Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian Grupo Edefa

Hablamos del S-80 con el director de la Unidad de Negocio de Sistemas de Navantia

La aportación de Navantia Sistemas está resultando clave para el éxito del programa S-80 “Plus”, siendo la primera vez que Navantia actúa como desarrolladora e integradora de los embarcados en un submarino (combate, comunicaciones y control de plataforma). Sobre todo esto nos pone al día el director de esta Unidad de Negocio, Vicente Santamaría Calvario.

¿Cuál es la aportación de Navantia Sistemas al programa S-80 “Plus”?

Vicente Santamaría Calvario: Navantia Sistemas contribuye con el desarrollo de tres de los principales sistemas embarcados en el buque: el Núcleo Integrado del Sistema de Combate, un mando y control que incluye una dirección de lanzamiento de torpedos y misiles nacional e integra un conjunto sonar de Lockheed Martin; el Sistema Integrado de Control de Plataforma, con las capacidades más avanzadas del mercado en la gestión de los equipos del buque; y un sofisticado Sistema Integrado de Comunicaciones. Navantia Sistemas es líder en España en la integración y desarrollo de sistemas navales y cuenta con unas instalaciones de primer nivel para integración y pruebas en tierra de los sistemas (LBTS) del S-80 Plus. También se han desa­rrollado dos simuladores avanzados, basados en el software real, para el adiestramiento de las dotaciones: el SIMTAC para el sistema de combate y el SIMPLA para el gobierno de la plataforma.

Navantia Sistemas, en estrecha colaboración con el astillero que corresponda de Navantia, es el integrador de los sistemas de combate y comunicaciones de todos los buques de la Armada española y desarrollador de los sistemas de mando y control y control de plataforma, desde los cazaminas en los años noventa, hasta los más recientes, incluyendo la F-110. El S-80 Plus ha representado el primer caso en el que Navantia ha liderado estas actividades en un submarino, completando la casi totalidad de los tipos de buques de guerra. Además, los desarrollos comienzan siempre en colaboración con un grupo de trabajo de la Armada, que ayuda a incorporar el concepto operativo y la doctrina en los propios sistemas, asegurando un resultado óptimo ajustado a las misiones del buque. Nuestra aportación, a partir de la simbiosis con la Armada, permite alcanzar un altísimo grado de soberanía nacional sobre los sistemas embarcados y de autonomía para gestionar su evolución a la vez que se ajustan a las necesidades operativas.

¿En qué situación están ahora mismo estos desarrollos para el programa S-80 “Plus”?

El hardware de nuestros sistemas se encuentra ya embarcado en el S-81 y estamos listos para las pruebas de puerto y de mar, que se desarrollarán a partir del próximo mes de abril. Mientras, en el LBTS se extrema la depuración del software en un entorno de simulación complejo y bajo un estricto control de la configuración. Recientemente han finalizado las pruebas de calificación del simulador táctico SIMTAC, que permite ejercitarse en la operación completa del sistema de combate, y se le ha otorgado la condición de listo para adiestramiento. Los 2 simuladores, tanto el táctico como el de plataforma, se encuentran ya cedidos a la Armada para el adiestramiento de la dotación, que ya ha comenzado.

¿Cuál es el papel de Lockheed Martin en el sistema de combate del S-80 “Plus”?

Lockheed Martin proporciona los sonares cilíndrico, de flanco y distribuido del submarino, sus sensores más importantes, y, sobre todo, ha participado activamente en la integración de los torpedos y misiles, a partir de su experiencia, principalmente en las clases Virginia y Seawolf de la US Navy y otros submarinos internacionales. No se puede abordar el diseño del sistema de combate de un submarino desde cero y nuestra experiencia en buques de superficie necesitaba de un tecnólogo en el mundo submarino que diese garantía a los esfuerzos de desarrollo. Para nosotros ha representado un socio colaborador que nos ha aportado madurez y fiabilidad. La metodología de desa­rrollo firmemente implantada en Navantia Sistemas, y que nos permite abordar programas complejos de varios millones de líneas de código, incluyendo interfaces con decenas de subsistemas de terceros y componentes hardware que cada vez evolucionan más rápido, es fruto en su origen de la cooperación con Lockheed Martin en el programa F-100 en los años noventa.

¿Cuánto aporta la industria nacional a los programas de Navantia Sistemas y en qué áreas?

Nuestros desarrollos, intensivos en software, pero también en integración y pruebas, gestión de compras, control de la configuración y en ingeniería de sistemas en general, han requerido la participación de muchas empresas españolas, trabajando como colaboradoras en diferentes áreas de especialidad. En primer lugar, hay que destacar, por su extensa participación, a SAES, compañía española con base en Cartagena y referente nacional en acústica submarina. Además de su participación en los procesos acústicos asociados a los sonares en colaboración con Lockheed Martin, SAES suministra el sonar remolcado y ha desarrollado la simulación del medio marino, que ha permitido crear un entorno de pruebas realista para el conjunto de los sonares del buque en el LBTS. Colaboradores como Abance, Soologic, Arisnova, GTD, Altran, Airtificial y otros están participando en diferentes nichos de especialización, encajando en nuestra estricta metodología de desarrollo.

Además, destacan también en la participación española Indra, como suministrador de componentes clave como el radar, el sistema de contramedidas, el IFF y su contribución en los simuladores tácticos y de plataforma; y Sainsel con el suministro de las consolas multifunción del sistema de combate. Esta contribución española representa una muy significativa carga de trabajo, fundamentalmente de ingeniería, en áreas de vanguardia tecnológica y facilitan el apalancamiento de las empresas hacia el mercado de la exportación. Especialmente se refuerzan las capacidades de ingeniería en Cartagena y la Bahía de Cádiz, creando empleo de calidad y con clara proyección a futuro en el sector industrial de defensa, no solo en Navantia, sino en la red de colaboradores.

¿Será ciberseguro el S-80 “Plus” ante los retos actuales?

Sin duda. Los requisitos de la DGAM son muy claros en este sentido y se están incorporando las últimas tecnologías de ciberseguridad para garantizar la operatividad del submarino en cualquier entorno y frente a cualquier amenaza.

¿Qué está suponiendo este programa para Navantia Sistemas?

Es la primera ocasión en la que Navantia, a través de Navantia Sistemas, actúa como desarrolladora e integradora de los sistemas embarcados en un submarino, de combate, comunicaciones y control de plataforma, como extensión de este rol que ya desarrolla para la Armada en todos sus buques recientes, aportando además las condiciones de ciberseguridad requeridas. Con esta participación extendemos nuestras capacidades a cualquier tipo de plataforma naval y consolidamos nuestra posición al servicio de la Armada española y del Ministerio de Defensa, generando empleo de calidad y potenciando la autonomía nacional en el ámbito de la defensa. Al mismo tiempo nos habilitamos cada vez más para jugar este rol de integradores globales en el mercado internacional, como ya ha ocurrido en el programa de corbetas para Arabia Saudí.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.