Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Corea del Sur confirma al “F-35A” de Lockheed Martin como su nuevo caza de combate

(defensa.com) El F-35A de Lockheed Martin ha sido revalidado finalmente por Corea del Sur como ganador del programa de cazas F-X, una operación que comprende la compra de 40 aviones de combate valorados en unos 6.800 millones de dólares. La entrega de la primera aeronave está prevista para 2018, y se irán entregando a las autoridades surcoreanas hasta 2021.

Después de la confirmación oficial, el siguiente paso serán las negociaciones intergubernamentales para fijar los precios y los plazos finales del contrato, pudiendo dejar cerrado el acuerdo para el tercer trimestre de este 2014. Así lo confirmó el Gobierno surcoreano durante el día de ayer a través del programa de Ventas Militares al Extranjero de EEUU (FMS), especificando que las conversaciones se llevarán a cabo entre DAPA (Administración Surcoreana del Programa de Adquisiciones de Defensa),el Ministerio de Estrategia y Finanzas (por la parte de Corea del Sur) y el Gobierno de EEUU, en representación del fabricante de armamento.

Las posibles variantes el precio que traerían un F-35 mucho más competitivo llegan a través de un posible abaratamiento suscitado, por el momento, en que la producción de las aeronaves se encuentre a pleno rendimiento (economías de escala), lo que podría provocar que el precio por unidad se redujese de los 100 millones de dólares a los 80 millones antes de 2020.

En cuanto al número de cazas, sí se ha confirmado que, como ya se explicó desde defensa.com en el pasado mes de noviembre, el pedido sería de 40 unidades, 20 menos de las 60 previstas en un principio. Esta veintena de aeronaves restantes podrían otorgarse a otros competidores, dejando la puerta abierta a Boeing o  Airbus DS para hacerse cargo de este contrato adicional que se abriría con una nueva licitación en 2023.

De esta manera, Corea del Sur, uno de los principales aliados de Estados Unidos en el este de Asia, se erige como el tercer país (después de Israel y Japón) en adquirir este avión de combate después de un largo proceso de selección, en el que quedaron como candidatos el F-15SE de Boeing y el Eurofighter Thypoon. El F-35 se impuso por sus capacidades furtivas, después del reinicio de la etapa de conversaciones durante el pasado año.

Por su parte, Lockheed Martin ha mostrado en una nota de prensa su gratitud con el anuncio del gobierno de Corea de Sur, y ha explicado a través de Orlando Carvalho, vicepresidente ejecutivo de la compañía, que espera que las negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Sur lleguen a buen puerto a finales del año. El dirigente de la compañía ha indicado que esta venta ayuda a mejorar la “estabilidad regional”  en la región de Asia-Pacífico.

La confirmación por parte de Seúl de este importante contrato de cazas de combate llega en un momento de una relativa tensión en el este de Asia, auspiciada por los rearmes militares que se están llevando a cabo desde las distintas potencias de la región, como China o Japón.

Seúl, que tiene que lidiar con la histórica  amenaza de Corea del Norte, también se ha visto inmerso en las disputas territoriales del este de Asia con las nuevas zonas de vigilancia aérea decretadas por China, y no quiere quedarse atrás en esta carrera. (J. Martínez).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.