Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Israel recibe su quinto submarino de la clase Dolphin

El denominado Rahav será, además, el segundo de los de esta clase dotados del sistema Air Independent Propulsion (AIP) también definidos como Dolphin- II. La nueva nave israelí, una vez finalizada su puesta a punto y ya con su nueva dotación parcialmente entrenada, partía el pasado día 17de diciembre desde el puerto alemán de Kiel camino del hebreo de Haifa, sede principal de la rama naval de la Israel Defence Force (IDF), un largo viaje de más de 3.000 millas marinas, que conllevara cruzar el Mediterráneo de oeste a este.

El submarino Rahav, que junto al Tanin fue encargado en 2006, será el quinto de la clase Dolphin de Israel, uniéndose al Dolphin, Tekuma, Leviatán, que pertenecen a la primera serie, y a su gemelo, y también tendrá base en el puerto de Haifa. Construido por los astilleros Howaldtswerke-Deutsche Werft, que son parte de la multinacional de construcción naval alemana ThyssenKrupp Marine Systems (TKMS), se completó en abril de 2013, pero ha requerido de un año y medio de trabajos adicionales para que sea operativo. El submarino diesel-eléctrico tiene 68,6 metros de eslora (largo) y un tonelaje en superficie de 2.050 toneladas. En el acto del pasado 17 de diciembre se hizo cargo de él su nueva dotación, formada por medio centenar de marinos, según relevó un portavoz de la IDF durante la ceremonia de entrega, que estuvo presidida por el almirante israelí Aluf Ram Rothberg, actual jefe del servicio naval de la IDF.

Una vez la nave llegue al puerto mediterráneo, se le instalaran equipos adicionales de guerra electrónica, sensores, comunicaciones, etc.. que le proporciona la industria israelí que es una de las líderes en el campo de la electrónica naval, además se le dotará de varios sistemas de armamento.  Los nuevos submarinos le proporcionan al Estado Judío unas magníficas capacidades adicionales de obtención de inteligencia.

La IDF espera que en unos meses esté totalmente operativo y listo para realizar las habituales patrullas, en las que van totalmente armados. Gracias a su AIP, un sistema que permite la propulsión independientemente del aire, que se basa, en este modelo, en la tecnología de pila de combustible, evita tener que emerger para que la acción de los motores diesel permita recargar los eléctricos, con lo que el submarino puede permanecer bajo el agua sin subir a la superficie durante seman as. Así, la llegada de este “quinto submarino mejora enormemente la flotilla de la Armada de Israel y nos proporciona otra herramienta técnica para ayudar a defender a Israel contra numerosas amenazas", dijo el portavoz de la IDF presente en Kiel.

El Rahav tiene un costo de unos 2.000 millones de dólares, un precio muy alto, si bien el Gobierno de Berlín aporta aproximadamente un tercio de esa cantidad, en concepto de ayuda militar que Alemania ofrece a Israel desde 1953 como consecuencia de acuerdo firmado en compensación del holocausto. Los alemanes asumen que antes de su entrega los submarinos son modificados para poder disparar misiles de tipo crucero cargados de cabeza nuclear, un hecho que indigna a la izquierda alemana y que el Gobierno de Jerusalén ni confirma ni desmiente, una fórmula habitual del ejecutivo judío. Quedaría por recibir un sexto submarino de este tipo, que Israel encargó en marzo de 2012 y cuya entrega  se prevé en 2017, aunque según algunos fuentes los hebreos estaría estudiando encargar tres más.

Lo submarinos son claves para la estrategia de disuasión y respuesta del Estado Judío frente a sus múltiples potenciales enemigos, de hecho tras su Fuerza Aérea es su principal sistema de contraataque, muy letal gracias a la capacidad que les da poder lanzar la versión naval de los misiles cruceros Rafael Popeye Turbo, que pueden ser cargados con una cabeza nuclear.  (Julio Maíz Sanz)

Fotografía: Submarino Rahav navegando en el puerto de Kiel. Foto: IDF.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.