Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


PO-166 Hidalgo, la nueva Patrulla Oceánica de la Marina de México para vigilancia territorial

La Armada de México cuenta  ya con un nuevo buque de vigilancia avanzado, construido en sus astilleros por personal especializado de la institución y que cuenta con un helicóptero embarcado, una lancha interceptora, dos lanchas para salvamento y una autonomía de 30 días de navegación sin tocar puertos. Se trata de la Patrulla Oceánica 166 Hidalgo (PO-166 Hidalgo), de la Clase Oaxaca, botada en agosto de este año y abanderada este 23 de noviembre durante la celebración del Día de la Armada, en una ceremonia efectuada en el puerto de La Paz, Baja California Sur.

La tripulación la componen 81 efectivos, de los cuales 5 son mujeres. Además, puede transportar a otros 31. Está armada un cañón Bofors MK3 de 57 milímetros y tiene una autonomía de más de 8.000 millas náuticas. La construcción de la PO-166 se inició a finales de 2015 tras la aprobación de un Proyecto de Inversión para armar cinco buques de este tipo en astilleros mexicanos dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) autorizado ese año a la Marina.

El buque es una nave avanzada, diseñada para realizar patrullajes y navegar incluso más allá de las 200 millas náuticas de mar patrimonial en misiones de vigilancia e intervención en alta mar. Una ficha técnica elaborada por la Armada de México destaca que “usa el concepto trinomio buque-helicóptero-interceptora, innovación a nivel mundial para este tipo de buques”.

Entre sus características técnicas se destacan:

  • Resistencia al avance, reducida gracias a sus formas hidrodinámicas afinadas y a su proa de “Bulbo”.
  • El trinomio permite ampliar el radio de acción en las operaciones realizadas, con un ahorro sustancial en los costos de operación, es decir, se incrementa el área de cobertura de vigilancia y se obtienen mayores resultados en la detección e intercepción de naves.
  • Este buque puede pasar 30 días en altamar sin tocar puerto.
  • Lleva dos lanchas de salvamento autoadrizables e inhundibles.
  • Cuenta con embarcación interceptora, la cual tiene una velocidad de 50 nudos, mejorada para optimizar sus capacidades operativas en el mar, con interiores diseñados ergonómicamente.
  • Su maquinaria y equipo van de acuerdo con las regulaciones de SOLAS y MARPOL (IMO).
  • Tiene alojamientos para 81 elementos de tripulación.
  • Incorpora el Sistema de Enlace de Datos Tácticos (SEDAM) y el Sistema de Control y Monitoreo (DISICOM), desarrollados por la Secretaría de Marina.

Nave avanzada

En el documento, la Marina señala que la construcción del Buque Patrulla de Vigilancia Oceánica ARM Hidalgo PO-166, se llevó a cabo con mano de obra 100% mexicana, compuesta por personal de ingenieros, técnicos y obreros pertenecientes al Astillero de Marina Número 20. El proyecto se inició el 2 de junio de 2015, y el 18 de noviembre del mismo año se efectuó la ceremonia de puesta de quilla, momento en el que simbólicamente se coloca el primer bloque en sus camas de erección (comparable a la colocación de la primera piedra en un edificio).

Para la construcción de este buque, señala la Marina, “se empleó el método de bloques invertidos, dividiéndose el buque en 39 bloques de acero y 13 de aluminio, pasando por las etapas de fabricación de piezas, erección de bloques, ensamble de estos, botadura, alistamiento final y pruebas en puerto y en la mar para su entrega”.

E texto agrega que la PO-166 Hidalgo “cuenta con dos embarcaciones de rescate tipo Rhib, con capacidad para 10 personas y 30 nudos de velocidad, así como balsas salvavidas contenerizadas para 25 personas, en cumplimiento a las regulaciones del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida en la Mar (SOLAS)”. Cuenta además con una interceptora embarcada, con un sistema de lanzamiento y recuperación por popa, a través de una compuerta en el espejo con un sistema hidráulico.

 Mas Patrullas Oceánicas

El buque PO-166 Hidalgo se suma a una fuerza naval integrada por 143 naves de las cuales 131 son patrullas marítimas, según el sitio Global Fire Power. De acuerdo con este portal especializado en el seguimiento al estado de fuerza militar de más de 100 naciones, la Armada de México cuenta con 143 buques, de los cuales 6 son Fragatas, 3 son Corbetas, 131 son Patrullas y 11 son Buques antimina. Sin embargo, los datos del GFP suman 151 buques, no 143.

La Armada dio a conocer en abril de este año varios documentos, entre cuales destaca su Catálogo de Buques, en el que se menciona el tipo de naves que poseen, pero no la cantidad del material naval que integra su estado de fuerza. El documento menciona 13 tipos de Unidades de Superficie, señalando que la Marina cuenta con Anfibios Clase Papaloapan; Fragatas Clase Bravo (Ex Knox) y Clase Allende (Ex Bronstein); Patrullas Oceánicas Clase Valle, Uribe, Holzinger, Sierra, Durango y Oaxaca.

Se incluyen las Patrullas Costeras Clase Azteca, Demócrata, Cabo, Punta, Tenochtitlán y Huracán, así como las Patrullas Interceptoras Clase Polaris, Polaris II, Acuario y Acuario B, al igual que los Buques Auxiliares Clase Huasteco, Nautla, Kukulkán, Volcán y Aguascalientes.

El resto de la fuerza naval mexicana está integrada por Buques de Apoyo Logístico Clase Montes Azules y Clase Isla María Madre; Buques Draga  Clase Bahía; Buques Escuela Clase Cuauhtémoc; Buques de Investigación Oceanográfica Clase Altair; Buques de Investigación Hidrográfica Clase Río Tecolutla; Buques de Investigación Hidrográfica y Oceanográfica Clase Río Tecolutla; Unidades de Apoyo a los Mandos Navales y Embarcaciones de Búsqueda y Rescate Clase Defender y MLB.

El abanderamiento de la PO-166 Hidalgo fue encabezado por el presidente de México Enrique Peña Nieto y por los secretarios de Marina-Armada de México, Almirante Vidal Soberón Sanz, y de la Defensa Nacional, General Salvador Cienfuegos Zepeda. (Jorge Alejandro Medellín)

Fotografías: Secretaría de Marina Armada de México


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.