Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Armada venezolana en los “Juegos Militares Internacionales 2015”, organizados por Rusia en Siberia

(defensa.com) Rusia ha dado comienzo esta semana a los Juegos Militares Internacionales 2015, que se extenderán hasta el 15 de agosto, y en los que participan más de 2.000 soldados de 17 países, entre ellos Venezuela, que competirá este año en cuatro torneos: Ofensiva de Suvórov, Biatlón con Tanques, Ases del Fuego Artillero y Ases del Combate Aéreo.  Según el General de División José Inés González Pérez, Director Conjunto de Adiestramiento del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada venezolana, el polígono de Alábino, en el que se ejercitan los participantes, serviría para practicar "todas las disciplinas en las que vamos a participar". El jefe de la delegación venezolana, general Jaime Solís Martínez,  aseguró incluso que Venezuela "hará grandes esfuerzos para construir (en su país) un polígono" de estas características.

"Participamos en el Biatlón de Tanques, con tanques T-72, y este año hemos aumentado nuestra delegación, participando también en la categoría Ataques Suvórov, que es con vehículos BMP, también en artillería de campaña, con el sistema de morteros Sani de 120 mm y en artillería de defensa antiaérea, el sistema Igla", precisó. El general advirtió que en esta ocasión, la segunda en que participan, los equipos se prepararon rigurosamente para la competencia. "Primero hay un corte, en el que quedan 12 equipos, luego ocho, y luego cuatro, ahí vamos a estar nosotros, entre los últimos cuatro".

Los Juegos Militares Internacionales se desarrollan en once polígonos de tiro situados en un vasto territorio desde Siberia hasta la región de Krasnodar, en el sur de Rusia. El certamen reúne a 57 equipos de 17 países, así como a observadores de Europa, Asia, África y América Latina.



FOTO © SPUTNIK/ ILYA PITALEV


© Copy Right Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.