Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Base militar argentina de Marambio, en la Antártida, se queda aislada y sin reaprovisionamiento

(defensa.com) Las tareas de reaprovisionamiento por vía aérea que se realizaban desde el aeropuerto de Río Gallegos a la base Marambio de la Antártida han sido oficialmente suspendidas tras realizar sólo 10 operaciones. Las condiciones climáticas han sido una limitante para la operación de los dos Hércules C-130, que permanecieron alrededor de 30 días en Río Gallegos intentando abastecer a la Base Marambio en la Antártida Argentina, tras lo que regresaron a Capital Federal por orden superior, dando oficialmente por interrumpidas las tareas de aprovisionamiento a los argentinos destacados en esa base militar. Pero las malas condiciones climáticas que se generan en esta época no fueron el principal problema para la misión, se sumaron, además, las pocas horas de luz y en consecuencia, si los aviones no salían antes de las 10:30h de cada día, no tenían el tiempo suficiente para retornar al aeropuerto de Río Gallegos.

Alrededor de 30 personas llegaron a Río Gallegos intentando completar la misión de aprovisionamiento al personal en Marambio. Recordemos que el barco contratado por el ex Ministro de Defensa, Arturo Puricelli, no logró abastecer en su totalidad de combustible a la base, por ello, alrededor de 2.500 tambores de 220 ltrs cada uno fueron transportados a Ushuaia y luego en otra embarcación a Río Gallegos, al puerto de Punta Loyola, distante 30 km del aeropuerto de esta capital. Desde allí el traslado terrestre fue combinado por las Fuerzas Armadas y tanto Ejército como la Fuerza Aérea dispusieron de personal y maquinaria para realizarlo. La orden del Ministro Rossi fue hacer el traslado como sea, sin embargo, el clima y los elementos de la naturaleza han impedido cumplir el objetivo.

En los 10 vuelos exitosos que lograron realizar los Hércules de la Fuerza Aérea Argentina, sólo lograron transportar alrededor de 450 tambores con combustible, cargando 40 en cada viaje por avión. Así, aún falta por entregar más de la mitad de la carga que debería haber provisto al destacamento. De esta manera la base militar se queda con aprovisionamiento de combustible e insumos limitados, que deberán racionarse hasta que las operaciones puedan ser reanudadas por vía aérea, en cuanto las condiciones meteorológicas así lo permitan, y de esta forma finalizar su aislamiento. (Luis Piñeiro, corresponsal en Argentina)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.