¿Desea recibir notificaciones de www.defensa.com?
X
Miércoles, 17 de abril de 2024 Iniciar Sesión Suscríbase

Ecuador no transferirá armas rusas a los Estados Unidos

Lanzacohetes Múltiple (MLRS) BM-21 Grad de 122 mm.

La Canciller de Ecuador, Gabriela Sommerfeld, confirmó ayer, 19 de febrero, durante una Sesión de la Comisión de Transparencia, Participación Ciudadana y Control Social de la Asamblea Nacional, que su país no transferirá armas de origen ruso de sus Fuerzas Armadas a los Estados Unidos.

Sommerfeld, quien acudió acompañada del Ministro de Defensa, Gian Carlo Loffredo, manifestó que “el Ecuador no enviará material bélico alguno a países que tengan un conflicto armado internacional. Ecuador es parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y, como miembro, nosotros promulgamos la resolución de conflictos siempre respetando el derecho internacional y la resolución pacífica de estas controversias”.

Las declaraciones de Sommerfeld, confirman las del embajador ruso, Vladímir Sprinchán, quien el viernes pasado adelanto, tras una reunión con el Presidente Daniel Noboa, que Ecuador había dado marcha atrás en su decisión, al señalar que "la parte ecuatoriana confirmó que el país, dado su estatus neutral y su membresía permanente en la ONU, no puede permitirse verse arrastrado en un conflicto por ninguna de las partes involucradas”.

La tensión diplomática entre Ecuador y Rusia se inició el pasado10 de enero, cuando el Presidente Noboa confirmó que existía un Memorándum de Entendimiento con los Estados Unidos a fin entregar todo el material de origen ruso, al que califico de “chatarra”, a cambio de poco más 200 millones de dólares en equipamiento para las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, declaraciones que no fueron del agrado del Kremlin.

A comienzos de febrero, el propio Subsecretario de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Kevin Sullivan, declaró que el Ecuador "estaba considerando" entregar armamento ruso a Estados Unidos para que fuera enviado luego a Ucrania.

Esto provocó una airada protesta de Rusia, que además de considerar la decisión como un acto “inamistoso”,  informó que el material, que “seguramente terminaría siendo transferido a Ucrania, no puede ser vendido o transferido a terceros sin su autorización”, procediendo a prohibir la importación de bananas y flores procedentes de Ecuador, reservándose el derecho de aplicar otras medidas restrictivas.

El Servicio Federal Ruso para la Cooperación Técnico-Militar emitió un comunicado indicando, entre otros aspectos, que "las recientes declaraciones de las autoridades estadounidenses sobre su intención de transferir al régimen de Kiev el equipo militar ruso, que Quito va a intercambiar por nuevo equipo estadounidense, sólo demuestra que no son chatarra'". Tras  dos semanas de silencio, y aparentemente de arduas negociaciones, la semana pasada, por mera coincidencia, la decisión de no transferir las armas rusas se tomó poco después de que Rusia levantara el veto a las importaciones de bananas.

Helicóptero de Transporte y Combate Mi-17-1B Hip H de la Brigada de Aviacion N° 15 Paquisha.

El armamento Ruso

La lista de material ruso que se consideraba transferir, en lo que al Ejército se refiere, comprendía  6 helicópteros de transporte y combate Mi-17-1B y 2 Mi-171E Hip H, 12 lanzacohetes múltiples MLRS: 6 BM-21 Grad y 6 RM-70 de 122 mm, y un número no revelado de lanzadores monotubos 9K132 Grad-1P Partisan de 122 mm, lanzagranadas AGS-17 Plamya de 30 mm. y RPG-7V de 40 mm. Se incluirían, además, unas 130 ametralladoras ZPU-1/2, 4 de 14,5 mm. así como entre 200 y 250 MANPADS 9K310 Igla-1E (SA-16 Gimlet) y 9K38 Igla (SA-18 Grouse).

A esto se sumarían, por parte de la Fuerza Aérea, otro lote importante de MANPADS y 6 lanzadores móviles de misiles 9M33 OSA-AKM (SA-8 Gecko). Estos últimos, que forman parte del denominado Escuadrón OSA-AKM N° 2144 del Ala de Combate N° 21 Taura, disparan misiles 9M33M2, de doble guía: comando y óptico, que miden 3,16 m. y tienen un peso de 126 kg, de los que 19 corresponden a la cabeza de combate. Su alcance es de 10 km y su techo de servicio de 5.000 m, alcanzando velocidades de 2,4 mach.

No estaba claro si entre el material a transferir se iba a incluir a  los  casi 70 cañones bitubos Tipo 85 de 23 mm, versión china del ZU-23-2 de origen ruso, utilizados por el Ejército y la Fuerza Aérea, y a los 10.000 Fusiles de Asalto AK-47 Tipo 56-2 de 7,62 x 39 mm. y su correspondiente lote de munición donados por la República Popular China en 2015 durante el Gobierno de Rafael Correa.

Los AK-47, entregados en marzo de 2016, fueron criticados desde un inicio, al punto que debieron ser evaluados por el Grupo Especial de Operaciones (GEO) de las Fuerzas Armadas , que emitió un reporte indicando, entre otros, que  no eran aptos para su uso, pues presentaban fallas de funcionamiento y trabas al momento del disparo, problemas con los  seguros y cacerinas, propensos a desarmarse en una caída y porque, algo sorprendente, “estaban diseñados para zurdos”.

Aun así, los AK-47 fueron distribuidos en marzo de 2018 a las Fuerzas Armadas: 7.000 el Ejercito, 2.000 la armada y 1.000 para la Fuerza Aérea, que finalmente recibieron la orden de desarmar y separar sus componentes, que terminaron en almacenes militares ubicados Pichincha, Cotopaxi, Azuay, Sucumbíos, Manabí y Guayas. Es decir, nunca fueron utilizados.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.