Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Están transformando los iraníes sus Hercules en bombarderos?

Desde Irán nos llega una más de esas extrañas imágenes de su aviación militar, en este caso vemos a uno de los antiguos C-130E Hercules que opera la Fuerza Aérea de la República Islámica de Irán lanzando por su rampa de carga bombas Mk.84, de 925 kilogramos de peso, en una zona de entrenamiento del centro del país, cercana a la ciudad de Anarak.

No es la primera vez que se usarían los míticos aviones de transporte norteamericanos Lockheed Martin C-130 Hercules como aparatos bombarderos, en 1965 la Fuerza Aérea de Pakistán utilizó varios de sus C-130B durante el conflicto abierto contra la India para atacar con bombas objetivos fijos. En 1982 los argentinos, inmersos en la desproporcionada Guerra de la Malvinas, adaptaron y armaron uno de sus C-130H Hercules, en concreto el matriculado TC-68,  también con bombas convencionales. Con él, el 1 de junio de aquel año, atacó y dañó gravemente un mega petrolero (curiosamente denominado Hercules)  matriculado en Monrovia (Liberia) que podría estar reabasteciendo a la flota británica y que finalmente se hundió el 20 de julio.

También las Fuerzas Aéreas de los Estados Unidos o USAF (United States Air Force) ha utilizado sus MC-130 Combat Talon para lanzar las gigantescas bombas BLU-82 "Daisy Cutter";  a partir de 2008 se sustituyó por un modelo mayor, la GBU-43/B  o bomba MOAB (Massive Ordnance Air Blast), de las que una se lanzó el pasado mes de abril sobre bases de terroristas en Afganistán.  

Volviendo al desértico Irán y a la imagen del C-130E de la IRIAF (Islamic Republic of Iran Air Force), que estaría tomada a finales de este mes de octubre, según la breve información que la acompaña, la aeronave estaría lanzando seis bombas pesadas convencionales del extendido modelo norteamericano Mk.84 durante un ejercicio en la cercanías de la ciudad de Anarak.

Así,  aunque según la información inicial estaría siendo un ensayo para otorgar a los Hercules de la IRIAF la capacidad de  bombardero en escenarios en los que se cuente con superioridad aérea, medios persas manifestaron que no sería un sistema práctico. Así mismo se señaló que el lanzamiento obedecería a una demostración más espectacular que efectiva  ante el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica o IRGC (Islamic Revolution Guards Corps). Esta poderosa milicia político religiosa, que tiene su propia rama aérea, en detrimento de la IRIAF,  anunció el pasado mes de septiembre que tenía en servicio una versión de desarrollo local muy similar a la bomba MOAB norteamericana, lo que habría exacerbado aún más la rivalidad existente entre ambos cuerpos de aviación militar.

En la época del Sha, entre las múltiples compras de aeronaves militares estadounidenses que realizó Irán,  se contabilizaron 64 aparatos C-130, de los que posteriormente se transfirieron 9 unidades a la Fuerza Aérea de Pakistán. No obstante, en 1979, tras el triunfo de la revolución, el derrocamiento del Sha  y la crisis de los rehenes, Washington sometió a un embargo al nuevo régimen de Teherán que fue devastador para la recién creada IRIAF, cuyos efectivos de aeronaves made in USA comenzaron a decrecer de forma acelerada por la falta de sostenimiento/mantenimiento, lo que se tradujo en múltiples accidentes y la canibalizacion de muchas aeronaves. Igualmente la guerra contra el intentó de invasión por parte de Irak causaría numerosas bajas a la IRIAF.

Así, a mediados  de la pasada década los C-130 de Irán dejaron de volar, ha sido casi diez años después que la IRIAF, gracias a los trabajos de MRO realizados en su base de Shahid Doran, volvía a disponer de varios de estos transportes, aunque no existen datos oficiales de los que habrían vuelto al servicio, algunas fuentes los calculan en cerca de dos decenas. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías: Uno de los C-130E de la IRIAF lanzando bombas. Foto: internet.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.