Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Exigen investigación tras la caída del Black Hawk de la Fuerza Aérea Mexicana que mató a 13 civiles

El accidente en el que un helicóptero UH-60M Black Hawk de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) cayó a tierra y causó la muerte de 13 civiles, ha provocado serios cuestionamientos por parte de legisladores y activistas mexicanos que exigen al gobierno federal y al alto mando del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos una rendición de cuentas para saber exactamente qué sucedió la noche del viernes 16 en Santiago Jamiltepec.

En tanto, el secretario de la Defensa Nacional (Sedena), el general Salvador Cienfuegos Zepeda, se trasladó el sábado al lugar de la tragedia acompañado por el secretario de Desarrollo Social de Oaxaca, Eviel Pérez, y por el Comandante de la VIII Región Militar, el general Alfonso Duarte Mújica -quien viajaba en la aeronave siniestrada- para hablar directamente con los familiares de los civiles que murieron como consecuencia del desplome de la aeronave.

El general Cienfuegos asumió toda la responsabilidad de lo sucedido y prometió a los familiares de las víctimas que recibirán todo el apoyo del Ejército y la Fuerza Aérea por lo ocurrido. “Vengo a externarles nuestro pésame a nombre de todos los soldados, por esta desgracia que se origina por nuestro interés de venir a ayudar a la comunidad, aquí a Jamiltepec; no tiene caso que les explicara lo que pasó, lo que sí es importante que sepan que la Secretaría de la Defensa Nacional asume totalmente su responsabilidad de lo que aquí aconteció", les dijo el general.

En sus primeras declaraciones antes de hablar con los habitantes de Santiago Jamiltepec, el general Cienfuegos se anticipó a los peritajes oficiales y aseguró que el polvo levantado por las palas del Black Hawk y la falta de visibilidad hicieron que el piloto perdiera el control del aparato y cayera a tierra sobre varios vehículos en los que había gente.

El secretario de la Defensa perfiló una confrontación con el titular de Gobernación al declarar que él (Cienfuegos) no hubiera ordenado volar de noche, “pero quien tenía a su disposición el helicóptero consideró que era urgente venir a Jamiltepec”, dijo. Anticipó que el piloto se desorientó ante la nube de polvo y no dudó en responsabilizarlo por lo sucedido.  El general Cienfuegos dio instrucciones al Comandante de la 46 Zona Militar para que poner en marcha de inmediato en Plan DN-III de Auxilio a la Población en casos de desastre, enviando tropas especializadas a Santiago Jamiltepec para hacerse cargo de labores de reconstrucción y tareas de sanidad.

Diputados de los opositores partidos de la Revolución Democrática (PRD) y del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) lamentaron lo ocurrido y exigieron una investigación a fondo para saber con certeza que sucedió durante el intento de aterrizaje del helicóptero militar que mató a 13 personas a las que pretendía ayudar.

 Siniestralidad

El UH-60M, Matrícula 1071, que cayó a tierra es uno de los aparatos comprados por la Sedena en 2014 y entregados a finales de 2016 a la FAM para ser integrado al Escuadrón Aéreo 108 perteneciente al 5° Grupo Aéreo que tiene su base en la ciudad de Monterrey, al norte del país. Fueron comprados a la firma estadunidense Sikorsky Aircraft, a un costo unitario de 1,3 millones de euros a la cotización de 2014. Desde su llegada se les utilizó para transporte de tropas de Fuerzas Especiales en operaciones contra la delincuencia organizada.

De acuerdo con los informes de labores de la Sedena que se publican cada año en la primera semana de septiembre, en el actual gobierno del presidente Enrique Peña Nieto y en la administración del general Cienfuegos al frente de la Sedena, 180 militares pertenecientes a la Fuerza Aérea Mexicana han asistido a 77 cursos de mantenimiento, control, reparación y actualización en la operación de helicópteros UH-60L y UH-60M Black Hawk.

Dichos cursos se han incrementado conforme avanza el gobierno de Peña Nieto. En el primer año del general Cienfuegos al frente de la Sedena, (1° de diciembre de 2012 al 31 de agosto de 2013), la institución publicó en su I Informe de Labores datos sobre la siniestralidad en la FAM. En ese lapso la Fuerza Aérea sufrió 14 incidentes: 12 en aviones y 2 en helicópteros. En dos de los Incidentes de avión murieron dos militares, mientras que en los dos accidentes ocurridos a helicópteros no hubo decesos.

En el II Informe de Labores la Sedena muestra un incremento del triple en la siniestralidad de la FAM. De 14 Incidentes registrados un año antes ahora la cifra se elevaba a 42 Incidentes. En el segundo año de la administración del general Cienfuegos los accidentes de helicópteros superaban por primera vez a los de los aviones, con 26 incidentes (dos accidentes y un fallecido) por 16 incidentes en aviones (4 accidentes y un fallecido).

Esta fue la última vez que la Sedena publicó los índices de siniestralidad del material aéreo de la FAM. En ninguno de los informes posteriores se volvieron a conocer estos datos. Documentos de la Defensa Nacional publicados en Defensa.com revelaron en octubre de 2017 que la FAM había perdido 125 aeronaves en accidentes ocurridos entre diciembre de 2000 y agosto de 2017.

De 2000 a 2006 (en el gobierno del presidente Vicente Fox), la FAM perdió 34 aeronaves, con un saldo de 33 militares muertos y 48 heridos. De enero de 2007 a 2012 (en el gobierno de Felipe Calderón), la FAM perdió 38 aparatos en accidentes, con un saldo de 36 militares muertos y 65 heridos.

Con Enrique Peña Nieto en la Presidencia de la República desde diciembre de 2012, la FAM había perdido 53 aparatos hasta agosto de 2017. Tres nuevos accidentes ocurridos entre septiembre y noviembre del año pasado (dos de ellos fatales) habían elevado la cifra a 56 sucesos. La caída del Black Hawk en Oaxaca el pasado 16 de febrero coloca los números en 57 accidentes en una sola administración, en lo que es ya la peor etapa de siniestralidad en la Fuerza Aérea Mexicana en los últimos 18 años. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.