cooperación con empresas de otros países para la puesta en marcha de proyectos de armamento en consonancia con la nueva estrategia nipona, que quiere mejorar las capacidades de su industria de Defensa.

Según la agencia de noticias Kyodo, las líneas de este plan se podrían anunciar en los próximos días y supondrían la producción de nuevos aviones de combate e incluso de misiles balísticos para optimizar su industria armamentística.

En lo que respecta a los posibles socios occidentales, Francia, Reino Unido o Estados Unidos son los que aparecen con más fuerza para cooperar con firmas como Mitsubishi Heavy Industries o Kawasaki Heavy Industries.

Éste podría ser uno de los puntos más destacados del nuevo Plan de Defensa Nacional que presentará el ejecutivo liderado por Abe próximamente. Uno de los ejemplos más representativos de esta novedosa estrategia es el proyecto UH-X, que arrancó hace un par de meses y que está destinado a la fabricación de un helicóptero militar para las Fuerzas de Autodefensa de Japón. De momento, optarían para hacerse con el contrato (valorado en unos 2.000 millones de dólares) hasta tres importantes fabricantes internacionales (Bell Helicopter, Airbus Helicopters o Agusta Westland) junto con compañías niponas.

También se pretende seguir fortaleciendo la estrecha cooperación con otros países aliados en la región Asia-Pacífico, como puedan ser Australia o India, con los que hay en el aire suculentos contratos de armamento.

La venta de submarinos de la clase Soryu a Australia o de aviones US-2i a India son algunos de los primeros megacontratos que podrían cerrarse tras la apertura de la industria de Defensa japonesa al mercado internacional.

El punto de inflexión que marca el final de más de 40 años en la restricción de la venta de armamento a otros países radica en las nuevas medidas aprobadas por Tokio en abril, que abren el abanico de países a los que Japón puede exportar armamento. El país quiere mejorar así la competitividad de sus potentes compañías y la búsqueda de aliados para cooperar en la producción de armamento se convierte en una nueva alternativa para seguir progresando en esta dirección. (J. Martínez)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.