Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Entrevista al el jefe de Estado Mayor General del Ejército Argentino, teniente general Diego Luis Suñer

La fuerza terrestre argentina transita por un tiempo de transición, la institución cumple su rol preponderante en la defensa nacional, pero no solo  en la preparación para el combate, sino en el desarrollo tecnológico e industrial y en la protección y ayuda a la población civil ante catástrofes.  Entrevistamos a su máxima figura, el jefe de Estado Mayor General del Ejército, teniente general Diego Luis Suñer.

Defensa: ¿Cuál es el presente y su visión estratégica del Ejército?

Teniente general Diego Luis Suñer: Prevemos que nuestro Estado va a necesitar cada vez más a su Ejército, nos encontramos situados en una zona de paz que tenemos que preservar y que tendrá una importancia estratégica cada vez mayor. Como el octavo país en extensión, en un mundo crecientemente fragmentado e inestable, tenemos los recursos, las condiciones y las posibilidades que en otras regiones del mundo constituyen las principales fuentes de conflicto por venir. Nuestra esencia es la guerra, nuestra razón de ser es prepararnos para ganar la próxima guerra, que, como nos señalan las tendencias de los últimos conflictos es cada vez más compleja, con demandas diversas para ejecutar simultáneamente operaciones de combate de máxima intensidad, proporcionar seguridad a poblaciones urbanas o proveer ayuda humanitaria.

Las soluciones requieren un abordaje multidimensional y eso impone al diseño de capacidades militares, exigencias de flexibilidad y versatilidad inéditas. Mantener las capacidades militares para afrontar conflictos de alta intensidad mediante operaciones militares convencionales sigue siendo una condición esencial de los ejércitos para cumplir con su rol principal de prevenirlos a través de la disuasión, pero ya no resulta suficiente. Trabajar, apoyar, hacer experiencias y desarrollar capacidades para interactuar con otros organismos o agencias del Estado prepara mejor a la Fuerza para afrontar conflictos futuros, orientados no solo hacia las agresiones militares, sino también a la necesidad de brindar protección a la población y apoyar a las autoridades civiles en casos de catástrofes, como lo hicieron nuestros hombres y mujeres recientemente en Jujuy, Tucumán, La Pampa o, ahora mismo, en la Patagonia.

La configuración geopolítica de nuestro país y las características de los conflictos actuales, que se desarrollan fundamentalmente entre la gente, plantea exigencias particulares a las fuerzas terrestres como base de las organizaciones conjuntas, mantener las capacidades de siempre para dominar terreno y destruir fuerzas enemigas, pero con la demanda adicional de una letalidad más selectiva y precisa, porque los conflictos se definen en la dimensión terrestre entre la gente. Actualmente, nuestro principal objetivo es continuar trabajando para una fuerza operativa, adiestrada y alistada, enfocados en una adiestramiento operacional con el mayor realismo posible y rigurosamente evaluado en cada rincón de nuestro territorio para realizar operaciones de combate, desarrollar mayor capacidad para acciones de protección civil. Los efectos del cambio climático se manifiestan con catástrofes naturales más frecuentes e intensas. Además, debemos participar en organizaciones militares de paz en el marco de la ONU y en la construcción de un sistema de defensa subregional, a la vez que apoyamos las operaciones según lo previsto en la Ley de Seguridad Interior.

Defensa: ¿El espíritu de su personal y la motivación son puntos fuertes de su conducción?

TGDLS: Tenemos el desafío adicional de mantener la motivación de nuestro personal cuando la defensa no es una demanda prioritaria de nuestra sociedad. Pero lo que veo en los efectivos que conduzco, en cada unidad que visito, en cada soldado que escucho es que la motivación y la vocación de servicio sigue viva en nuestras filas. Celebramos los 200 años del Cruce de los Andes y los 35 de la Guerra de Malvinas, que son ejemplos que nos muestran que gran parte de la mística que se requiere en la profesión militar para ser eficaces surgen en la acción concreta, cuando se prueba cada día que la voluntad y la fuerza se construyen al desafiar situaciones desfavorables, cuando se asumen con iniciativa los desafíos, con el coraje y lealtad. Ha sido la fuerza silenciosa de la tradición de nuestro Ejército, que conoce que superar adversidades es siempre una decisión.

Creo que nuestro personal tiene una fuerte motivación intrínseca que valora las posibilidades de formación, adiestramiento y desarrollo personal que está a disposición de todos los niveles jerárquicos a través de nuestro sistema educativo y de las experiencias que pueden desarrollarse en la vida profesional. Claro está que también hay factores extrínsecos que contribuyen a que esa fuerza interior sea más potente y satisfactoria, que va desde las posibilidades de recibir una retribución adecuada, disponer de equipamiento, contar con recursos para adiestramiento y desarrollo de infraestructura que mejore la calidad de vida del personal. En ello, tenemos mucho para hacer todavía.

Defensa: ¿Cuáles son los principales programas de reequipamiento de la Fuerza?

TGDLS: No se han cumplido las  metas de planeamiento que el Gobierno anterior  había fijado en el Plan de Capacidades Militares y mantenemos un elevado nivel de obsolescencia y vetustez de nuestro material. Estamos confiados que del nuevo ciclo de planeamiento de la defensa a iniciarse próximamente emerja un producto que considere las dificultades del presente y las necesidades del futuro para cumplir con el objetivo expresado por el Presidente de recuperar el respeto por las FFAA. Dentro de nuestras posibilidades estamos realizando la optimización de los escasos recursos presupuestarios, adoptando acciones que no impliquen modificar el despliegue territorial que provocaría gastos no aceptables, estamos mejorando el equipamiento de la Fuerza para cumplir con la misión principal y las complementarias, en particular por las capacidades duales de algunos sistemas del Ejército y su despliegue en todo el territorio nacional, además de mantener la motivación y bienestar del personal.

En cuanto al mediano y largo plazo se están realizando diversos programas, como la modernización de los vehículos de campaña y de guarnición, la incorporación de equipamiento individual del soldado, la llegada de numerosos elementos como  carpas, equipos para los puestos de comando y alojamiento en campaña, material de comunicaciones de primera tecnología, hemos adquirido equipos y material para paracaidismo, así como sistemas de simulación de diferentes tipos, que mejoran ostensiblemente la instrucción de nuestra gente con las más modernas tecnologías, también hemos recibido importante material para la Aviación de Ejército, como aeronaves de enlace y traslado sanitario, al mismo tiempo que continuamos con la actualización de nuestros veteranos helicópteros Bell UH-1H a nivel Huey II y mejoramos nuestra capacidad de combate nocturno al incorporar medios adecuados y de última tecnología. También continuamos con la actualización de nuestros vehículos blindados M-113, pieza básica de nuestra Infantería Mecanizada, en las instalaciones del Arsenal de Boulogne, estamos modernizando las piezas de artillería CITER de 155 mm., lo que permite una clara reducción del número de sirvientes de las mismas; hemos creado y reforzado las capacidades de la ciberdefensa, temática crucial, creando un jefatura especifica, estamos actualizando radares y muchos otros programas más.

Defensa: ¿Se incorporara nuevo material rodante en los próximos tiempos?

TGDLS: En este sentido se propuso un Plan de Equipamiento Esquemático para que, en el plazo de un trienio, 2017-19, permita optimizar el parque automotor de la institución, vehículos de transporte y carga, el sistema de fuerzas de despliegue rápido, el de exploración y vigilancia, repotenciando aquellos elementos que constituyen un orgullo para el desarrollo tecnológico nacional y me refiero a nuestro TAM. Simultáneamente es de destacar que el Ejército participa activamente en tareas de protección civil ante emergencias, razón por la cual es imprescindible contar con vehículos seguros para el traslado de personal y materiales con este propósito. En síntesis, este requerimiento busca contribuir a mantener la capacidad defensiva del Estado, que constituye, como ya lo manifesté, la misión principal del instrumento militar, controlando los espacios terrestres de jurisdicción, al apoyo a la política exterior de la Nación y a la comunidad en su conjunto en caso de emergencias.

Defensa: ¿Nos puede ampliar sobre el material mecanizado y blindado?

TGDLS: Respecto al material blindado y mecanizado a oruga, proseguimos con la modernización de todos nuestros vehículos M-113, mejorando sus características de conducción, planta motriz y rodamiento, nuevos equipos de comunicaciones y visión nocturna, además de preparar especialistas y técnicos para la modernización del Tanque Argentino Mediano a TAM2C. Este último programa implica la absorción de novísima tecnología, que lograra que el incremente sus capacidades de combate nocturno y  gestión en el campo de batalla. Hemos propuesto para el sistema de fuerzas de despliegue rápido una familia de vehículos livianos y blindados a rueda, que se asignarán a aquellas unidades que tienen una exigencia operacional ligada a la Fuerza de Paz Conjunta Combinada Cruz del Sur, que tenemos con la República hermana de Chile.

El TAM 2C puede ser un gran avance en la tecnificacion de la Fuerza

Defensa: ¿Qué puede informarnos sobre los programas de la Aviación de Ejército?

TGDLS: Con referencia al material aéreo, se mantienen vigentes los proyectos y planes antes mencionados, con la incorporación de helicópteros de exploración y enlace del tipo AB-206 obtenidos en Italia y, en el mediano plazo, queremos incorporar helicópteros con aptitud de vuelo en ambiente geográfico particular de montaña y aviones de transporte mediano, con el propósito de contribuir a mantener la capacidad defensiva del instrumento militar y, en virtud del empleo dual, al cumplimiento de misiones complementarias.

Defensa: Recientes desgracias naturales han mostrado una fuerza activa y presente. ¿Cuál es su punto de vista al respecto?

TGDLS: Como misión subsidiaria del EA, encontramos la tarea de ayudar a la población civil, ante catástrofes, sismos e inundaciones o todo fenómeno que pida la presencia efectiva y práctica de nuestra institución. Sentimos un orgullo enorme cuando, en el confín del país, los efectivos del Ejército abren camino con sus blindados, cuando los ingenieros tienden un puente sobre un rio fuera de cauce, cuando nuestros helicopteristas rescatan y llevan provisiones a una familia aislada por la nieve. Nuestra Fuerza está preparada y consustanciada en la tarea de apoyar a los ciudadanos y creo que somos el elemento más efectivo y rápido para realizar la tarea. Nuestros técnicos, en colaboración con organismos educativos y científicos de la Nación, han realizado estudios, evaluaciones y programas específicos sobre las realidades del clima, superficie, cursos de agua, movimientos sísmicos, etc., y todo esto como esfuerzo complementario. El mejor premio para nuestros soldados es la sonrisa y las gracias de nuestro pueblo, la gente sabe  que tienen a su Ejército presente,  en todo momento y lugar.

Defensa: ¿Qué puede comentarnos sobre la relación con ejércitos de países limítrofes?

TGDLS: Excelente, la realización de múltiples ejercitaciones con los ejércitos de países amigos, como las Guarani con Brasil o los realizados con Chile. Nos permite interactuar, aumentar nuestras capacidades y conocimientos además de fomentar la confianza mutua. Nuestra institución ha enviado helicópteros a Paraguay  en ayuda ante un fenómeno natural. Siempre estamos dispuestos a colaborar. Asimismo, jóvenes oficiales de países amigos estudian y operan en nuestros institutos y unidades, a la vez que personal nuestro está aprendiendo y operando en el seno de los ejércitos de naciones hermanas.

Defensa: ¿Qué reflexión final nos ofrece?

TGDLS: Todos queremos un Ejército moderno, flexible, con alta movilidad táctica y rapidez estratégica, que posibilite enfrentar amenazas conocidas y aquellas que aun no conocemos. Este futuro ve necesaria una inversión en tecnología y un cambio superador en la concepción de la Defensa Nacional.

“Nuestro Estado va a necesitar cada vez más a su Ejército”

“Nuestra esencia es la guerra, nuestra razón de ser es prepararnos para ganar la próxima guerra”

“Tenemos el desafío adicional de mantener la motivación de nuestro personal cuando la defensa no es una demanda prioritaria de nuestra sociedad”

“No se han cumplido las  metas de planeamiento que el Gobierno anterior  había fijado en el Plan de Capacidades Militares y mantenemos un elevado nivel de obsolescencia y vetustez de nuestro material”

 

Luis Piñeiro

Corresponsal de Grupo Edefa en Buenos Aires

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.