Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un grave accidente en la Cordillera puso a prueba a la Aeronáutica militar argentina (con galería fotográfica)

Un accidente vial en una ruta cordillerana en la provincia de Mendoza, que provocó la muerte a más de quince  menores y numerosos heridos, desató la mayor evacuación aérea en masa desde la contienda de Malvinas, poniendo a prueba a la Aeronáutica militar. Al mismo tiempo que la Fuerza Aérea operaba en dos grandes ejercicios, el LARUS II y el COBRA, con gran despliegue de medios y personal, el Ministerio de Defensa ordenó la inmediata participación de la Fuerza en la compleja  tarea de transportar a decenas de heridos.

Tres aviones C-130 Hercules fueron preparados en tiempo record como transportes sanitarios, además de convocarse a sanitarios castrenses, muchos de los cuales estaban operando en las mencionadas maniobras. Los aviones fueron enviados a la cordillerana provincia, desde donde se comenzó el traslado, en el primer vuelo, de los cuerpos de los fallecidos acompañados por sus familiares. Mientras tanto, la Dirección General de Salud de la FAA, al mando de un veterano de guerra, el Brigadier VGM Eduardo Daghero, alistó a todo su personal  especializado en evacuación aeromédica,  formación que se imparte en el Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial (INMAE).

La preparación de los C-130 se realizó con la instalación de camillas para transportar a los heridos en el accidente y habilitando un sector para los familiares. Para los heridos graves se dispuso de camillas específicas para terapia intensiva, las denominadas ALFA, y otras que disponían de monitores multiparamétricos que registran los signos vitales de los pacientes, que fueron evaluados en hospitales mendocinos para certificar si podían ser transportados por vía aérea, ya que no todos los enfermos pueden ser movilizados. La FAA dispuso también de médicos clínicos, pediatras, psicólogos y psiquiatras de la institución, que conformaron un equipo de contención y ayuda.

El grupo asistencial estuvo a cargo del Vicecomodoro Casola, con amplia experiencia en traslados MEDEVAC, asimismo se organizó un segundo grupo profesional, a cargo del Vicecomodoro Omar Berro Curi, con profesionales especialistas en contención a las víctimas. La operación consistió en el traslado rápido, desde la provincia de Mendoza hasta la Base Aérea de El  Palomar, donde esperaban helicópteros y ambulancias que transportaron a los heridos a diferentes centros de salud, según el estado de gravedad.

En este operativo coordinado por la FAA y el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, se puso a prueba las capacidades de la Fuerza, que dio sobradas muestras de profesionalidad. El Brigadier Daghero expreso “rendimos examen ante tanto dolor en la comunidad, ante tanto dolor de padres y familiares, no pedimos nada a cambio, solo el silencio de la satisfacción de la tarea bien hecha y cultivar el espíritu que nos hizo grandes en Malvinas. Misión cumplida y a continuar entrenándonos para cuando nos necesiten nuevamente”. La actuación de la FAA fue felicitada por el Ministerio de Defensa y autoridades nacionales y provinciales. (Luis Piñeiro, corresponsal de Grupo Edefa en Argentina)

La modificación de los Hércules se hizo rápidamente

La delicada tarea de evacuar a los heridos, una labor conjunta de mucha gente

En la noche mendozina, un cuatrimotor preparado para salir con su delicada carga

Eficiencia y humanidad, haciendo todo lo posible

Camillas especiales en el avión

Aparatos específicos fueron instalados en los aviones

Agotados y con el deber cumplido, foto de Charly B.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.