Jueves, 19 de mayo de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

El combate a la narco guerrilla del LCP en Brasil

El Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (MJSP) de Brasil autorizó la prórroga, por otros treinta días, del empleo de la Fuerza Nacional de Seguridad Pública que hace meses actúa en apoyo al estado fronterizo de Rondônia, asediado desde hace mucho tiempo por el narcoterrorismo de extrema izquierda y amplia relación con narcotraficantes extranjeros autodenominado Liga de los Campesinos Pobres (LCP).

Los agentes auxiliarán en las actividades y servicios indispensables para la conservación del orden público, las instituciones y la integridad de las personas y bienes.

Desde hace muchos meses, la Fuerza Nacional se ha comprometido a combatir a los casi  600 extremistas pertenecientes a la Liga de los Campesinos Pobres, ubicados en una postura mucho más radical e intransigente que otros grupos ruralistas de izquierda brasileños, como el desprestigiado MST, por ejemplo.

Estos son los grupos que, según un relevamiento de los equipos de inteligencia que trabajan en este estado brasileño, han aterrorizado a los pobladores rurales, con invasión y destrucción de propiedades rurales, y cometido asesinatos, especialmente de policías en emboscadas, tiroteos contra instalaciones policiales, desapariciones e incendios de propiedades o máquinas, ataques a unidades ambientales.

El grupo terrorista, abiertamente simpatizante de Sendero Luminoso, opera desde principios de 2008 y bloquea carreteras o caminos rurales y cobra un peaje de unos 400 dólares diarios a los grandes devastadores forestales clandestinos y explotadores de minería ilegal para que puedan continuar con sus delitos cómodamente, incluso en reservas indígenas, mientras unas 4.000 familias, fuertemente adoctrinadas, ocupan o destruyen tierras, estableciendo rutas de escape hacia Bolivia, en caso de una gran reacción oficial, por donde suelen pasar armas, drogas y metales preciosos.

Utilizan armamento pesado, como AR-15, AK-47, Fal, etc., no descartando el uso futuro de equipo estrictamente militar, lanzacohetes, lanzamisiles y cualquier sistema que pueda ser sustraído o adquirido ilegalmente, lo cual alerta ,además, a las Fuerzas Armadas. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.