Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Grupo chino suplantaría a Mitsubishi como socio de uno de los mayores astilleros sudamericanos

Un consorcio de cinco empresas japonesas, lideradas por Mitsubishi Heavy Industries (MHI), ha abandonado su asociación con Engevix Construções Oceânicas (Ecovix), que controla el Astillero Río Grande (ERG), basado en la ciudad homónima. El astillero ha firmado contratos con Petrobras para la construcción de ocho cascos de plataformas para la búsqueda de petróleo y esperaba  entregar tres plataformas de perforación para Sete Brasil, una empresa mixta involucrada  el el escándalo de Petrobras, que debe cancelar pedidos y corre el riesgo de pedir la protección por bancarrota a corto plazo, lo que causaría un serio compromiso que alcanzaría a las finanzas del Banco de Brasil y al resto de la banca pública garante de estos proyectos.

Poco más de dos años después de entrar en el capital de Ecovix, en octubre de 2013, tras comprar el 30% de la compañía por 305 millones de dólares, MHI, Mitsubishi Corporation y los astilleros Imabari, Namura y Oshima Shipbuilding están considerando la inversión en su totalidad como "pérdida". Ecovix surgió en 2010 como una rama de la construcción naval y offshore del grupo de ingeniería Engevix, controlado por Jackson Emprendimientos, que ya tenía el 70% de Engevix , grupo  involucrado en la operación de “Lava Jato”, que generó dentro de Petrobras la apropiación indebida de  recursos, con ejecutivos detenidos. Uno de ellos, Gerson Almada, fue condenado en primera instancia a 19 años de prisión. Otro socio, José Antunes Sobrinho, fue arrestado en septiembre y cumple arresto domiciliario.

En una situación financiera desesperada  Engevix busca posibles maneras de reestructurarse a través de la venta de activos, incluyendo Ecovix, cuya filial, RG Estaleiros- controla un complejo de astilleros de Río Grande. Así, uno de los potencialmente mayores interesados en comprar  ERG sería China Offshore Oil Engineering Corporation (COOEC), un grupo que pertenece al mismo grupo de China National Offshore Oil Corporation (CNOOC), socio de Petrobras en importantes prospecciones petroleras.  En muy pocos meses, ERG necesitará recibir una capitalización de mercado de alrededor de $ 200 millones de dólares. La inyección de fondos será necesaria considerando las inversiones ya realizadas en el astillero, con  encargos de Petrobras para la construcción de la plataforma de ocho cascos de barcos, conocidos como "replicantes" que serán utilizados en el desarrollo del prospecciones oceánicas El. Plan de Negocios de Petrobras para el período 2015-2019 establece que cinco "replicantes" serán completadas entre 2017 y 2018. El astillero también tiene pedidos para tres sondas de perforación de Sete Brasil, pero en la difícil reestructuración de esta  compañía ese número puede caer sólo a dos e incluso a una.

En mayo de 2015, en el contexto de una visita oficial china a Brasil, COOEC  habían firmado un acuerdo con el consorcio Integra (Mendes Junior / OSX, también implicado en el escándalo de Petrobras) con el fin de asumir un contrato para la integración  de módulos en las plataformas "replicantes" P-67 y P-70, con la probabilidad de que la conclusión de  las plataforma o al menos parte del proyecto de integración, se puedan transferir a China. Anteriormente, también se completó la construcción del casco de la P-68, encargado a  Ecovix, en China. Petrobras mantendría la intención de contratar en el exterior, la integración de las P-72 y P-73, que aún no se han licitado. La entrada del holding chino es otro gran cambio en el proyecto original, que era ensamblar todas las plataformas en Brasil.

Debido a la crisis brasileña actual y al escándalo Petrobras, en el Polo Naval de Rio Grande,  de los 24 000 trabajadores empleados en 2013, hoy  quedan menos de 9000. La mayoría trabajaban para Ecovix ,hasta el momento en dificultades para continuar la actividad por falta de recursos, generando  despidos constantes que persisten, al menos hasta la probable entrada del grupo chino, que también podría pretender una reformulación de la plantilla laboral. Uno de los acontecimientos más simbólicos en la relación naval Brasil-China durante el año pasado fue la incorporación del nuevo navío oceanográfico de la Marina brasileña, fabricado en la nación asiática  por China Shipbuilding Offshore Company, el mismo grupo que aspira a vender sus OPV P-18 a la Argentina y Uruguay. (Javier Bonilla)

Fotografía: Astilleros Río Grande (ERG)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.