Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea Uruguaya pide en el Parlamento reducir su flota a la mitad ante el grave cuadro de carencias

Tras la cerrada oposición del ministro de Defensa, José Bayardi, a considerar una eventual ley de derribos ante la profusión de entrada de droga a Uruguay y que algún miembro subalterno de la Fuerza, junto a integrantes de Interpol, fuera procesado por permitir embarcar 603 kilos de cocaína (en acciones que serían reiteradas) al aeropuerto de Basel -Mulhouse dentro de un Gulfstream, la Fuerza Aérea de Uruguay (FAU) solicitó a las Comisiones de Defensa de las Cámaras de Diputados y Senadores, en momentos en los cuales sólo un 35% de su parque aeronáutico estaría en Orden de Vuelo, reducir su flota a la mitad. Se aduce una obsolescencia promedial de poco más de 28 años en la totalidad de las casi 80 aeronaves disponibles y crecientes dificultades económicas, notorias inclusive.

Desde la década de los 90 no se incorporan aeronaves de fábrica (desde los Pilatus PC-7U en 1992, hasta los Cessna Stationair y Beechcraft Baron, los SF 260 o los Airbus Dauphin), registrándose en los últimos 18 años sólo la incorporación de aeronaves usadas del tipo Airbus C212 Aviocar, Airbus Dauphin, Bell 212, un viejísimo T-6 Harvard para demostración aérea y un polémico añejo  birreactor Vip BAE Hawker 700 A, con cuatro décadas a sus espaldas y que recientemente pasó meses en Buenos Aires aguardando un parabrisas, escaso por su edad. En los últimos años se han perdido ,además de valiosas tripulaciones, un Aviocar, un helicóptero Bell UH-1H y un Cessna A-37B-amén de un amerizaje con pérdidas totales de un T-41 en Punta del Este- con explicaciones que no siempre convencen ni alejan el fantasma de grandes dificultades financieras a la hora del mantenimiento y/o entrenamiento, mientras que el viernes pasado, en la plataforma de la Base Aérea No. II (Santa Bernardina, Durazno) registraron un principio de incendio los dos motores de un C-212/200.

En abril pasado, en una semana se registraron dos incidentes en aeronaves A-37B-uno con principio de incendio en un motor-  en la misma sede. En el caso de las líneas Airbus C212 y Dauphin, además, se da un intenso uso de las plataformas debido a que ambos modelos están afectados a numerosos traslados médicos de órganos, así como cooperación en misiones de SAR marítimo y fluvial, en tanto que parte de los Bell 212 realizan un sinfín de misiones en el Congo, al servicio de la ONU, siendo las únicas aeronaves destacadas ante la MONUSCO autorizadas a efectuar vuelos nocturnos mediante el uso de anteojos NVG.

Los dos Hercules C-130-de la serie B, con elementos de la H- encargados de atender a la dotación antártica uruguaya, de efectuar ejercicios de Paracaidismo con el Batallón Nó 14 de Infantería del Ejército y realizar un sinnúmero de misiones de transporte, exigiendo cada vez mayores programas de mantenimiento, pasan los 60 años de construidos, así como acumulan más de 40 años los A-37B, Embraer Bandeirante o Beechcraft Queen Air. Por dificultades logísticas se ha desactivado, igualmente el Escuadrón Aéreo No.1 (Ataque) ,equipado con aeronaves IA 58 Pucará. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.