Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Irán muestra los avances en su caza Qaher F-313

Aprovechando la visita del presidente iraní, Hassan Rouhani, a las instalaciones de la Iranian Helicopter Support and Renewal Company (IHSRC), el pasado sábado tuvo lugar Teherán la presentación de la versión actualizada del avión de combate furtivo Qaher F-313. En el acto se mostró también el avión de entrenamiento Kowsar, del avión no tripulado Mohajer 6 y dos misiles, el Nasir, un misil antibuque de crucero y el Fakour, un misil aire-aire.

La situación de aislamiento internacional que sufre Irán derivó con los años en que sus desarrollos se basen en la ingeniería inversa de algunas tecnologías con las que sí contaban, como los aviones de combate F-5 estadounidenses y sus motores General Electric J-85. De ahí que el Kowsar guarde cierto parecido con éste y emplee seguramente una evolución nacional del motor J-85. El misil antibuque se basaría igualmente en el Noor, que a su vez deriva del C-802 de fabricación china o el Fakour, que habría heredado la tecnología con que contaban los misiles aire-aire Phoenix que empleaban los F-14 de fabricación estadounidense. Más importante es el desarrollo de la sexta generación del UAV Mohajer, tecnología en la que Irán si ha logrado cierto éxito y que ha sido exportada, habiéndose visto en acción por ejemplo en el conflicto actual de Siria.

Sin embargo, la aparición más llamativa fue la del Qaher (“Conquistador”) o F-313, una evolución de la burda maqueta presentada en febrero del 2013. La aeronave ahora mostrada, que no voló durante el acto,  tiene características diferentes respecto a aquella presentada en 2013 e incluso pudo realizar un test de rodadura a los mandos de un piloto de pruebas.

Entre las características actualizadas están la tobera de la parte posterior del fuselaje, que evidencia la presencia de dos motores (uno en 2013), posiblemente basados en el mismo J-85. Igualmente el morro es de nuevo diseño, igual que la cabina, que ahora sí es capaz de alojar a una persona, la presencia de una antena en la parte dorsal del fuselaje, así como un tren de aterrizaje de nuevo diseño, nuevas marcas en los timones verticales (08) o lo que parece un sensor electroóptico bajo la cabina.

En 2013 el Qaher fue valorado en Occidente prácticamente como una broma, sin embargo ahora podría tratarse de un demostrador de tecnología, que, tal cual, difícilmente se convertirá en un avión de combate. Sí que podría tratarse de un estudio de diseño que se materialice en un avión de combate si, para empezar, se incrementara su tamaño. En este sentido se manifestó el Ministro de Defensa iraní, el general de brigada Hossein Dehqan, al afirmar que el Qaher F-313 y el Kowsar “son el preludio de un avión de producción pesado”.

Y es que el tamaño del F-313 sigue siendo muy pequeño para tratarse de un avión de combate real, la cabina duramente es capaz de alojar a una persona de tamaño medio, sus alas son pequeñas y gruesas, sus tomas de aire son también pequeñas o el morro parece pequeño para albergar un radar moderno. Se desconoce igualmente la eficacia del diseño de sus alas, que presentan en sus extremos un diseño inclinado hacia abajo, en la línea de otros diseños exóticos como el Bird of Prey de Boeing, que a diferencia del Qaher, prescindía de estabilizadores verticales. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·Vista frontal del F-313. Se aprecia el pequeño tamaño de la cabina (Defence.Pk)

·Vista lateral del avión. FLIR o maqueta bajo el radomo frontal (internet)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.