Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ya son más de 23.000 las mujeres en las filas del Ejército Mexicano

Las fuerzas armadas mexicanas superaron sus expectativas de representación femenina y han logrado incorporar a más de 23.000 mujeres a sus filas, como resultado de la aplicación de sus políticas de igualdad de género anunciadas en el inicio del actual gobierno. La cifra ha aumentado y llega hoy a 23.547 mujeres integradas a la estructura militar, pero no como combatientes, aunque desde 2007 se permitió el ingreso de mujeres en las carreras de piloto militar e ingeniero militar. En 2013 se dio otra decisión histórica al admitir mujeres en las carreras de las armas de Artillería y Zapadores.

La meta sexenal es que haya 25.000 mujeres plenamente incorporadas al Ejército y Fuerza Aérea antes de diciembre de este año, cuando concluirá el mandato del presidente Enrique Peña Nieto y la administración del general Salvador Cienfuegos Zepeda al frente de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Las políticas de igualdad de género (denominadas de Equidad de Género en la anterior administración) se han aplicado de manera creciente en el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos al igual que en la Marina-Armada de México, desde 2007, cuando el entonces titular de la Sedena, el general Guillermo Galván, anunció que su administración cumpliría siete metas sexenales.

La tercera de esas metas era la Equidad e Igualdad de Oportunidades para hombres y mujeres en las filas del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, enfocada a lograr la incorporación de al menos un siete por ciento de personal femenino en un universo estimado en 199.545 miembros a finales de 2007 (la Marina contaba entonces con 55.961 integrantes).

La meta propuesta por el general Galván era la de tener 12.486 mujeres en la estructura de la Sedena. En julio de 2012, a cinco meses de concluir su administración al frente de la secretaría, el general Galván publicó el documento Logros de la Sedena, en el que se refería a esa meta y señalaba que esta se había rebasado al alcanzar la incorporación de 14.150 mujeres en las fuerzas armadas de tierra y aire en menos de seis años.

En 2013, al inicio del actual gobierno, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, titular de la Sedena, anunciaba que la política de Igualdad de Género se llevaría adelante con mayor energía y que la meta sexenal sería alcanzar la cifra de 20.000 mujeres en la milicia, esto es 5.850 integrantes más. En enero de 2018, previo al día de la Marcha de la Lealtad (19 de febrero), la Sedena informaba que la cifra de mujeres integradas a su estructura era de 16.000 elementos.

Para inicios de junio de este año el número de mujeres incorporadas ascendió a 18.789. No solo eso; la Sedena daba a conocer el detalle de la distribución de las mujeres por grados en comparación con los hombres. De acuerdo con la Defensa Nacional, en su estructura hay 5 mujeres con el grado de general Brigadier (por 45 hombres como generales de División y 175 como generales de Brigada).

Con el grado de Coronel hay 21 mujeres por 852 hombres; como Teniente Coronel hay 132 mujeres por 1.503 hombres; con el grado de Mayor hay 560 mujeres por 3.052 hombres; como Capitán Primero hay 307 mujeres por 3.792 hombres; como Capitán Segundo hay 260 mujeres por 3,564 hombres; como Teniente hay 1.321 mujeres por 13.705 hombres.

En los grados de Subteniente hay 698 mujeres por 8.669 hombres, mientras que como Sargento Primero hay 937 mujeres y 16.148 hombres. En tanto el grado de Sargento Segundo contaba en junio de este año con 1.501 mujeres y 36.405 hombres. Para los grados de Cabo la Sedena registraba 2.630 mujeres por 46.779 y como Soldado raso había 10.417 mujeres por 60.363 hombres.

Estos datos no han sido actualizados por la Sedena para conocer cómo quedaría integrada la estructura militar con el aumento en el número de mujeres en sus filas. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.