Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Entrevista al Director Ejecutivo de ENAER, General de Brigada Aérea Henry Cleveland Cartes

La Empresa Nacional de Aeronáutica (ENAER) fue creada el 16 de marzo de 1984, con el propósito desarrollar, producir y comercializar productos y servicios competitivos en el campo de la aeronáutica, particularmente en las áreas de mantenimiento, fabricación de aeronaves y aeroestructuras, teniendo como cliente principal a la Fuerza Aérea de Chile (FACh), habiendo surgido del área de mantenimiento de la misma. Hemos entrevistado a su Director Ejecutivo, el General de Brigada Aérea Henry Cleveland.

El propietario de ENAER es el Estado de Chile y tiene la calidad de administración autónoma, con patrimonio propio. Su directorio está compuesto por el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, quien lo preside; tres oficiales generales de la FACh en servicio activo, designados por el Presidente de la República; un representante de este último y el Director Ejecutivo, que es es un Oficial General de la Fuerza Aérea, en servicio activo o en retiro, designado también por el Presidente de la República. Entre sus hitos más relevantes, está la fabricación del entrenador básico T-35 Pillán, que sirve a los cadetes de la Escuela de Aviación en Chile y presta servicios en España, Panamá, Paraguay, Ecuador, El Salvador, Guatemala y República Dominicana.

ENAER debió enfrentar las dificultades que significó tener que reducir su plantilla de 1.500 personas hace 10 años. La crisis de 2008 y el término de contratos de fabricación, principalmente con Embraer, para la cual fabricó el empenaje de sus modelos ERJ-135 y ERJ-145, implicaron un fuerte impacto en la empresa. A partir de 2013 se encuentra abocada principalmente a dar servicios a la FACh, donde destaca la ejecución del programa Pacer Amstel a una parte de los aviones F-16 Block 20 comprados en Holanda. 

De estos y otros temas conversamos con el Director Ejecutivo de ENAER, General de Brigada Aérea Henry Cleveland Cartes. 

¿Cuál es la posición de ENAER hoy día y qué desafíos enfrenta en el corto y mediano plazo?

General Henry Cleveland: Hoy ENAER está en una posición consolidada en cuanto a su situación financiera, con capacidad de asumir nuevos negocios y desafíos. En el corto plazo el gran reto es satisfacer el soporte requerido por el aumento de material y capacidades de la Fuerza Aérea de Chile y otros clientes, tanto del ámbito de la defensa, como el civil. En cuanto a los desafíos que se proyectan para el mediano plazo, podemos mencionar el desarrollo de nuevos negocios, en particular en el mantenimiento aeronáutico civil, orientado a aviones Airbus de la familia A320 y, de igual manera, avanzar en consolidar a ENAER en el soporte a la flota de aeronaves de las instituciones de la Defensa Nacional. En el ámbito de fabricación de aeroestructuras, queremos lograr la consolidación acuerdos de fabricación con las principales empresas de la industria aeronáutica, con el fin de utilizar nuestras capacidades y experiencia en este rubro.

¿Cómo impactará en ENAER la llegada de los nuevos helicópteros a la FACh y cómo se está preparando la empresa para ese hecho?

GHC: ENAER está considerada en la instrucción, obtención de repuestos e información técnica para los helicópteros UH-70 Black Hawk, lo que nos permitirá desarrollar la capacidad para brindar el soporte que requiera la FACh. En la actualidad hemos participado en el mantenimiento correctivo para este material, como es la reparación de palas y tanques auxiliares de combustible, lo que nos permite tener un cierto conocimiento para los trabajos que exige este helicóptero.

 ¿Cuál es el alcance que tiene el convenio por el cual el mantenimiento de las aeronaves del Ejército de Chile estará a cargo de ENAER y qué desafíos significa?

GHC: La intención del Gobierno de Chile, expresada a través del Ministerio de Defensa Nacional, es lograr que el soporte de las aeronaves de las instituciones de defensa sea realizado en su mayoría en el país, con el objeto de asegurar la disponibilidad de estas ante eventuales emergencias. En este orden de ideas el Ejército ha dado un importante paso con la firma de 2 contratos con ENAER, de servicios de mantenimiento y soporte logístico para sus aviones de Airbus y Cessna y helicópteros livianos de McDonell Douglas. En particular, el principal desafío es brindar un servicio de calidad, oportuno y competitivo, de manera de demostrar que ENAER es una solución efectiva para las necesidades de la aviación militar. Esto nos permitirá incrementar nuestra cartera de servicios a las instituciones de la Defensa Nacional y extranjera.

¿Cómo se proyecta la empresa hacia clientes civiles nacionales y extranjeros?

GHC: Actualmente estamos en proceso de evaluación para lograr la certificación, ante la autoridad aeronáutica nacional como Centro de Mantenimiento Autorizado (CMA) de la familia A320, debido a que el inventario a nivel nacional y regional de este tipo de aviones es muy interesante. Además, el crecimiento de la actividad de la aviación comercial ha sido sostenido y se proyecta que continuará en forma muy vigorosa. Tenemos certeza que este nicho de negocios es y será muy auspicioso para la industria de servicios de mantenimiento.

En noviembre del pasado año ENAER y Airbus DS firmaron un acuerdo de interesantes alcances, que abarca tanto sistemas satelitales, como aviones militares. ¿Se ha trabajado en una hoja de ruta para materializar el acuerdo y qué beneficios ofrece al Ejército y la Armada de Chile?

GHC: Desde la fecha de la firma del acuerdo se han mantenido reuniones de trabajo permanentes que han permitido avanzar en la materialización de los objetivos de este convenio, que consideran: implementar en el futuro el soporte requerido por las aeronaves de transporte C212, CN235 y C295 de la FACh y de otras Instituciones de Defensa; ofrecer estas capacidades a otros países de la región; y el desarrollo de capacidades de fabricación en el ámbito espacial. Cabe señalar que en este sentido que la empresa fue sometida a una auditoría de Airbus para verificar las competencias de fabricación que posee ENAER. El resultado fue positivo, logrando la aprobación satisfactoria que nos habilita para construir estructuras aeroespaciales.

En el ámbito del mantenimiento, se ha trabajado en la cadena logística y acceso a publicaciones técnicas de las aeronaves militares de Airbus que operan en Chile, como también en el mejoramiento y adaptación de la infraestructura necesaria para cumplir los estándares requeridos por ese fabricante. De todo lo mencionado, los beneficios para las instituciones de la defensa son muchos, considerando que el soporte de la flota estará disponible en el país, lo que redunda en el aumento efectivo de la disponibilidad de aeronaves, al disminuir los tiempos de demora en la cadena logística y los costos de envíos al extranjero.

El convenio firmado con Lockheed Martin en 2015 está específicamente orientado a los aviones C-130. ¿Qué experiencias se ha obtenido y cómo se proyecta en el mediano plazo?

GHC: En octubre del año pasado, con ocasión del Hercules Operators Council 2016, que se efectuó en Atlanta, Estados Unidos, firmamos con Lockheed Martin un acuerdo que permite a ENAER fabricar bajo licencia partes estructurales para aeronaves C-130 Hercules, modelos B a H. De esta manera, las partes fabricadas por ENAER tendrán la identificación de Hologram Program de Lockheed, lo que garantiza su calidad, complementando y aumentando las actuales capacidades de ENAER como Centro de Servicios de Mantenimiento Autorizado por el fabricante original. A su vez, la posibilidad de fabricar partes localmente nos permitirá acortar los plazos y costos en beneficio de nuestros clientes. Indudablemente estos reconocimientos dan cuenta de la calidad de los servicios y productos de ENAER.

 ENAER también ha firmado acuerdos con Ruag y Leonardo. ¿Qué características específicas tienen y cuál es su impacto?

GHC: Ambos convenios son diferentes. El convenio con Ruag se orienta al ámbito de mantenimiento para aeronaves C-130 y F-5 principalmente. Respecto del F-5, tanto Ruag como ENAER, tienen capacidades similares, en consecuencia el acuerdo consiste en una complementación para satisfacer necesidades de clientes en que alguna de las dos empresas no tenga la capacidad, generando una sinergia entre las dos empresas. En relación a C-130, Ruag no posee capacidades y el acuerdo consiste en facilitar el desarrollo de nuevos negocios utilizando sus redes comerciales y la capacidad de servicios de ENAER.

Por otra parte el convenio con Leonardo se orienta hoy, principalmente, a la posibilidad de fabricación de conjuntos estructurales y al establecimiento de un centro de servicios regional para aeronaves de este fabricante. Actualmente ambas empresas están trabajando en aspectos técnicos para definir la eventual cooperación en la producción de aeroestructuras. Cabe señalar que las capacidades productivas fueron auditadas por Leonardo, actividad que fue realizada con éxito, siendo habilitadas por parte de la empresa Italiana.

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.