Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea Mexicana celebra su 103 aniversario con cifras positivas

La  Fuerza Aérea Mexicana (FAM) cumple 103 años desde su creación y lo hace con un importante avance en sus proyectos de rearme, modernización y transformación institucional, en los que destacan la compra de más de 100 aeronaves, la formación de cientos de pilotos, su despliegue territorial y los programas de igualdad de género en marcha.

Con cerca de 150 aeronaves nuevas, más de 3.000 pilotos capacitados, medio centenar de mujeres en sus filas y un despliegue creciente en todo el territorio nacional, la FAM cerrará en este año la primera de tres etapas de un proceso de modernización que deberá concluir en 2030, cuando este arma sea capaz de diseñar, construir y desplegar sus propios aviones turbohélice y más tarde su primer avión jet. El objetivo final es el de desarrollar una estrategia basada en el uso de material aéreo propio, incluyendo simuladores de vuelo, municiones y artillería propias, para aeronaves diseñadas de acuerdo con las necesidades de defensa del espacio aéreo mexicano.

Creada el 5 de febrero de 1915 por decreto del presidente Venustiano Carranza como Arma de Aviación Militar, la FAM alcanzó el rango de Fuerza Armada hasta 1944, en el contexto de la Segunda Guerra Mundial en la que México participó enviando una Fuerza Aérea Expedicionaria encabezada por el Escuadrón 201. Dicho escuadrón tomó parte en acciones de la guerra del Pacífico, operando desde bases aéreas norteamericanas en territorio de las Filipinas, con un contingente de 283 militares de los cuales 30 eran pilotos de los 25 aparatos P-47 Thunderbolt que usó el escuadrón.

Desde esa época la FAM fue quedando en el olvido de los legisladores, políticos mexicanos y presidentes que la relegaron en los presupuestos, salvo en momentos en los que la coyuntura obligaba a voltear la mirada hacia el ejército del aire. De la tirante relación con los gobiernos de los Estados Unidos, los gobiernos mexicanos obtuvieron para la FAM, en varios periodos, lotes de aviones a reacción (cerca de 50 jets T-33), buques de guerra de segunda mano, artillería, radares, tanques y equipo para fortalecer a las fuerzas armadas mexicanas.

En 1982 llegaron a la FAM 12 cazas ligeros F-5E II Tiger (10 aparatos monoplaza) y F-5F (dos biplaza) para integrar el Escuadrón Aéreo 401. En su libro El ejercicio de las facultades presidenciales, el mandatario Miguel de la Madrid reveló que la compra de los F-5 obedeció a presiones de los Estados Unidos en el marco del último tramo de la guerra fría. Los Tiger  fueron adquiridos como medida disuasiva para un eventual enfrentamiento con los Migs de la Fuerza Aérea Cubana, señalaba De la Madrid.

Esta fue la última compra importante de material aéreo nuevo por parte de la FAM hasta los años noventa, cuando, en un giro estratégico-político del gobierno mexicano, fueron adquiridos 30 helicópteros rusos Mi-17 y Mi-8 que se emplearon para transporte de tropas ante la emergencia del estallido zapatista (enero de 1994) en Chiapas, en el sureste del país. El zapatismo obligó a replantear las misiones y capacidades de la FAM y trajo como consecuencia un intenso rearme aéreo que se reactivó en el 2007, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una guerra no declarada contra los cárteles de la droga, en la que, paradójicamente los cazas F-5 fueron sobre utilizados y llevados a un desgaste que no habían experimentado desde su llegada.

De los 12 cazas F-5 Northrop Grumman, hoy solo quedan tres que prácticamente no tienen horas de vuelo asignadas, aunque no se les ha dado de baja oficialmente. En 2017 la FAM ordenó mantenimiento preventivo para cinco motores de estos cazas (cada aparato utiliza dos motores). El caza líder (un biplaza, matrícula 4501) se accidentó en noviembre del año pasado al romperse su tren de aterrizaje mientras carreteaba sobre la pista de una base aérea militar.

Creciendo

En diciembre de 2012, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dio a conocer el Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018, en el que delineaba las transformaciones y metas a cumplir en tres etapas con miras al 2030. En la primera, que se cumplirá a finales de este año, la FAM deberá contar con 172 aeronaves nuevas (91 helicópteros y 71 aviones) para cubrir el déficit de aparatos anunciado en 2013. A la fecha la FAM tiene 141 de los 172 helicópteros, aviones y aparatos no tripulados con los que deberá contar.

En las siguientes etapas la FAM, a través de la Industria Militar, construirá aviones entrenadores turbohélice y el prototipo de un avión a reacción. De hecho la FAM y la Subdirección de Aeronáutica de la Industria Militar -creada para concretar de manera más rápida estos proyectos- llevan un importante avance en el tema de los cuatro entrenadores turbohélice.

Se trata del Proyecto Azteca, desarrollado en conjunto con universidades y centros tecnológicos para darle vida a cuatro prototipos de aviones entrenadores turbohélice y uno a reacción. Los turbohélice deberán estar presentes en el desfile militar del 16 de septiembre, fecha en la que se celebra el aniversario del inicio de la guerra de Independencia de México. A largo plazo, la FAM y la Industria Militar deberán ser capaces de artillar a las aeronaves militares con armas fabricadas también en México.

Hoy, la FAM cuenta con un total de 18 bases y 9 estaciones aéreas militares distribuidas en todo el territorio nacional, con lo que ha aumentado significativamente su capacidad de respuesta en actividades de Vigilancia Aérea, Transporte, Ayuda Humanitaria, adiestramiento, y misiones conjuntas con otras Fuerzas Federales. Un reporte de 2015, cuando la institución celebró su centenario, indicaba que la FAM contaba entonces con 346 aeronaves (233 aviones y 113 helicópteros). Integrada por 23. 400 elementos aproximadamente, la Fuerza Aérea estaba encabezada por 60 generales (7 de División, 21 de Ala y 32 de Grupo) y por 87 coroneles al mando.

En un documento elaborado hace un par de días, la Fuerza Aérea Mexicana reporta haber capacitado a más de 3.100 pilotos y especialistas. Además, como parte de la política de igualdad de género y la apertura a las mismas oportunidades entre las mujeres y hombres, actualmente se encuentran laborando 49 mujeres en distintas aéreas de las especialidades de la Fuerza Aérea, así como cuatro oficiales en instrucción y 79 cadetes en planteles militares. En cuanto a su desarrollo e infraestructura, la FAM ha llevado adelante la construcción, remodelación y equipamiento de las instalaciones de vuelo, del año 2013 a la fecha.

En ese lapso se han llevado a cabo 77 nuevas construcciones y ocho remodelaciones en diversos organismos aéreos a nivel nacional, entre las que se destacan las nuevas instalaciones del Colegio del Aire, así como de la adquisición de recursos tecnológicos aplicados en los procesos formativos de futuros oficiales de Fuerza Aérea, señala la dependencia en un breve documento. En el texto la FAM destaca el despliegue de material aéreo y humanos para ayudar a la población civil durante las inundaciones y huracanes registrados el año pasado y tras los sismos de septiembre.

En dichas emergencias la Fuerza Aérea realizó a cabo 1.220 operaciones aéreas, evacuando a 2.951 personas y trasladando más de 3.700 toneladas de víveres y medicamentos a las diversas zonas afectadas. (Jorge Alejandro Medellín)

Fotografías: Secretaría de la Defensa Nacional/ Fuerza Aérea Mexicana


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.