Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Pilotos aeronavales de México entrenan con simulador de UH-60M Black Hawk

El simulador de vuelo para helicópteros UH-60M Black Hawk con el que entrenan los pilotos de la Armada de México desde hace dos meses es una unidad avanzada con múltiples funciones y capacidades, de tal suerte que puede instalarse y programarse en cualquier ambiente para adiestrar al personal sin importar en dónde se encuentre operando.

El simulador, cuyo costo comercial es de 12,1 millones de dólares, fue donado a la Marina por el gobierno de los Estados Unidos bajo los términos de la Iniciativa Mérida revisados en 2013. La Iniciativa es un instrumento creado en diciembre de 2008 durante el gobierno de Felipe Calderón, mediante el cual el gobierno de los Estados Unidos ofrece apoyo económico y en especie a México para combatir a la delincuencia organizada en distintos niveles y agendas.

En el plano de asistencia judicial, la Iniciativa Mérida ha entregado 2.300 millones de dólares en paquetes de asistencia a la Policía Federal, al Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y a la Marina, siendo las aeronaves equipadas los principales activos recibidos en los 10 años de programa. En la década de asistencia del gobierno estadunidense a México, han sido recibidos 4 aviones CN235 para transporte de tropas. Los aparatos fueron entregados a la Armada de México. También se entregaron 8 helicópteros Bell 412 a la Fuerza Aérea Mexicana y 6 helicópteros UH-60M a la Policía Federal y otros 3 a la Marina.

El dato que no se conocía era el de la donación del Transportable Black Hawk Operations Simulator (T-BOS), el cual fue posible recibir debido a las modificaciones hechas en noviembre de 2013 a los convenios de cooperación de la Iniciativa. Gracias a dichas modificaciones fue posible incluir en el paquete de asistencia al T-BOS, aparato que desarrolla 138 Tareas de Entrenamiento Críticas para pilotos de helicópteros UH-60L (Lima) y UH-60M (Metro), como los que tiene la Marina y la Fuerza Aérea Mexicana.

El simulador puede ser transportado por cualquier medio e instalarse en sitios cerrados, al aire libre y estar listo en menos de ocho horas para operar a su máxima  capacidad. El T-BOS está encuentra en el Centro de Capacitación y Entrenamiento para Tripulaciones de Vuelo (Cencapetriv) de la Marina en el estado costero de Veracruz, en Golfo de México, creado en febrero de 2007. En este centro se han capacitado y recibido certificación 634 pilotos aeronavales, quienes iniciaron la primera etapa de adiestramiento piloteando helicópteros más pequeños para luego pasar a los rusos Mi-17V, de los cuales la Marina tiene 23 aparatos.

La Armada de México cuenta con una flota de 141 aeronaves; 75 son de ala fija y 66 son de ala rotativa. De estos, 10 son helicópteros UH-60M Black Hawk, utilizados para “apoyo aéreo cercano, infiltración y extracción de fuerzas especiales”, de acuerdo con la clasificación de material aéreo de la Semar.

Nueve pilotos aeronavales están en entrenamiento avanzado en el simulador de Rockwell Collins, en una serie de cursos y ejercicios que durarán dos meses, tiempo en el que deberán capacitarse en la ejecución de operaciones aéreas de alto impacto para evitar situaciones graves en el desarrollo de misiones contra blancos prioritarios.

El pasado 16 de febrero un fuerte sismo sacudió el sureste del país teniendo como epicentro el poblado de Santiago Jamiltepec, en el estado de Oaxaca, al sur del país. Ese mismo día el secretario de Gobernación, el gobernador del estado y el comandante de la VIII Región Militar volaron hacia Jamiltepec para encontrarse con los habitantes damnificados e iniciar la ayuda en casos de desastre.

Sin embargo, los funcionarios volaron de noche, sin el equipo necesario para hacer un aterrizaje en una zona habitada, sin cordones de seguridad y con condiciones de terreno que impedían una correcta visibilidad. El resultado fue una tragedia en la que el UH-60M que los llevaba acabó aplastando y matando a 14 civiles que esperaban ayuda en donde e sismo no había matado a nadie. La capacitación de los pilotos aeronavales de Black Hawk tiene como uno de sus objetivos principales evitar estas situaciones. La Marina cuenta a la fecha con 25 pilotos especializados en la operación de helicópteros UH-60M Black Hawk. (Jorge Alejandro Medellín)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.