Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Para evitar su desguace, una entidad cultural brasileña intenta convertir a su último portaviones en Museo y núcleo cultural

Construido en Francia entre 1957 y 1960,el buque sirvió a su Marina como portaaviones en  la Clase Clemenceau, bajo el nombre FS Foch. Adquirido por el equivalente a 12 millones de dólares en 2000, fue recibido operativo por la Armada de Brasil en noviembre de ese mismo año, en el puerto de Brest, como A-12 São Paulo.

En mayo de 2004, un conducto en la red de vapor de la A-12 explotó, cobrando la vida de tres miembros de la tripulación e hiriendo a otros siete. Entre 2005 y 2010, el barco se sometió a un extenso programa de revitalización. Sin embargo, las deficiencias en los motores, en el eje de propulsión y en las catapultas utilizadas para lanzar y recuperar la aeronave resultaron ser más graves de lo esperado.

Después de cinco años, en julio de 2010, el São Paulo volvió al sector operativo  revitalizado y con algunas modernizaciones. Se reemplazaron kilómetros de tuberías de agua, vapor y combustible, se raspó y volvió a tapar toda la plataforma y se realizaron trabajos estructurales en las cubiertas internas y externas. Se revitalizaron , asimismo, las catapultas y los sensores. La propulsión fue sometida a una revisión general, y se trabajó para resolver la vibración en uno de los ejes que provocó el último atraque del barco. Se modernizó y amplió el sistema de aire acondicionado y se pusieron en funcionamiento tres lanzadores Simbad para defensa aérea.

En 2011 fue reincorporado al servicio activo, hasta febrero de 2017, la Armada de Brasil decidió desactivarlo, alegando que el costo de la modernización fue considerado excesivo por el Almirantazgo, superando los 200 millones de dólares. El proceso de desmovilización tuvo tres etapas, culminadas en 2020.

Actualmente, las prioridades del reequipamiento naval son continuar los programas de construcción de una flota estratégica de submarinos, una de las cuales es de propulsión nuclear, y nuevas fragatas ligeras de la clase Tamandaré. Muchas de las funciones a bordo, incorporadas a lo largo del tiempo durante las operaciones de actualización del sistema, se han eliminado y reinstalado en otras embarcaciones.

El casco del NAe São Paulo fue subastado el 12 de marzo de 2021 por 2 millones de dólares por la empresa turca Sok Denizcilikve Tic, especializada en desmantelamiento de barcos, a través de su representante local, Cormack Marítima. Luego del pago, la empresa tendría 90 días para sacarlo del muelle, en el Arsenal de Marinha en Río de Janeiro, sin embargo, el plazo se extendió hasta noviembre. Una asociación formada por entusiastas brasileños y franceses y ex militares, la mayoría de ellos ex tripulantes brasileños y franceses que trabajaron a bordo del buque, el Instituto São Paulo-Foch, pretende transformarlo en un barco museo con área de exposición. en las cubiertas y restaurantes, aulas, oficinas y cine interior.

La Marina brasileña había descartado la idea de convertir el barco en un museo "por los costos y riesgos que conlleva", sin entrar en detalles…. Emerson Miura, presidente del Instituto São Paulo / Foch, presentó una demanda colectiva en tribunales de Río de Janeiro para evitar que el barco sea desmantelado.

Tras la última subasta-hubo varias tentativas…- realizada por Emgepron, una industria naval vinculada al Ministerio de Defensa y la Armada, Miura informó a la prensa: “Intentamos comprar el portaaviones en subastas anteriores; la Marina no nos permitió participar. Solo las empresas que tenían como único propósito  desmantelar el barco ingresaron a la subasta. Esto,usualmente, plantea graves riesgos medioambientales. Transformar el portaaviones en museo es la mejor solución ”.

La demanda señala que no hay forma de saber si la empresa que compró el barco, Cormack Marítima, está en condiciones de cumplir con la normativa medioambiental para transportar el portaaviones al desmantelamiento en Turquía, según los términos del aviso.

En Turquía, entidades vinculadas a la protección de la fauna y la flora también están tratando de evitar que el desmantelamiento del barco se lleve a cabo en el país, alegando que el proceso puede liberar al medio ambiente contaminantes como aceite, amianto e incluso restos de material nuclear. . El barco podría contener 900 toneladas de materiales tóxicos.

De acuerdo con los términos contractuales, el comprador debe garantizar el reciclaje de manera segura y ambientalmente adecuada, respetando las resoluciones de la Organización Marítima Internacional (OMI) y el Convenio de Basilea, que se ocupa del control y movimientos transfronterizos de residuos peligrosos. Antes de la subasta, dos empresas turcas, Rota Shipping Inc y Sok Denizcilik ve Ticaret, presentaron planes para desmantelar el portaaviones en las instalaciones de Turquía.

 Otra, Aratu Serviços Marítimos, enviaría el casco a desguace en Alang, India. Una cláusula francesa del contrato de compraventa exige que la embarcación, al final de su vida útil, sea desmantelada de forma segura y respetuosa con el medio ambiente, si ese es su destino, y el desmantelamiento de la embarcación debe ser realizado exclusivamente por astilleros acreditados por la Unión Europea. Esto evita que el antiguo portaaviones sea enviado a ciertos astilleros de desguace de barcos en Asia.

 “Francia permite su desmantelamiento, sin impedir que el barco se convierta en museo, u otro tipo de centro cultural, “ reflexiona Miura

Durante su trayectoria brasileña, el navío participó en varios ejercicios:

ARAEX-02 (operación conjunta con la Armada Argentina),

URUEX-02 (operación conjunta con la Armada de Uruguay, capacitando a varios pilotos uruguayos en operaciones embarcadas),

TEMPEREX-02,

TROPICALEX-02,

TROPICALEX-03,

ASPIRANTEX-03,

CATRAPO II / HELITRAPO II,

PASSEX con el USS Ronald Reagan (CVN-76) y

SQUADREX-04.

Bajo bandera francesa el  Foch R-99, un gigante de 32,8 mil toneladas, 265 metros y 1.920 tripulantes actuó en frentes de combate en África, Oriente Medio y Europa, en apoyo a las tropas de la coalición internacional en los conflictos de los Balcanes. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.