Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Armada de México busca misiles Harpoon, torpedos y sistemas antiaéreos para su fragata Sigma 10514

La Marina de México equipará su fragata Sigma Clase 10514 con sistemas de armas avanzados que incluirán misiles, torpedos y material de entrenamiento, así como asesoría técnica directa por parte de personal norteamericano en instalaciones navales mexicanas, una vez que la venta sea autorizada por el Congreso de los Estados Unidos.

 

En el paquete que el gobierno mexicano busca adquirir figuran misiles guiados por láser y tubos lanzadores para torpedos. El arsenal para dotar a la Sigma 10514 con armas avanzadas tendrá un costo inicial estimado en 98,4 millones de dólares, según ha dado a conocer el Departamento de Estado norteamericano al señalar que la venta del material fue solicitada por el gobierno mexicano a la Agencia de Cooperación de Seguridad en Defensa, la cual ha entregado la documentación necesaria para avalar dicha petición.

 

La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) anunció el 10 de abril de 2017 la firma del convenio con el que el consorcio holandés Damen Shipyards para concretar la construcción en astilleros mexicanos de su primera fragata de largo alcance, un proyecto considerado por los mandos como punto de inflexión y crecimiento tecnológico y bélico en la historia naval mexicana. La Sigma 10514 es una versión modificada de este tipo de fragata construida por Damen en sus instalaciones.

 

Las modificaciones obedecen a requerimientos específicos de la Semar para el desempeño de misiones concretas del buque, que llevará un helicóptero embarcado (AS565 MBe Panther), una lancha interceptora de alta velocidad, dos lanchas rápidas de salvamento y espacios para personal femenino, así como espacio para un comando de Fuerzas Especiales. La Sigma 10514 se armará en dos fases: en la primera se construirán seis bloques, de los cuales cuatro se armarán en astilleros navales mexicanos y dos en astilleros holandeses; en la segunda fase se terminará el ensamble de todos los módulos en astilleros de la Semar.

 

El Departamento de Estado norteamericano indicó que la Marina de México ha solicitado la venta militar extranjera de seis misiles lanzados Harpoon Block II RGM-84L, 23 misiles tácticos tipo Rolling Airframe Block (RAM) y seis  torpedos ligeros MK 54 Mod 0. El paquete de armas y municiones solicitado por la Semar incluye también ocho (8) contenedores de envío y almacenamiento de paquetes triples de MK 825 Mod 0, con cartuchos de memoria RAM modificados (GMRP).

 

Se ha pedido también acceder a la compra de un bloque de misiles guiados RAM Block 2 MK 44 Mod 4 (GMRP); dos lanzadores de triple tubo MK 32 Tubos de Torpedo de Vasija de Superficie (SVTT); 250 balas de AA98 munición de 25 mm de alto explosivo y semi-blindaje; setecientos cincuenta (750) rondas A976 25 mm práctica y munición trazadora; 480 cartuchos de munición de espoleta programable de alto explosivo BA22 57 mm; 960 rondas de munición de práctica BA23 57mm. Para completar el artillado de la POLA Sigma, la Marina requiere contenedores, repuestos, equipo de soporte y prueba, publicaciones y documentación técnica, así como entrenamiento de personal y equipo de entrenamiento.

 

También se ha solicitado la asistencia técnica de representantes del gobierno y contratistas de los Estados Unidos para la colocación y prueba de todos los sistemas, que incluyen servicios de soporte de ingeniería y logística, servicios de instalación, productos electrónicos y hardware asociados para controlar el lanzamiento de torpedos, señala el Departamento de Estado. La dependencia norteamericana agrega que “esta venta propuesta respaldará la política exterior y la seguridad nacional de los Estados Unidos al ayudar a mejorar la seguridad de un socio estratégico”.

 

México, añade, “ha sido un socio fuerte en la lucha contra el crimen organizado y las organizaciones de narcotráfico. La venta de estos sistemas basados ​​en buques a México aumentará y fortalecerá significativamente sus capacidades marítimas”. El Departamento de Estado, basado en las recomendaciones y documentos recabados por la Agencia de Cooperación en Seguridad y Defensa, precisó que México tiene la intención de utilizar estos artículos y servicios de defensa para modernizar sus fuerzas armadas y ampliar su apoyo naval y marítimo existente a los requisitos de seguridad nacional y en sus esfuerzos para combatir las organizaciones delictivas.

 

“México tiene la intención de utilizar los sistemas de armas en su buque clase Sigma 10514 de la marina mexicana. Los sistemas proporcionarán capacidades mejoradas en la defensa efectiva de las rutas marítimas críticas”. Un dato relevante es la insistencia del Departamento de Estado en el hecho de que “la venta propuesta de estos sistemas y soporte aumentará el potencial de asociación marítima de la Armada mexicana y alineará sus capacidades con las armadas regionales existentes. México no ha comprado estos sistemas previamente”.  La venta propuesta de este equipo no alterará el equilibrio militar básico en la región, añade la instancia norteamericana.

 

La Sigma 10514 es una nave avanzada con amplias prestaciones, que combina, por ejemplo, motores eléctricos con motores a diésel, desarrolla una velocidad de 28 nudos marinos (unos 60 kilómetros por hora), tiene una autonomía de 20 días en alta mar, tiene dos propelas de 3.65 metros de diámetro, cuatro bobas contra incendios, seis generadores de 735 kilowatts. En cuanto a sus características bélicas, tiene una cubierta que soporta un helicóptero con un máximo de 10 toneladas de peso, puede operar día y noche y tiene un hangar para otro helicóptero de seis toneladas de peso y transporta dos botes interceptores.

 

Cuenta con dos sistemas lanzadores de misiles, dos sistemas triples de lanzadores de torpedos, dos sistemas lanzadores de señuelos, radares, ubicación y seguimiento de blancos en sistema tridimensional, sistemas de combate con ametralladoras calibre 76 milímetros. La Sigma 105 lleva una tripulación de 122 efectivos, incluyendo ocho espacios para personal femenino y para pilotos aeronavales.

 

Oficialmente la Marina no ha dicho que clase de buque es el que construirá con Damen en astilleros nacionales, pero mandos navales han confirmado que la nave elegida es la Sigma 10514 (105 metros de eslora por 14 de manga), aunque con características especiales. La Semar finalmente sí se vio afectada por los recortes y suprimió varios programas no prioritarios para hacer reingeniería financiera y no abandonar el proyecto de las Damen. El sacrificio valió la pena y la Marina logró consolidar un acuerdo con Damen Shipyards para construir una nave de tamaño más reducido que la Sigma 105 y con menos sistemas de armas pero conservando los niveles de operabilidad y rendimiento.

 

La fragata anunciada el 10 de abril por la Marina será una variación de la Sigma 105, con menos dimensiones, pero igual de operable y avanzada. Damen Shipyards construye cuatro modelos de corbeta (Sigma 5910, Sigma 6610, Sigma 7613, Sigma 9113), dos de fragata (9813 y 10514) y seis de guerra anfibia (Clase XO 115S, 123SF, 131L, 131A, 131C y 139SF).

 

La nave que marcará u nuevo derrotero para la Marina pertenece a la familia de buques más avanzados fabricados por la centenaria empresa naval holandesa. La construcción de la Sigma, basada en el modelo 105, se hará en los astilleros de la Marina en Salina Cruz, Oaxaca, y en la sede de Damen Shipyards en Holanda.

 

Inicialmente se anunció que el costo de la Sigma sería de 5.783 millones de pesos, sin embargo, las fluctuaciones del dólar elevaron el presupuesto que rebasó los 10.000 millones de pesos. Mandos navales indicaron que el proceso de aprobación en el Congreso de los Estados Unidos podría tardar casi un año. Luego de ese lapso, transcurriría otro año para recibir el arsenal y los equipos adquiridos. (Jorge Alejandro Medellín)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.