Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Colombia modernizará los UH-1H de la Fuerza Aérea Salvadoreña

El actual liderazgo militar salvadoreño, en sus esfuerzos por mejorar algunos equipos aéreos, se ha probado bastante pragmático y certero con los recursos a mano.  Oficiales de la Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) se encontraban negociando la modernización de los UH-1H salvadoreños a estándar Huey-II con la Fuerza Aérea de Colombia (FAC), que se espera de resultados palpables en el 2017. 
Colombia tiene gran experiencia con el UH-1 Plus/Huey-II, pues hasta 25 Huey-II han sido entregados a la Policía Nacional colombiana.  A partir del 2011 la Fuerza Aérea de Colombia emprendió trabajos de conversión en 10 UH-1H al estándar Huey II; en marzo del 2016, Colombia adquiría el 7º molde de conversión, y en marzo del 2016, el Comando Aéreo de Mantenimiento (CAMAN) entregaba el tercer Huey II FAC-4420, completamente modernizado en Colombia.  Este lleva aviónica de última generación, a incluir pantalla de vuelo primario (PVD - Primary Flight Display), pantalla multifunción (MFD - Multifuntion Display) y equipos de navegación de punta.  Bell Helicopter ha autorizado y calificado al CAMAN para hacer dichas conversiones, algo que ahora podría beneficiar a la Fuerza Aérea de El SAlvador (FAS).

La flotilla de aparatos UH-1H de la FAS está muy debilitada, pues de  los 10 UH-1H hasta hace poco en servicio, sólo cinco están operacionales hoy y del resto solo dos son recuperables.  En la década de los 80, la FAS llegaría ser el mayor operador de helicópteros en Centro América, con hasta 100 ejemplares, en su mayoría modelos Bell 205 (UH-1H en su modelo militar).
 
UH-1P
Es notable la indiferencia de los EEUU en los últimos años por asistir en la renovación de los equipos de la FAS, limitándose a financiar en 2012 la restauración de un UH-1H y tres nuevos MD500E. Se especula que la indiferencia se habría generado por el incumplimiento de contratos entre los gobiernos de Francisco Flores y Antonio Saca, y las compañías Bell Helicopter y NorthWest Helicopter, algo que podría volver a la superficie ahora que el expresidente Antonio Saca, junto con varios de sus allegados, se encuentran detenidos por el peculado de $250 millones.
 
En el  año 2005 se contrató con las mencionadas empresas la conversión de 6 UH-1H al modelo UH-1H-Plus (UH-1P) o Huey II.  Sin embargo, anotamos que la “verdadera” denominación de UH-1P corresponde a maquinas modificadas de fuerzas especiales.  De una manera u otra, la Asamblea Nacional autorizó $13 millones de dólares para ese trabajo y, en esa fecha, el viceministro de la Defensa Nacional, Ricardo Benjamín Ábrego, dejó entrever que las naves serían adquiridas en el mercado de segunda mano (refiriéndose quizás a las cabinas), las cuales podrían tener un valor de $2,2 millones por cada aparato, esperándose que en menos de dos años se podría cambiar la flota.  El EMCFA nos verificaba el dato en noviembre del 2005, especificando que se había aprobado el presupuesto para la modificación de “varios” UH-1H a Huey-II.  Un cuadro de La Prensa Gráfica, en su edición del 16 de septiembre de 2005, lo detallaba así:
 
En junio del 2007, el Ministerio de Defensa salvadoreño anunciaba que “ocho helicópteros repotenciados de la Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) estarían listos en días para apoyar emergencias ocasionadas por fenómenos naturales, y todo como parte del proceso de renovación de la flota aérea anunciada por el presidente Antonio Saca”. Al año siguiente, el matutino salvadoreño, El Diario de Hoy, recogía las declaraciones de Presidente: “Saca dijo que se están repotenciado 15 helicópteros de los cuales tres son del modelo 412, otros seis son de la versión UH1H y otros además de los helicópteros presidenciales que están para su uso en misiones oficiales.” En esos días se daba a conocer que mientras 6 UH-1H se convertían a Huey-II, otros 6 UH-1H serían repotenciados, todos con fondos nacionales.  
 
Sin embargo, esto no era cierto, pues fue el Comando Sur el que en el 2007 se comprometía a financiar la potenciación de seis UH-1H con turbinas nuevas, si bien del tipo original T53-L-13B, suplidas en donación por los mismo EEUU.  La embajada de EEUU en San Salvador había hecho contactos con la Helica y DynCorp International para llevar a cabo dicha reparación.  El programa original suponía 6 “nuevos” Huey-II (turbina T53-L-703 de 1800Cv) financiados por El Salvador y 6 UH-1H repotenciados (turbina T53-L-13B de 1400Cv) financiados por los EEUU.  Los fuselajes escogidos para la restauración  eran los modelos FAS 208, 214, 215, 220, 261, 262, 268, 278, 283, 290, 292, y 297.  
 
Los primeros aparatos “remozados” aparecieron a principios del 2009.  Sin embargo, fueron sólo modelos “mejorados” con la repotenciación de las viejas turbinas T53-L-13B, la colocación de antenas para mejorar frecuencias de los radios, una revisión del fuselaje,  pulido y pintado.  Para rematar, muchos de los repuestos para la repotenciación habían salido de las mismas bodegas de la FAS, reportándose el uso de turbinas y botalón (cola) de varios UH-1H en desuso, en lugar de la instalación de nuevos, como se requería. Otro asunto era que al parecer había tenido a la empresa Pulsar de Ilopango como intermediario, en lugar de las empresas estadounidenses y las nacionales elegidas y originalmente contratadas para ello.  
 
Se entregarían los modelos UH-1H FAS 208, 215, 283, 292, y 297, y dos UH-1M (de ataque), el FAS 228 y el FAS 323, a lo que se sumaba operacionalmente el FAS 300, el antiguo UH-1H presidencial. El FAS 261 fue reparado por la misma FAS en 2011, con uno más reparado a partir del 2012. Como las reparaciones eran sobretodo cosméticas, el FAS 323 pronto desaparecería de la lista, dejando solo un UH-1M operacional, a lo que se corresponde el último dato que apuntamos:  hoy hay sólo cinco aparatos operativos.  
 
El Huey-II básicamente reconstruye al UH-1H/Bell 205, partiendo solo de la cabina original, que es reforzada estructuralmente, colocándole después componentes del UH-1N/Bell 212, a incluirle botalón (cola), nariz, nueva transmisión y la turbina Honeywell T53-L-703, así como instalación de aviónica e instrumentos de navegación modernos. Así modificado, el Huey II se cataloga y tiene el detalle de una nueva máquina.  El UH-1N es similar al H, pero con un fuselaje refinado y equipado con dos turbinas T53-L-703.  Del UH-1N/Bell 212 se parte al Bell 412, que lleva dos turbinas P&WC PT6T-3DF y un rotor de cuatro aspas, y de allí se pasa a la versión militar UH-1Y con dos turbinas GE T700-GE-401C.
 
Bell 412
En el  año 2001, El Salvador adquiría cinco Bell 412EP, con las matriculas militares FAS 250 – 254; que arribaron junto con el Bell 407, matrícula militar FAS 001,  todos comprados durante el periodo de Francisco Flores, por un monto de unos $37 millones de dólares.  La Asamblea Legislativa salvadoreña aprobó los créditos con la condición de que los helicópteros fuesen utilizados por la FAS para defensa de la soberanía nacional, combate del contrabando de mercadería, de drogas y de personas indocumentadas, y para su utilización en rescates de víctimas por desastres naturales o provocados por el hombre.  A pesar de ello, el Bell 407, serie 53508, matrícula N2036X, se destinaba al Presidente Flores, aunque ya se usaba un Bell 20L-3 LR matrícula YS-10001N en el vuelo VIP/Presidencial.  
 
Los modelos FAS 250 y FAS 251 seguían la misma serie que los otros (Nº 36283 - 36287), pero sus matrículas civiles (N9185V y N9185Y) eran diferentes a los otros (N1046G, N10436 y N10418), reportándose en ciertos círculos que se trataba de máquinas usadas, que habían sido adquiridas como nuevas, acusándose también de fuertes comisiones en la compra.  La pérdida del Bell 412 FAS 251 en junio del 2002 solo alimentó esas sospechas.  Luego, en enero de 2005, el nuevo presidente, Antonio Saca, seleccionaba el FAS 254 como propio, pasando a tener la matricula FAS 001, y modificándose propiamente, y el Bell 407 pasando a ser el FAS 002.  Esto dejaba solo tres Bell 412EP en servicio, todos ellos serían modificados, siempre durante Saca, con algunos lujos para poder acomodar a las comitivas presidenciales y ministeriales.  En el 2009, el FAS 253 perdió uno de sus motores cuando un piloto no hizo un buen procedimiento de encendido,  quedando dos Bell-412 en línea activa.
 
Para ese periodo (2001-2004), por ese mismo presupuesto, la FAS podría haber puesto en servicio sus 22 UH-1H en bodega al estándar nuevo Huey-II, pues el molde de reconstrucción tenía un costo de entre $1 millón y $1,7 millón, dependiendo de los accesorios.  En el año 2005 los salvadoreños estarían dispuestos a pagar entre 2,2 y 2,5 millones por cada uno de los 6 aparatos a ser convertidos a Huey-II, pero, como vemos, tampoco se haría realidad. No sabemos cuál es el monto negociado hoy.
 
Transportes
Las necesidades son muchas.  Aunque solo se mencionan 10 los Huey-II a adquirirse, la FAS necesita un mínimo de 12.  Sí se ha obtenido un crédito para reparar y regresar al servicio el FAS 253 y, efectivamente, se nos menciona que se negocia ya con la Bell para poder acceder a 12 máquinas. Otra opción atractiva sería la de complementar los Huey II con al menos 6 UH-1N/Bell 212, que pudiesen apoyar CSL Comalapa.  Precisamente, en 2009 los EEUU proponía la conversión de 6 UH-1H como parte del paquete de ayuda, algo que no se materializó.  Se apunta que, durante el Huracán Mitch, en 1998, la FAS movilizó 25 helicópteros y tres aeronaves BT67.  A la falta de transportes tácticos, la FAS habría recibido tres IAI-202 en el 2008, hoy dos IAI-202 (FAS 801 y 802) y un BT67 (FAS 116) están operativos.  
 
Aunque EEUU prometería asistencia a la FAS en octubre del 2014,  no se han materializado los tres C-145-A Skytruck ex USAF.  Quizás ahora sería más adecuado negociar por los repuestos para revitalizar el segundo BT67 (FAS 118), cuyas reparaciones estaríanadelantadas y con la posibilidad de negociar por un tercero e invertir en cuatro o seis C-23B Súper Sherpa ex US Army, que pudiesen estar disponibles con asistencia de la M7 Aerospace/filial de la Elbit en América del Norte.  Anotamos que Brasil ya examina hasta 15 unidades ex Guardia Nacional del US Army ofrecidas a un costo de $2 millones cada uno.  El US Army operaría hasta 43 unidades hasta el 2008 y los últimos 16 serían dados de baja de la Guardia Nacional en el 2014.  (J. Montes, Corresponsal de Grupo Edefa en Centroamérica)
 


 
Fotografías: (Julio Montes)

·Un Huey-II expuesto en Los Cerrillos, Chile, en el 2002, momento en que El Salvador adquiría cinco Bell 412.  Con esos mismos fondos se pudieron financiar los 22 UH-1H en bodega al estándar Huey-II.  (J. montes)
·Un A-37B salvadoreño en Comalapa.  La FAS uso fondos propios para el restablecimiento del Escuadrón de Combate. (J. Montes)
·El Comando Aéreo de Mantenimiento (CAMAN) entrega el Huey II FAC-4420 en marzo del 2016. (FAC)
·El C-23B del US Army (US DoD)
·Basler BT67 de la FAS (Basler)
·Huey-II


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.