Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

2020, el año de los 500

Con la edición del nº 500 de Defensa marcamos un hito en el ámbito informativo del sector. Durante más de cuatro décadas hemos sido testigos  y traído hasta estas páginas los cambios y el accionar de las políticas en este ámbito, la innovación tecnológica de los sistemas de armas, las quiebras, absorciones y fusiones en la industria, el nacimiento de nuevos jugadores en este sector empresarial, los cambios en las Fuerzas Armadas, sus medios y sus estructuras y la evolución de escenarios de conflicto que se fueron, dejando paso a otros nuevos, muchas veces herencia directa de los anteriores.

Puede decirse que las amenazas para Occidente en el mundo, las que mueven las políticas de Defensa y rigen las estrategias de adquisiciones e inversión, tienen como uno de sus rasgos más definitorios hoy la falta de percepción social e incluso una cierta desconexión entre el rol de las Fuerzas Armadas y esos desafíos. Conceptos que en estos años se han convertido en factores claves en las estrategias de defensa, como big data, inteligencia artificial o ciberdefensa han llegado para quedarse y parecen haber opacado en un corto espacio de tiempo a otros, como guerra asimétrica o terrorismo yihadista, amenazas tangibles y, por ende, más comprensibles para la opinión pública.

Estados Unidos, el gran aliado al otro lado del Atlántico, vive la paradoja bajo la actual Presidencia de destinar ingentes recursos a su defensa y, en paralelo, hacer del American first el hilo conductor que justifica el abandono del papel de liderazgo que ha jugado en los escenarios de conflicto globales y abrir, a la vez, grandes guerras comerciales, no importa con quien. El único aliado de Trump es Trump. Las probabilidades de que esto sea un lapsus histórico que enmiende el próximo inquilino de la Casa Blanca son altas. Y, mientras Rusia recobra protagonismo estratégico y en Europa destinamos importantes esfuerzos militares a contrarrestar la amenaza de Moscú, China avanza para recobrar y superar su histórico rol imperial.

En medio de todo, los conflictos intestinos del mundo árabe han hecho de Oriente Medio la tabla de salvación en muy buena medida de las exportaciones de la industria del sector de los países occidentales, entre ellos España, donde el reclamo de una mayor inversión es ya un mal (o bien) endémico y se asiste expectante a la formación, o no, de un nuevo Gobierno, en el que, sea como fuere, esperamos se haga buen uso del concepto progresista aplicado a la Defensa.

No nos olvidamos de Iberoamérica. Los países hermanos atraviesan hoy su particular viacrucis, buscando explicación y fórmulas de apaciguamiento a una corriente de revueltas que arrancó en Ecuador, amagó en Perú, cobró inusitada fuerza en Chile, siguió virulenta en Bolivia y entró Colombia. El papel que agitadores llegados del exterior están jugando en este contexto y el complicado rol en las calles de las fuerzas armadas bien merecen un capítulo aparte. En pocas semanas entraremos en 2020, nueva década marcada para Defensa por un contador que para nosotros partirá ya del 500, con el desafío para todo el equipo de Grupo Edefa de seguir metiendo en la rotativa, cada mes, lo mejor de nosotros mismos en esta cabecera.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.