Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La flexibilización de las exigencias de la Marina de Brasil en su programa de corbetas podría beneficiar a Navantia, entre otras firmas

La Marina de Brasil parece dispuesta a aceptar, una vez divulgados los criterios del reciente RFP emitido el 19 de diciembre pasado, un proyecto extranjero que, atendiendo a los requisitos básicos definidos por el Centro de Proyectos de Buques (CPN), pudiera ser aprovechado como paradigma de la " nueva clase Tamandaré", aunque la organización exige participar en la propiedad intelectual del programa de dos formas:

A) Sobre la base de los documentos del proyecto de contrato de propiedad intelectual de la Marina (Proyecto Corbeta Clase Tamandaré), o,

B) Basándose en el proyecto de propiedad intelectual de otra empresa proponente, que se denominará "Navío de Propiedad Intelectual de Proponente" (NAPIP)

Sin embargo, en el caso del citado NAPIP se exigirán las siguientes condiciones: “Que atienda o supere los requisitos capacidades de sistemas, subsistemas, sensores y armamentos previstos por la Marina en su anteproyecto de intelectualidad propia y haber construido barcos basados ​​en el  mencionado proyecto del NAPIP". Si la empresa opta por ofrecer otro proyecto, debe basarse en un casco ya sobradamente probado

La Clase Tamandaré prevé, además, propulsión CODAD, sistema que usa dos motores diésel para suministrar potencia a un único árbol de hélice (Diesel y Diesel), así como, por ejemplo, lo utilizan la Navantia AVANTE 2200 C, las TKMS MEKO 100 o las Valour MEKO A200. Las Avante 2200 ya están en uso en Venezuela, con la Clase Guaiquerí, de las que , justamente, uno de sus ejemplares, severamente averiado en un accidente, estuvo largos meses en los Asitlleros de la Armada Brasileña en Río (AMRJ) (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.