Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Saab ofrece dos barreminas Clase Landsort/Koster a Brasil apuntando a ser el principal socio de las corbetas Tamandaré

Saab ofreció formalmente a la Marina de Brasil dos barcos de la clase Landsort Koster, especializados en identificar y neutralizar minas a través de barridos mecánicos, magnéticos y acústicos. La empresa sueca anhela un contrato posterior de construcción de hasta 20 buques de los que los dos propuestos serían el comienzo de un programa conjunto.

De esta forma, el presidente de Saab Kockums, Gunnar Wieslander, espera "lanzar la próxima generación de estos barcos en Brasil". Estas embarcaciones están en la base naval sueca de Karlskrona, disponibles y aguardando una decisión del Ministerio de Defensa brasileño. Para el presidente de Saab Kockums, "las nuevas negociaciones de la oferta sueca involucra el mismo modelo de negocio empleado en el contrato de los jets Gripen, o sea, producir en Brasil la próxima generación de buques destinados a la Marina de Brasil con transferencia de tecnología y conocimientos para industrializar y trabajar con material compuesto. La venta de las dos unidades de la clase Landsort Koster, que pueden ser actualizadas con nuevos radares y sonares sumergibles remotamente controlados, abriría camino para un segundo paso, la producción en Brasil de la nueva generación de buques con transferencia de tecnología para empresas brasileñas ".

Wieslander ve muchas sinergias entre las necesidades brasileñas y suecas, inclusive, de cara al programa de obtención de nuevas corbetas para la Marina de Brasil:"para que podamos trabajar juntos en una nueva corbeta, tendremos que observar diferencias entre una posible versión sueca y la brasileña. Por ejemplo, la versión" BR "necesitaría ser mayor que la sueca a causa de las características geoestratégicas. Los suecos operan en el Mar Báltico con olas de tres a cuatro metros, mientras que en el Océano Atlántico las olas pueden llegar a diez metros. Estas adaptaciones al proyecto se pueden hacer sin problemas ", informa el ejecutivo.

Wieslander agregó: "Lo importante al hacer una adquisición de nuevos buques y nuevos sistemas de defensa es comprar algo que sea lo suficientemente bueno para ser utilizado, porque si el mantenimiento es muy caro, los barcos acabaría parados en los puertos" concluye.

La clase Landsort original fue modernizada en la década pasada y ahora es conocida como clase Koster, exceptuando esos dos barcos ofrecidos a la Marina brasileña, ahora en la reserva, que no se han modernizado y pueden ser ofrecidos junto con un paquete de modernización de los mismos y transferencia de tecnología para construir más unidades en Brasil. A diferencia de los barreminas más antiguos, la clase MCMV47 Koster fue concebida como una embarcación multifunción, siendo capaz de realizar  tareas de guerra de minas y aún participar en una guerra anti-submarina, si es necesario.

Esta clase está muy bien equipada para la caza y el desminado. Cuatro tipos diferentes de vehículos subacuáticos se pueden utilizar para detectar, identificar, clasificar y neutralizar cualquier tipo de mina. Para el dragado de minas, el buque está equipado con sistemas de barrido mecánico y también puede actuar como plataforma de mando y control para drones de remoción de minas no tripuladas.

Debido a la gran variedad de misiones de guerra de minas, muchos requisitos específicos se tuvieron en cuenta en el proyecto de la clase MCMV47 Koster, como casco con alta resistencia a explosiones bajo el agua, buena maniobrabilidad (sistema de propulsión diferenciado), protección de las partes habitables contra guerra nuclear, biológica y química (NBC) compatibilidad electromagnética (EMC) y casco construido específicamente para realizar contramedidas de minado (a-magnético y extremadamente rígido). Toda la estructura del casco y de la cubierta está hecha de plástico reforzado con fibra de vidrio (GRP), un método especial de construcción en forma de sándwich (capas superpuestas) desarrollado a través de una estrecha cooperación entre la Administración Sueca de Materiales de Defensa (FMV ) y Saab.

El material compuesto no es corrosivo y no degradante. También es fácil de reparar y requiere mantenimiento mínimo, necesitando sólo lo básico, como limpieza y pintura. Esto mejora y reduce el costo del mantenimiento del ciclo de vida. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.