Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La Fuerza Aérea Mexicana pierde en accidente un Bell 407. El piloto muere en el siniestro

La Fuerza Aérea Mexicana (FAM) perdió a un piloto y a una de sus aeronaves de nueva adquisición ayer, 28 de noviembre, con la caída de un helicóptero Bell 407 GX que realizaba labores de fumigación de enervantes en el sureño estado de Guerrero. El aparato, matrícula 1302, perteneciente al Escuadrón Aéreo 111, era tripulado por un Teniente Piloto Aviador quien falleció en el lugar. Extraoficialmente, el Bell 407 GX habría caído a tierra tras enredarse con cables de alta tensión cuando volaba cerca de plantíos de mariguana y amapola.

En comunicado, emitido ocho horas después del accidente fatal, la Secretaría de Nacional (Sedena) indicó que “aproximadamente a las 10:30 horas de esta fecha, durante las actividades de fumigación de plantíos ilícitos realizadas a 29 kilómetros al noroeste de Chilpancingo, Gro., un helicóptero B-407 matrícula 1302 de la Fuerza Aérea Mexicana se precipitó a tierra, tripulado por un Teniente Piloto Aviador, quien falleció en el accidente”.

La secretaría agregó en el texto de dos párrafos que serán las Comisiones Investigadora y Dictaminadora de Accidentes Aéreos y de la Inspección y Contraloría General del Ejército y Fuerza Aérea, las encargadas de investigar las causas del accidente. El helicóptero cayó a tierra cerca de la comunidad de Filo de Caballos, con menos de mil habitantes y en una zona de intensa actividad de narcotráfico dedicada a la siembra de mariguana y amapola y últimamente concentrada en la producción de fentanilo.

El Bell 407 GX pertenecía al Escuadrón Aéreo 111, con sede en la Base Aérea Militar Número 5 (BAM-5) ubicada en Zapopan, en el estado de Jalisco. El aparato formaba aparte de un lote de 15 helicópteros que fueron adquiridos en 2014 y 2015 como parte del programa de modernización de la FAM anunciado a inicios del actual gobierno. De hecho, el 2014 es el año en el que la FAM realizó la mayor compra de aeronaves en la actual administración, con un total de 72 aparatos: 24 aviones T6-C, 2 aviones Kingair 35Oi, 4 aviones Gulfstream, 25 aviones Grob GR 120 TP, 2 aviones C-295 y 15 helicópteros Bell 407 GX.

Los dos accidentes más recientes sufridos en la FAM ocurrieron el 12 de septiembre, cuando un helicóptero Mi-17 que transportaba ayuda humanitaria al estado de Chiapas, azotado por inundaciones, realizó un aterrizaje de emergencias sin registrarse víctimas fatales.

No ocurrió lo mismo con un Bell 412 que llevaba a un grupo de sargentos del Cuerpo de Fuerzas Especiales que realizaba prácticas de rapel cerca de un parque ecológico. Este accidente sucedió el 6 de octubre en el norteño estado de Durango y en el fallecieron siete de los ocho ocupantes del helicóptero.

Versiones extraoficiales señalan que éste aparato se habría impactado con un cable de acero instalado para que los turistas hicieran tirolesas en el bioparque. La FAM ni ha hecho público el resultado de los peritajes hechos para conocer las causas de los accidentes registrados en septiembre y octubre.

Un documento elaborado por la Sedena reveló que entre diciembre de 2000 y agosto de este año, se habían registrado al menos 125 accidentes aéreos, con saldo de 83 militares muertos y 196 heridos hasta el mes mencionado. (Jorge Alejandro Medellín, corresponsal de Grupo Edefa en México)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.