Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El fin de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR)

El viernes 20 de abril, los ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú anunciaron lo que se puede considerar el fin de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), al comunicar al presidente Pro Tempore de la organización, actualmente Bolivia, que suspendían por tiempo indefinido su participación en la organización. Los restantes integrantes de  UNASUR son el Estado Plurinacional de Bolivia, la República del Ecuador, la República Cooperativa de Guyana, la República de Surinam, la República Oriental del Uruguay y la República Bolivariana de Venezuela.

El 8 de diciembre de 2004, en la Reunión de Presidentes de América del Sur, que se realizó en Cuzco, Perú, se creó la Comunidad Suramericana de Naciones (CSN), que posteriormente daría paso a la conformación de la Unión de Naciones Suramericanas, UNASUR. La llamada CSN, nació para integrar procesos regionales desarrollados por el Mercosur y la Comunidad Andina. Así, el 30 de septiembre de 2005, en Brasilia y el 9 de diciembre de 2006 en Cochabamba, Bolivia,  los Jefes de Estado de los países miembros establecieron un plan estratégico para consolidar una agenda común en la región. En abril de 2007, durante la Cumbre Energética Suramericana, que se llevó a cabo en la Isla Margarita, Venezuela, los Jefes de Estados cambiaron el nombre de Comunidad Suramericana de Naciones a Unión de Naciones Suramericanas: UNASUR. El 23 de mayo de 2008, cuando se aprobó el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, en el cual se designó como sede permanente de la Secretaría General a Quito, capital del Ecuador, y del Parlamento a Cochabamba, Bolivia.

UNASUR cuenta con varios Consejos Suramericanos, para tratar distintas materias, uno de ellos es el “Consejo de Defensa Suramericano de UNASUR”, creado 16 de diciembre de 2008 en Salvador de Bahía, Brasil. Este consejo se encarga de implementar políticas de defensa en materia de cooperación militar, acciones humanitarias y operaciones de paz, industria y tecnología de la Defensa, formación y capacitación.

Las razones para llegar a este punto no son de carácter financiero, como los US$800.000 anuales que le costaba a Chile su participación, sino profundas diferencias políticas que hacen imposible su funcionamiento. Nacida bajo el auspicio de la Venezuela Chavista y con clara intención de contrarrestar la influencia de Estados Unidos, hoy en día enfrenta tanto una crisis en Venezuela de incierto desarrollo como un viraje hacia gobiernos que pretenden tener las mejores relaciones con Estados Unidos en varios de sus estados miembros. Por lo demás fuera de agitar banderas ideológicas, no se reconocen muchos frutos tangibles de esta organización.  (Roberto Sandoval Santana, corresponsal de Grupo Edefa en Chile)

Fotografía: Sede de UNASUR en la ciudad de Quito, inaugurada el año 2014.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.