Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Ecuador se deshace de los problemáticos helicópteros indios Dhruv

El ministro de Defensa de Ecuador, Ricardo Patiño, anunció  ayer que 3 de los 7 helicópteros Dhruv comprados por Ecuador a la empresa Hindustan Aeronautics Limited (HAL) de la India serán puestos a la venta porque “no se los va a utilizar”. Los 7 helicópteros, de los cuales 4 han sufrido accidentes (con un saldo de 3 muertos y 11 heridos), se compraron por $42 millones en 2008. Además del monto destinado a la adquisición en sí, se destinaron  otros casi 14 millones para accesorios, repuestos y motores. En el portal de Compras Públicas se registran alrededor de 42 ordenes, entre el 2011 y 2014, para la compra de equipos a trece proveedores, siendo la misma HAL y Sumil, su representante en Ecuador, las principales beneficiarias de la contratación.

Contra la compra de los Dhruv se manifestó abiertamente el general de la Fuerza Aérea de Ecuador Jorge Gabela, que fue asesinado en 2010, vinculando su familia el crimen a motivos relacionados con su profesión, un informe gubernamental concluía por el contrario que fue un caso de delincuencia común. En octubre de 2015, el entonces ministro de Defensa, Fernando Cordero, confirmó que la causa de al menos dos de los accidentes con los Dhruvs se debió al mal funcionamiento mecánico de los helicópteros.

Dos diputados opositores, Diego Salgado y Ramiro Aguilar, han solicitado la apertura de investigaciones sobre los aparatos presentando un informe de 50 páginas en cuyas conclusiones se pide que la Contraloría del Estado audite los montos, valores, identificaciones de los reclamos y coberturas que se contemplaron en el seguro de la adquisición. Además, se solicita al Ministerio de Defensa y al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas que “faciliten una visita a los asambleístas de la Comisión al lugar donde se hallan almacenados los tres helicópteros con el fin de verificar sus condiciones”.

Una lista demasiado amplia de material militar fallido

Sobre el asesinato del excomandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana, Jorge Gabela, quien denunció diversas  “irregularidades” en este proceso, el diputado Salgado asegura que “no fue un delito de delincuencia común”, pues “existe” una investigación contratada por el ministerio de Justicia y Derechos Humanos. El legislador independiente, Ramiro Aguilar, remitió sus recomendaciones a la Comisión, pues no es parte de ella. Sugiere que se conforme una “Comisión Ocasional Especializada” para que investigue todos los procesos de adquisición de armamento y equipo para las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, desde el 2003 hasta el 2016. El objetivo es recabar la identidad de los proveedores de material bélico. Aguilar quiere constatar si Sumil era una firma seria y solvente o si fue empleada como instrumento para participar en el concurso; y si la venta de los Dhruv fue su primer y último contrato”.

Tres militares murieron en 2013 cuando el Dhruv presidencial FAE-601 cayó por, alegada y aparente, ‘fallo humana”. Según investigó el diario local El Comercio, tenía motores y hélices de 2007, en lugar de 2008 (año de su compra), al igual que los motores de los FAE-602 y FAE-603. Ningún Dhruv llegó con el Sistema de Alerta de Proximidad a Tierra (Egpws) exigido en el contrato 2008-d-006, suscrito el 5 de agosto del 2008 por el Ministerio de Defensa de Ecuador. No es la única dificultad en materia aeronáutico-militar que ha enfrentado el país andino, ya que la donación en 2010 de una flotilla de aviones Mirage 50 venezolanos terminó con los mismos inoperantes por desgaste en  el escaso plazo de 18 meses. Igualmente desastrosa fue la compra de radares chinos CETC YLC-2V (largo alcance) y YLC-18 (corto alcance) que por mal funcionamiento hubo que devolver.  (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.