Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

A bordo del “Charles de Gaulle”

DEFENSA, que ya había navegado a bordo del “Charles de Gaulle” en el Canal de la Mancha, como veremos a continuación, tuvo la oportunidad, hace unos años, de visitarlo en el puerto mediterráneo de Toulon pudiendo percatarse quién suscribe de lo que representa la posesión de este portaaviones para una Marina que, conviene recordarlo, mantiene unas relaciones muy peculiares con la OTAN y por ende con las demás Escuadras europeas, así como lo que su construcción ha representado para el propio país y para su industria de Defensa.

Al empezar a pergeñar estas líneas me llamó poderosamente la atención el hecho de recibir informaciones y datos un tanto dispares y hasta incluso contradictorios. Y de ello no se libraron ni las fuentes oficiales. Cabría suponer que se debiese al habitual sigilo con que suelen manejarse las informaciones que hacen referencia a instalaciones y buques nucleares, pero ante hechos semejantes, que fácilmente pueden dar lugar a noticias erróneas, creo un deber advertirlo de antemano con el fin de evitar descalificaciones por parte de quienes por desconocer esos hechos, y animados con la mejor intención, podrían considerar mal lo que no lo está y viceversa. Los datos e informaciones publicadas, pues, son las que parecen más lógicas y plausibles de entre las varias habidas, aunque algunas de ellas con el tiempo podrían verse desautorizadas.


UN LARGO PROCESO EVOLUTIVO

El 23 de septiembre de 1980 el Consejo de Defensa francés acordó construir dos portaaviones nucleares con los que sustituir al Clemenceau, en 1996, y al Foch algunos años más tarde. La orden de puesta en marcha del primero, se cursó el 4 de febrero de 1986, el primer bloque fue colocado el 14 de abril de dos años más tarde y se botó el 7 de mayo de 1994. Aunque en un primer momento el nombre previsto fuese el de Richelieu, al fin acabó adoptándose el de Charles de Gaulle. Los trabajos de construcción se vieron interrumpidos en cuatro ocasiones (1990, 1991, 1993 y 1995) por problemas presupuestarios, pero al final el buque pudo ser felizmente terminado cabiéndole el honor de ser el único portaaviones CTO/L (Conventional Take-Off/landing) europeo. Digamos, al paso, que su costo total se cifra en 3.021.148.036,25 euros.

foto: El sistema de navegación inercial de altas prestaciones “Minicin”, de Sagem, fue seleccionado para el portaaviones francés.

La fecha de entrada en servicio de un buque como este, prototipo de un proyecto muy ambicioso, no deja de ser un tanto relativa, pues como resulta sabido, a partir de la fecha de entrega se cuenta el año de garantía antes de ser finalmente consignado. Período en el que es previsible le incorporen cuantos perfeccionamientos sean necesarios. Lo que sí forma ya parte de sus hechos probados es que fue botado el 7 de mayo de 1994, que los primeros anaveajes tuvieron lugar el día 7 de julio de 1999 (el primero el de un Super Etendard, a las 13,38, siendo el segundo el del prototipo M02 Rafale a las 19,04) y que el primer catapultaje fue al día siguiente a las 15,26, con el Rafale (1). El buque navegaba durante estas pruebas por el Atlántico después de haber partido de Brest, base a la que regresaría una vez concluidas las mismas. Como resultado de los mencionados anaveajes se llegó a la conclusión que era menester alargar la cubierta angular en 4,4 m con objeto de facilitar la operación de los E-2C, así como desembarazar la cubierta de vuelo más rápidamente pues, como ya es sabido, el Charles de Gaulle dispone tan sólo de dos elevadores, de los que en especial el de popa se halla muy próximo a la pista oblicua de anaveaje.

(1) Aunque haya informaciones que digan que el primer catapultaje tuvo lugar el propio día 7, al coincidir en los horarios no cabe más solución que pensar en que éste se realizó al día siguiente, pues antes de catapultar un avión es obligado que previamente se halle sobre cubierta.

OTROS DETALLES

Por el momento está previsto que lo forme unos 40 aviones, además de unos pocos helicópteros (dos o tres). Según las informaciones más recientes y presumiblemente fiables el Grupo lo compondrán 24 Super Etendard, 10 Rafale FI, dos E-2C Hawkeye y dos AS-565 Panter o AS-322 Cougar, aunque también podrían ser NH90. No se prevé que los primeros Rafale de serie estén operativos antes de 2002. Tal dispositivo será capaz de realizar ataques masivos de 20 a 24 aviones en cinco olas y en un espacio de tiempo de 24 horas, u oleadas repetidas y sucesivas de entre 4 y 8 aviones cada hora y media.
La cubierta de vuelo y el hangar. La primera mide 261,5 m de longitud  por 64,36 de ancho, con un total de 12.000 m2., lo que significa un 40 por cien más que las de los Clemenceau y Foch. La pista oblicua, de 8,5 respecto a la crujía del buque, mide 195 m. y está provista de tres cables de frenado con frenos hidráulicos Mk 7/3.
Dispone de dos catapultas a vapor, una en la cubierta oblicua y otra en la principal, de 75 m de longitud y tipo C13 de la US Navy, dispuestas para lanzar un avión de hasta 22 ton cada minuto. Como detalle interesante cabe apuntar que con los nuevos Rafale ya no se emplea el sistema de eslinga perdida, habitual hasta el momento con los Super Etendard, lo que deberá constituir un ahorro notable en el presupuesto del buque. La pista está servida por dos elevadores de 19 x 13 m. capaces para un avión de 36 tons. o dos de 15. Un detalle interesante al respecto es que ambos se hallan ubicados a la banda de estribor y por detrás de la isla, la cual los protege de los rociones con su propio voladizo. Su disposición, al parecer, fue objeto de diversos compromisos pues por su distribución no permiten la posibilidad de realizar simultáneamente operaciones de recuperación y despegue de aviones, característica que sí poseen los grandes buques similares de la US Navy, aunque toda comparación al respecto resulte ociosa dadas las totalmente dispares prestaciones, medidas y costos de uno y otros.

foto: La “isla” del “Charles de Gaulle” con su impresionante despliegue de mástiles y radares “Stealth” y una visión del costado, donde se puede apreciar su gran obra muerta y las antenas de HF.

Para la guía del anaveaje hay un sistema de ayuda láser Dalas, a la vez que un sistema de emergencia convencional. Siguiendo la tónica de sus dos antecesores la cubierta de vuelo posee un personalísimo pintado en forma de flecha, cuya utilidad, según se me dijo, consiste en ayudar al piloto de modo óptico en varias de las operaciones de vuelo. Además, y en un detalle de cierto anacronismo o de asegurar los anaveajes, dispone del puesto del oficial de vuelo clásico, aquella figura ya desaparecida que con sus raquetas de brillantes colores guiaba a los pilotos.
El hangar, de 138x29 m (4.000 m2.) y con una altura de 6,1, ha sido dotado con la adecuada compartimentación interior cortafuegos, con el techo recubierto de material ignífugo. Posee facilidades para el mantenimiento y reparación de aviones y tiene capacidad para hasta 23 de ellos y dos helicópteros. Los demás tienen que ser aparcados en cubierta.
Precisamente en la cubierta un detalle me llamó poderosamente la atención: la disposición del secundario de vuelo, eclipsable y encastado en la cubierta, en un punto bastante alejado de la isla. No conocía otro caso similar, de ahí mi extrañeza.

Sistema de estabilización

El buque está provisto de un sistema computerizado automático para una máxima estabilidad de la plataforma llamado SATRAP (Sistéme Automatique de TRAnquilisation et de Pilotage), que asegura una estabilidad completa de la plataforma de 0,5 grados en mares de fuerza 5/6, con lo que puede mantenerse operativo con su GAE en dichas condiciones.
El SATRAP lo forma por dos juegos de aletas estabilizadoras activas, dos timones de accionamiento individualizado inclinados unos 15° respecto a la perpendicular del plano de flotación y dos lastres desplazables sobre raíles situados inmediatamente debajo de la cubierta, atravesados a crujía, con un peso unitario de 22 ton. El conjunto lo acciona una serie de ordenadores de los que dos salas se hallan bajo el voladizo de la pista oblicua, a babor, con la unidad de control y comando en la isla muy cerca del propio primario de vuelo. Con este sistema se compensan todos y cada uno de los movimientos previsibles del buque debidos al efecto del viento y del oleaje. Merece destacarse que los propios timones de dirección tienen su papel en asegurar una máxima estabilidad actuando de modo similar a los con configuración en aspa de algunos submarinos.

foto:  Antena del sistema “Sea Tiger” Mk 2 (DRBV 15C) de búsqueda aérea y superficie.

Sistema de combate y sensores

 El primero es el SENIT 8/05 (Systéme d ‘Exploitation Navale de Informations  Tactiques) que dispone de links 11, 14 y 16, comunicaciones vía satélite Syracuse 2, FleetSatCom e Inmarsat, así como de sistema de soporte de comando AIDCOMER, con lo que es capaz de seguir hasta 2.000 blancos a la vez.
El control de armas reposa en dos directores optrónicos/IR Sagem Vigy 105 DIBC-2As, y dos sistemas IR de búsqueda y seguimiento Sagem Vampir DIBV-2A.
El conjunto de sensores instalados a bordo comprende principalmente un radar 3D Thomson-CSF DRBJ liB de descubierta aérea con 200 millas de alcance, en bandas E-F; un Thomson-CSF DRBV 26D Jupiter con alcance de 100 millas y sensibilidad para blancos de hasta 2 m2., en banda D; un Thomson-CSF DRBV 15C Sea Tiger Mk 2 de búsqueda aérea y superficie, en bandas E-F, con alcance de 60 m y asimismo sensibilidad para blancos de hasta 2 m2.; un Thomson-CSF A rabel 3D, en bandas I-J, con alcance de 38 millas, sensibilidad para blancos de 2 m2., para control de fuego de los mísiles SAM y dos Racal 1229 (DRBN 34A), en banda 1, para navegación.
Además hay un TACAN NRBP 20A, señuelos y contramedidas ARBR 21, ARBR 33, cuatro Sagaie 10, sistema de alarma contra torpedos SLAT (a instalar en el futuro) y conjunto interceptar de transmisiones ARBG-2 Maigret.

foto: Dos montajes Matra “Sadral”, para la autodefensa próxima ligera, figuran a bordo del buque.

Armamento

Como armamento misilístico encontramos cuatro VLS Silver de 8 celdillas c/u en dos grupos de dos, uno a proa de la isla, a estribor, y otro a mitad de la eslora, a babor, cada uno con misiles Aster 15 con alcance de 15 km. Para la defensa inmediata PDMS (Point Defense Missile System) posee dos montajes Matra Sadral, uno bajo la isla, a estribor, y otro a babor, a papa del VLS.
Aunque están previstos ocho cañones Giat 20F2 de 20 mm. (720 disparos/ minuto, alcance 8 km., peso del proyectil 0,250 kg.), por el momento no los incorpora aún. Lo que sí parece habérsele instalado entre octubre de 1999 y marzo de 2000 es una defensa pasiva antirradiación.

Propulsión

Al Charles de Gaulle lo propulsan dos reactores PWR (Press u rized  Water Reactor) del tipo K15, algo mayores aunque muy similares a los que emplean los submarinos del tipo Le Triomphant, de 300 MW de potencia en total. La propulsión se realiza por medio de dos turbinas GEC-Alsthom de 76.200 HP (56 MW) de alta presión para la marcha avante y otras dos de baja para ciar y dos hélices cuatripalas de paso reversible, con palas de formas especialmente concebidas para reducir la firma acústica.
La autonomía se prevé en cinco años de navegación ininterrumpida a 25 nudos sin que sea menester repostar su combustible nuclear. Puede llamar la atención la máxima velocidad que logra alcanzar, de 27 nudos, debida a disponer de sólo dos reactores, pero problemas de volumen de éstos a la vez que necesidades de no reducir las prestaciones militares impidieron el montaje de un tercer reactor que le hubiera proporcionado una velocidad punta mayor, tal vez del orden de los 30 o más nudos habituales en los grandes portaaviones nucleares norteamericanos.

foto: El gran argumento bélico del portaaviones nuclear francés será el Rafale M

 Habitabilidad

Parece evidente que un buque de tales prestaciones ha de poseer grados de habitabilidad verdaderamente notables. Aún así cabe destacar que la marinería se aloja en sollados de 9 a 21 hombres, con zona de servicios propia. La nave cuenta con tres cafeterías, cuatro salas de alerta, sala de esparcimiento, gimnasio y espacio deportivo, sala informática para navegar en Internet y envío de e-mails, así como las habituales oficina postal, peluquerías y tienda. En los espacios sanitarios funciona un hospital completo, con salas de cuidados intensivos (Ud), quirófanos perfectamente equipados, etc.
El personal al completo se reparte del siguiente modo: dotación del buque: 98 jefes/oficiales, 722 suboficiales y clases y
es 430 marineros. Grupo aéreo: 98 jefes/oficiales, 295 suboficiales y clases y 217 marineros. Estado Mayor: 15 jefes/oficiales, 18 suboficiales y clases y 9 marineros.
Puede acomodar también a 800 infantes de de Marina en estancias temporales.

Especificaciones

Desplazamiento: 36.600 tons. estándar, 40.578 a plena carga (hay fuentes que indican 34.500 y 36.600). Dimensiones:  eslora máxima 261,5 m.; en flotación 238; manga máxima en casco 31,5 m.; en cubierta de vuelo 64,4 m.; calado 8,5 m.

CONCLUSIÓN

Evidentemente, el portaaviones de ataque nuclear Charles de Gaulle es un buque magnífico que dará a la Marine Nationale y a Francia una fuerza y poder militares que se habían ido reduciendo a consecuencia de la obsolescencia de la pareja de Foch, aunque sólo el tiempo y la experiencia dirán si el costo de ese buque va a poder ser o no amortizado y si no hubiera sido mejor construir dos portaaviones con propulsión convencional en vez de uno nuclear. Pero tal pensamiento no deja de ser una consideración muy personal.

Revista Defensa nº 272, diciembre 2000, Camil Busquets i Villanova


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.