Sábado, 3 de diciembre de 2022 Iniciar Sesión Suscríbase

La Fuerza Aérea Uruguaya prueba el L-39NG

Una delegación de la Fuerza Aérea Uruguaya probó en las instalaciones de Aero Vodochody, en Praga, el L-39NG, en el marco del acuerdo existente entre Uruguay y la República Cherca en materia de Defensa desde principios de este año.

La delegación de la Fuerza Aérea Uruguaya estuvo encabezada por su Comandante en Jefe, Gral del Aire Luis de León, y con la Tte. Cnel Lucía Varela como piloto de pruebas.

Además del L-39NG, una nueva versión del clásico L-39 con motor Williams International FJ44-4M, aviónica , armamento occidental y la posibilidad de lanzar bombas inteligentes y misiles antiaéreos, los checos ofrecen versiones reacondicionadas y actualizadas del L-159, programa LIFT en uso en su propia Fuerza Aérea y en la de Irak.

El L-39NG ha sido adquirido por fuerzas aéreas de Vietnam y Senegal, hasta el momento. Mejoras materiales y aerodinámicas mediante, el conocido fuselaje del viejo L-39, en su nueva versión anuncia una vida útil de 15.000 horas de vuelo.

El punto débil del producto es su baja velocidad de crucero, comparado con otras ofertas subsónicas, de unos 390 nudos, lo que prácticamente lo aproxima a la de algunos turbohélices de última generación, más económicos de operar, aunque, en su categoría, probablemente sea este el reactor más accesible a la hora de su adquisición.

La FAU, ha demostrado una preferencia académica por el Leonardo M-346, que, desde el punto de vista presupuestal es muy dificil adquirir, quedando el chino L-15 en la lista de los candidatos aún vigentes, ya que, mientras dure la guerra entre Rusia y Ucrania, el Yak 130-que ha tenido algunas llamativas oscilaciones en su precio- queda descartado.

El único material checo en uso por parte de la Fuerza Aérea Uruguaya es un planeador Let L-23 Blanik, aunque en los 90 se planteó el Zlin 242 para integrar la flota de la Escuela Militar de Aeronáutica, concurso que ganó en la ocasión el Leonardo

SF-260. En diversas oportunidades se ha demostrado el bimotor LET 410, y, años atrás, Omnipol intentó algunas gestiones por el L-39 ZA, una versión actualizada del original en los "80.

Continúa, no obstante, preocupando la condición financiera de la FAU, ya que tras la adquisición de los dos Hércules KC-130H en España, priorizando su utilización, el resto de la flota ha sufrido severas restricciones financieras,inclusive de combustible, afectando buena parte de su disponibilidad de vuelo.  Por ello, y aunque de existir recursos para desprogramar los antiguos A-37B serían extrapresupuestales, a los nuevos vectores, debería garantizarse  una razonable utilización. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.