Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Colombia en la conversión de ametralladoras M60 y vehículos Humvee de El Salvador

La Fuerza Armada de El Salvador (FAES) celebró el 16 aniversario de creación del Estado Mayor General del Ejército (EMGE) en un acto de conmemoración presidido por el ministro de Defensa, David Munguía Payés.  El Estado Mayor fue creado en julio de 2001 ante la necesidad de contar con un ente superior de mando y control de las 21 Unidades que conforman el Ejército de El Salvador.

Antes del EMGE, el Ejercito funcionaba directamente bajo el mando del Estado Mayor General Conjunto (EMCFA).  El acto protocolario se realizó en el Comando de Apoyo de Transmisiones de la Fuerza Armada (CATFA).  Al frente del EMGE en funciones se encuentra el Coronel Jesús Daniel Serrano Cea, al frente de los comandos salvadoreños por muchos años, y a quien conocimos cuando se evaluaban diez metralletas P-90 para el uso del Comando Especial Antiterrorista (CEAT). 

Con la próxima Expodefensa en mente, El Salvador podría enviar nuevamente al actual comandante del EMGE en representación.  Recordamos que la edición 2015 fue atendida por el actual viceministro de defensa salvadoreño y en ese entonces al frente de la FAS, Gral. de Bgda. Aérea Carlos Jaime Mena Torres, y por el entonces jefe del EMGE, General de Brigada William Mejía.  La presencia nuevamente del EMGE podría ser ventajosa en acercamientos industriales de ambos países, que entre otras cosas, podrían explorar la conversión de las ametralladoras M60 de la Infantería salvadoreña al estándar M60E6. 

Actualización de las ametralladoras M60

Precisamente, el Batallón de Mantenimiento (BAMAN) José María Rosillo del Ejército colombiano, se encarga ya de la conversión de las ametralladoras M60 estándar colombianas al modelo modernizado M60E6.  La M60, en su versión estándar, está completamente  obsoleta, por lo que la US Ordenance desarrollo un módulo de modernización tan efectivo que permitió a la LMG M14 (M60E6) remplazar a la LMG M62 (MG3) de las Fuerzas Armadas de Dinamarca en el 2014. 

La M60E6 substituye también a la M60 estándar en Colombia mediante un módulo de conversión instalado sobre el mismo chasis de la M60, que las pone al nivel de nuevas, reteniendo el calibre 7,62mm, pero aligerando su peso a de 10,5 al de 9,35kg, e incorporando módulos ergonómicos, acoplados a un mejor balance de peso y lo que permite su utilización en el modo de asalto.  El módulo de retrofit permite también cambios en el sistema de gas y mecanismo del arma, haciéndole mucho más fiable en su disparo.  Se enfatiza que el mecanismo de la M60 estándar presenta serios problemas de mantenimiento y logísticos, pues es un diseño post-Segunda Guerra Mundial,  que entró en servicio en 1957, llegando a ser estándar en 1960,  de ahí denominación de Modelo-1960 (M-60).  

El Salvador recibió la M60 estándar, de uso general de la infantería, y la versión M60D que se monta sobre pedestal, común en helicópteros y vehículos.  La M60 presenta problemas en su mecanismo, y su peso y diseño desbalanceado no permiten su uso en el modo de asalto.  En Vietnam, la M60 mostró defectos, como la dificultad de cambiar el cañón mientras estaba caliente, ya que éste no poseía ningún tipo de asidero y debían usarse guantes de amianto; el bípode estaba soldado al cañón, haciendo el arma más pesada.  Su apodo de "La Cerda" se debía a lo sucio del sistema de gas y mecanismo, lo que la volvía poco fiable y que se encasquillaba fácilmente.  Estos mismos problemas se evidenciaron en El Salvador,  a cuyos soldados se les hacía difícil, sino imposible, controlar el arma en su bípode en los combates durante el conflicto interno. 

Su peso, desbalance, y tamaño, llevaron a los paracaidistas salvadoreños a cortarles el cañón en un desesperado intento por resolver el problema y permitirles su uso en modo de asalto. Habría cientos de esas armas almacenadas debido a fallos en el mecanismo.  Por otro lado, las unidades salvadoreñas que usaron, y aun lo hacen, la versión de pedestal/montada (M60D),  donde el peso y tamaño no son esenciales, no reportaron, ni reportan, los mismos líos, y se han mostrado satisfechos con la versión estándar. El requerimiento de una ametralladora de asalto y uso general es específico de la Infantería, o sea que hablamos de unas 300 armas.  Anotamos que la evolución moderna de la M60 comienza con la E3, que era una actualización de peso reducido, adoptada en la década de 1980, pero aun de uso limitado por varios países, como Colombia.  Le seguiría la versión E4 (o Mk43 Mod 0/1), un modelo mejorado desarrollado en la década de los 90 con ayuda de los US SEAL. Por último, la E6 incorpora todas las lecciones y  se produce nueva o en módulos de re-ensamblaje, estando  en uso en las FAS de Colombia, México y Panamá, entre otros.

Humvee: Las opciones de conversión en Colombia

En otro asunto que podría interesar a los entes industriales-militares de Colombia y El Salvador serían los excesos de vehículos Humvee que podría entregar los EEUU a El Salvador y su conversión al estándar VLB Búfalo colombiano.  El Salvador aun utiliza el transporte blindado básico Cashuat, construido por la industria local sobre un camión Dodge M37B de ¾ de tonelada entre 1984 y 1985.  Este vehículo, como medio básico, es aun útil, pero sus componentes mecánicos y planchas han caducado, necesitando gastos desproporcionados para su mantenimiento.  Esto obliga a  ir pensando en su remplazo. 

¿Qué mejor que un Humvee M1097, suplido por los EEUU, y actualizado al estándar de Vehículo Ligero Blindado (VLB)?  Los VLB, bautizado Búfalo, son preparados por el BAMAN José María Rosillo, adaptándole al chasis del Humvee una cápsula blindada, suplida por la Textron Systems, realizándole de paso adecuaciones y modificaciones necesarias para su conversión en una máquina de reconocimiento ágil y versátil, con protección adecuada para su tripulación.  La versión del Búfalo que podría interesar a los salvadoreños es aquella de cabina sencilla TTP (transporte de tropas protegidas), con protección en la cama y acomodación para la escuadra montada, y una versión porta-armas, que podría acomodar el cañón S/R M40A1, o la torreta TCM-20.

El Ejército salvadoreño se ha visto sobretodo envuelto en la lucha contra la criminalidad callejera, donde los modelos blindados de transporte se han probado muy eficaces.  En junio pasado, tres elementos de la Sexta Brigada de Infantería eran rescatados en el centro de la ciudad de Usulután.  Cuatro soldados  fueron interceptados por presuntos pandilleros, escaparon dos de ellos, logrando dar aviso a las autoridades militares.  El operativo de rescate, y acordonamiento militar de la ciudad resultó en la recuperación de los dos soldados, mientras que un tercero, del que no había detalle, fue localizado en el interior de un vehículo en estado de abandono, en colonia Los Naranjos, ubicado al sur de la cuidad de Usulután.  (J.Montes, corresponsal de Grupo Edefa en Centroamérica)

Fotografías:

·Una M60D sobre un J8 Jeep (J. Montes)

·Un Cashuat, varado en pleno desfile, evidencia de su debilidad mecánica (J. Montes)

·Coronel Jesús Daniel Serrano Cea en el 2011, durante los ejercicios Fuerzas Comando (Foto US Army Luke Rollins)

·Los M1151 del Ejército salvadoreño.  Modelos M1152 TTP se hacen necesarios para remplazar los vehículos de transporte Cashuat, pero una opción sería la de obtener M1097 de exceso en los EEUU y reconvertidos a VL Búfalo (Foto FAES)

·La M60, su tamaño, peso, desbalance y mecanismo poco fiable, pesan sobre la infantería salvadoreña (J. Montes)

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.