Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

“Estos diez años han sido los de mayor implicación en operaciones de la historia de las operaciones especiales en la Armada española”

Entrevistamos al Comandante de la Fuerza de Guerra Naval Especial (FGNE), COMNAVES, el coronel de Infantería de Marina Pedro A. Martínez Rodríguez de Lema. “Aquellos que en 2009 recibieron el cometido de reunir las capacidades de guerra naval especial de la Armada en una sola Unidad, radicada en Cartagena, se vieron ante una tarea ingente. Hubo que diseñar infraestructuras, normalizar los procedimientos de dos unidades muy diferentes (UOE y UEBC), proponer un nuevo sistema de formación para los nuevos operadores de guerra naval especial, definir qué nuevos materiales eran necesarios, elaborar publicaciones doctrinales, hacerse independientes del apoyo logístico que el TEAR y el Centro de Buceo de la Armada (CBA) proporcionaban a las unidades predecesoras. Todo ello mientras la participación de los boinas verdes de la Armada en operaciones crecía de forma casi exponencial. Porque estos diez años han sido los de mayor implicación en operaciones de la historia de las operaciones especiales en la Armada. El nivel de adiestramiento, disponibilidad y capacidad ha sufrido un incremento realmente significativo en estos diez años, y a los que estamos aquí ahora nos corresponde el deber de continuar por este camino”. Es el balance del Comandante de la Fuerza de Guerra Naval Especial sobre estos primeros diez años de vida de la FGNE.

¿Qué capacidades otorga la FGNE al MCOE y a la defensa de España en su conjunto?

Sobre la FGNE se articula la capacidad de operaciones especiales que la Armada aporta al esfuerzo conjunto, siendo capaz de ejecutar cualquiera de las misiones propias de las unidades de operaciones especiales.  A esta capacidad contribuye el resto del gran equipo Armada con unidades implicadas de una forma más o menos intensa. En un primer círculo están las escuadrillas de la Flotilla de Aeronaves (FLOAN) con rol de guerra naval especial, la Flotilla de Submarinos (FLOSUB), y el Grupo de Apoyo Especializado en Operaciones Especiales (GAES) de la Fuerza de IM (FIM) con unidades de la BRIMAR y de la Fuerza de Protección (FUPRO).  En un segundo círculo se encuentran el resto de buques y de la FIM.                                 

Es realmente la profunda integración de todas estas unidades con la FGNE, es decir no solo nuestra preparación en particular sino la del equipo como un todos,  lo que hace posible contar con una capacidad realmente única, lo que nos distingue de otras unidades de operaciones especiales, lo que nos ha convertido en una Unidad de referencia.  Esta capacidad no es una idea, es una realidad que ha sido convenientemente probada en acciones reales de reconocimiento especial, acción directa y asistencia militar.  Con ello estamos contribuyendo al establecimiento de un cinturón de seguridad más allá de nuestras fronteras ayudando a las naciones amigas a afianzar su propia seguridad mediante actividades de seguridad cooperativa.  Estamos contribuyendo a la estabilidad global participando en misiones de asistencia militar en Irak, una zona de interés global por tantas razones.  También estamos ayudando a garantizar la libertad de navegación en una zona de alto valor para los intereses nacionales como es el Cuerno de África.

¿Qué nos podría contar del incremento de la FGNE con la creación de un nuevo  equipo operativo (Estol ), como anunció el pasado año el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA)?

La FGNE va creciendo paulatinamente en entidad. Nuestra entidad es  significativa para una unidad de operaciones especiales de carácter naval, encuadrada en una Armada de las dimensiones de la nuestra. Pero es cierto que, como he mencionado antes, nos encontramos en una época de alta demanda de empleo para las UOEs de todo tipo y ello exige de más fuerza.  La Armada es un ejército que se ha caracterizado durante siglos por su capacidad para observar, analizar y adaptarse a las necesidades de la defensa nacional en cada momento. Y fruto de ello es la decisión AJEMA plasma en forma de Directiva en 2018 sobre el incremento de capacidades de Guerra Naval Especial de la Armada. Probablemente lo que más llame la atención es la próxima apertura de un nuevo Estol, lo que obliga evidentemente a un notable esfuerzo, dados los requisitos que se les exige a los operadores de guerra naval especial. La Armada siempre ha dado absoluta prioridad a la calidad sobre la cantidad, por lo que incrementar un 20% el número de operadores no es tema baladí. Se han tomado decisiones importantes para incrementar el número de egresados por curso sin detrimento, repito, de la calidad. Pero el incremento de capacidades va mucho más allá. Se están realizando estudios y en muchos casos se han iniciado la adquisición de muy diverso equipamiento. Nuevos vehículos para sustituir al veterano 4x4 Hummer, ¡y deben hacerlo superando sus resultados!.  Armamento individual y elemento de puntería, equipos de comunicaciones con nuevas capacidades, embarcaciones que deberán superar en mucho el rendimiento de las actuales, material de buceo tecnológicamente más avanzado, etc. Es necesario también buscar soluciones didácticas que permitan proporcionar a nuestros operadores la formación que necesitan para un mejor cumplimiento de las misiones de más probable empleo y obtener un mejor aprovechamiento de los nuevos equipos y materiales. No es solo un cambio cualitativo, será fundamentalmente cualitativo.

¿Es entonces suficiente la actual plantilla de personal de la FGNE ante la continua demanda de sus efectivos, sobre todo para llevar a cabo misiones de  asistencia militar a otros países?

Evidentemente, la apertura de un nuevo Estol va a permitir equilibrar el difícil balance entre tiempo desplegado en ultramar, tiempo de reciclaje y adiestramiento. Esa es la clave, porque en definitiva no debe olvidar que nos encanta estar muy demandados.

¿Cómo es la relación y qué preparación da la FGNE a la IM en general, y a unidades específicas como la Compañía de Reconocimiento o TAR del TEAR?

Yo no hablaría de la formación que da la FGNE al resto de la FIM. Tampoco es cierto lo recíproco. La FGNE realiza intercambios de conocimiento con todas aquellas unidades de la FIM que pueden apoyarnos a mejorar nuestros procedimientos porque tengan una especial dedicación a cierto tipo de cometidos. De la misma manera, cuando una Unidad sienta que le podemos aportar algo nosotros estamos dispuestos. Y esto se realiza mediante relaciones directas BRIMAR/FUPRO/FGNE ya que orgánicamente estamos integrados en la FIM. Podemos afirmar que se trata de una asociación simbiótica. La Compañía TAR comparte con nosotros infinidad de técnicas y tiene cometidos que se solapan con algunos de los nuestros. Por ello, es preocupación del general de la BRIMAR y mío que  exista un flujo lo más fluido posible de lecciones aprendidas, pero en ambas direcciones.

¿Cuáles son las unidades de Infantería de Marina que dan apoyo específico/continuado a las operaciones de la FGNE, y cómo se coordina la preparación con éstas?

Dentro de la BRIMAR se encuentran compañías de fusiles especialmente adiestradas para apoyar las operaciones de guerra naval especial, para lo cual comparten procedimientos con la FGNE. Los equipos de  Adquisición y Control del Apoyo de Fuegos (ACAF), de desactivación de explosivos o Explosive Ordnance Reconnaissance (EOD), guerra electrónica o Electronic Warfare (EW), etc. prestan también apoyo a estas operaciones. En la Plana Mayor de la FGNE se integran especialistas en Inteligencia. Finalmente, la FUPRO proporciona unidades cinológicas (perros). Finalmente, la Compañía TAR tiene capacidades que complementan las de la FGNE que pueden ser empleadas en caso necesario. Pero esto no debe tomarse como un grupo cerrado. Como he dicho la adaptabilidad es una característica fundamental de la Armada, y consecuentemente de la FIM. Las unidades que hoy pueden tener menor implicación en operaciones GAES pueden ser llamadas en un futuro próximo a participar en él cuando las necesidades operativas lo exijan.

¿Cómo coordina su labor diaria la FGNE con las otras unidades operaciones especiales  españolas y sus medios de apoyo?

El Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) fomenta desde hace muchos años la interoperabilidad entre las UOEs españolas. Y el MCOE tiene precisamente este cometido entre sus misiones principales, organizando anualmente ejercicios SOFEX para fomentarla. Independientemente de ello, vía orgánica a través de los estados mayores de los ejércitos y la Armada, se solicitan colaboraciones entre unidades para obtener beneficios comunes en el adiestramiento.

¿Qué experiencia obtuvo la FGNE del liderazgo español de las operaciones especiales de la NATO Response Force (NRF) de la OTAN durante el pasado año 2018?     

El que España, con el MCOE a la cabeza, liderase el Mando Componente durante la NRF18 supuso un importante reto y un espaldarazo positivo tanto para la estructura conjunta propiamente dicha, como para el resto de las unidades de operaciones especiales españolas, asumiendo la confianza y la responsabilidad de formar parte de un compromiso internacional de ese nivel.

¿Qué nos podría decir de las colaboraciones con la FLOSUB y de las ventajas que dará a la FGNE la incorporación de los nuevos submarinos S-80 Plus?

Las colaboraciones con la FLOSUB siempre son muy fluidas y frecuentes, y lo han sido desde la época de la UOE y la UEBC. Se creó un clima de trabajo muy sólido, que permite implementar una capacidad única de esta unidad, fundamental para cumplir con las misiones en las que pueda trabajar el binomio submarino-equipo operativo FGNE.   En cuanto a las ventajas que ofrecerá el S-80, su diseño ofrecerá una plataforma con diferente autonomía, discreción, capacidad de transporte de SOF,  comunicaciones, optrónica, ESM, etc. Conseguir el mejor aprovechamiento de las características del nuevo submarino será uno de los más importantes retos para la FGNE en los próximos años. Estoy seguro que será posible gracias al incombustible apoyo que siempre nos han prestado nuestros compañeros de la FLOSUB.

¿Y de las capacidades que dan las nuevas tecnologías a la FGNE en los campos de micro-UAS, sistemas ISR, EW, etc?

Como ya he dicho, incrementar las capacidades de  guerra naval de la Armada va mucho más allá de la mera entidad de la FGNE. Nuestra Unidad, de manera similar al resto de unidades de operaciones especiales, dispone de materiales tecnológicamente avanzados que requieren, para su correcta utilización y aprovechamiento, una elevada especialización de sus operadores. Estas nuevas tecnologías aportan un valor añadido de suma importancia a las operaciones de asistencia militar que realizamos ya que nos permiten actuar como facilitadores en las operaciones que realizan las UOEs de los países a los que apoyamos, proporcionando una Inteligencia que es siempre la clave del éxito en operaciones especiales.  Estas capacidades permiten ser quirúrgicos en la acción, y con ello actuar en los complicados escenarios actuales donde la amenaza se encuentra camuflada entre la población civil. Permiten también incrementar la protección de la fuerza ante las posibles reacciones de una fuerza en oposición.

¿En qué campos de las nuevas tecnologías se tendría que hacer un especial esfuerzo cara a dotar  con ellas a la FGNE en el futuro?

Teniendo en cuenta la velocidad en la que hoy día se desarrollan los acontecimientos en general y por citar alguna área concreta en particular, se puede aventurar que las capacidades de video en streaming y las comunicaciones por satélite asoman como potenciales áreas tecnológicas de gran relevancia. Ambas se hacen muy necesarias para mejorar y transferir información entre todos los niveles de mando implicados de manera casi inmediata, efectuar un mando y control acorde, así como establecer y mantener el enlace y apoyo en tiempo real a los equipos operativos en los diferentes teatros de operaciones, por muy alejados que se encuentren. El guiado de armamento de precisión es también fundamental para evitar daños colaterales en los complicados escenarios que he mencionado.

¿Se van a renovar otros medios de la FGNE, como las lanchas semirrígidas o rhib de asalto?

Tengo perfectamente claro además que es en el ambiente marítimo y litoral donde se espera que la FGNE sea una unidad líder, explorando el horizonte de manera que, en la medida de lo posible, los nuevos cometidos y amenazas no nos sorprendan.  En el caso concreto de las embarcaciones de combate de la FGNE, estas sufren un desgaste continuo debido a que están continuamente implicadas en operaciones. Por ese motivo, deben ser renovadas periódicamente. El momento de sustitución de cada modelo es el indicado para aplicar las lecciones identificadas durante su uso.  Estas lecciones aprendidas nos indican que debemos disponer de embarcaciones capaces de operar en condiciones de mar más demandantes, con mayores prestaciones de velocidad y autonomía, capacidad de fuego y cierta autoprotección. Y hemos iniciado el camino para contar con ellas, mientras otros modelos más recientes de entre los actuales seguirán unos años en uso con ciertas modificaciones.  

¿Qué cualidades debe tener un profesional, ya sean oficiales/suboficiales o personal de tropa/marinería, que se integra en la FGNE?

Audacia y resistencia mental y física son cualidades normalmente asociadas a todo operador de operaciones especiales. Yo quisiera destacar otras. El concepto GAES no es más que la normalización doctrinal de una realidad asumida hoy en día por toda la comunidad OEs. Las operaciones especiales no son posibles sin el apoyo de fuerzas convencionales. Esto obliga al operador a tener un carácter integrador proporcionando a cada uno su lugar en el equipo. Que ya nos es un equipo de individuos, sino un equipo de equipos. Nuestros Estoles operan en solitario o bien encuadrados en organizaciones operativas de muy pequeña entidad pero cuyas acciones pueden tener repercusiones, positivas o negativas al más alto nivel. Por ello cada operador debe ser consciente de que su acción individual puede tener graves consecuencias y eso exige autodominio, capacidad de reflexión y mentalidad amplia, para poder ejercer la iniciativa de forma adecuada.

Los medios son cada vez más sofisticados y su manejo exige una capacidad de aprendizaje que da una importancia progresivamente mayor a la capacidad intelectual.

Los medios son caros y difíciles de conseguir por lo que es necesario exprimirlos hasta sacar el mayor rendimiento posible a sus capacidades, para lo que hay que ser imaginativos. Esta imaginación nos permite además encontrar soluciones a los problemas militares nuevos que se nos presenten.

Y sobre todo, hay que ser humilde. Sin ésta es difícil componer equipos y, sobre todo, no es posible ejercer con eficacia la autocrítica para encontrar donde hay margen de mejora. Todo ello nos aleja de la imagen tradicional de una especie de Hércules con armas de fuego.

¿Qué maniobras o ejercicios realiza la FGNE con otras unidades de SO similares como el SEAL, y otras unidades similares de la OTAN?

Ninguna nación está sobrada de UOEs, las cuales tienen inmersas en un intenso ritmo de despliegues operativos Por ello, en la actualidad es tremendamente difícil realizar grandes ejercicios combinados. No obstante, la FGNE realiza adiestramientos cruzados con mucha UOEs de primera línea como pueden ser los SEAL de la US Navy, la Jednostka Wojskowa Formoza de Polonia, los Maritime Special Operations Forces (MARSOF) de los Países Bajos,  la Special Forces Group-joint (SFG) de Bélgica o el Destacamento de Ações Especiais (DAE) de Portugal. Estos ejercicios se realizan cuando los escasos huecos den la apretadas “agendas” de ambas unidades coinciden.  Particularmente, con el referido MARSOF de Holanda se realizó el pasado año un ejercicio del tipo “INTEGREX” como preparación para la NRF-18, embarcando todos los medios de personal y material a bordo del navío anfibio  “Castilla” desde el que se actuó conjuntamente.

¿Se realizan colaboraciones similares con unidades de Marruecos, Argelia, etc?

La FGNE mantiene un notable esfuerzo de colaboración con las UOEs equivalentes de  los países del Norte de África y Sahel (Marruecos, Egipto, Argelia, Túnez, Mauritania, Cabo Verde, Senegal…) en el ámbito del concepto de Seguridad Cooperativa. Además el MCOE organiza anualmente la participación de una Fuerza de Operaciones Especiales Conjunta en el ejercicio FLINTLOCK, auspiciado por el Special Operations Command Africa (SOCAFRICA) de los Estados Unidos. En este ejercicio se colabora con diversas naciones africanas y es una magnífica oportunidad para el conocimiento mutuo.

¿Qué se aprende y qué se enseña en estas maniobras conjuntas?

Si estamos hablando de naciones aliadas, el valor más importante de los ejercicios conjuntos radica en intercambiar procedimientos que no son más que la aplicación práctica de las lecciones aprendidas en operaciones. Eso contribuye a la eficacia y a la seguridad de los operadores. Si hablamos de ejercicios con países del sur, la colaboración mutua contribuye al establecimiento de una esfera de seguridad alrededor de nuestra nación. Por otro lado, el conocimiento mutuo y el entendimiento progresivo contribuyen a romper muros de desentendimiento y sustituirlo por vías de confianza, lo que es fundamental si queremos convivir en armonía.

¿Nos podría valorar algo más de estas colaboraciones?

Como digo abriendo a nuestros vecinos unas unidades que hasta hace poco más de una década eran celosamente ocultadas, estamos cambiando el paradigma. Distintas culturas, distintas estructuras gubernativas pueden colaborar en el establecimiento de un ambiente de seguridad que nos envuelva a todos. Quiero decir que estas colaboraciones tienen un impacto que va mucho más del mero intercambio de conocimientos militares.

¿Cómo ve el futuro próximo de la FGNE, cara a las crecientes amenazas que afectan a España?

La FGNE no es más que un ejemplo de UOE. Dotada de personal con un acentuado espíritu de servicio, capacidad de trabajo e imaginación se adaptará continuamente a los cambios en el entorno. Porque lo único que es permanente es el cambio. Por otro lado su reducida entidad hace que no sean necesarios programas de adquisición de gran costo que deber ser llevados a cabo en varios años, es decir no solo es adaptativa también es veloz.  Preveo que las UOEs, y la FGNE en particular, mantendrán el ritmo en operaciones actual porque han demostrado ser una herramienta excepcionalmente rentable en términos de coste/eficacia y por su habilidad para obtener resultados apreciables con una menor presencia, lo que es mejor aceptado en determinadas regiones.  Finalmente, España es un país marítimo con unos intereses de primer orden asociados a la seguridad de sus vías de comunicaciones marítimas y a la libertad  de navegación global, por lo que necesita de una Armada capaz, completa. Y para serlo precisa de nosotros, como nosotros precisamos de la Armada para ser lo que somos.

El mayor reto seguirá siendo general el personal que debe dotar a la Unidad y que constituye su principal activo. Esa es mi principal preocupación, mantener el nivel de excelencia en la selección y formación de los operadores de guerra naval especial.  A ellos, inevitablemente, se deberá unir el personal de apoyo necesario para el mando y control de las unidades subordinadas y el mantenimiento de los complejos sistemas de la Unidad.   Por último, como las OEs en general, seguirá necesitando la concurrencia de unidades convencionales que complemente su acción. Visualizar anticipadamente los riesgos, identificando los apoyos necesarios y estableciendo y practicando los procedimientos comunes adecuados, será un esfuerzo clave. Porque ya hace muchos años que España ocupó su lugar en la tarea colectiva de lograr un mundo más libre, más justo y más solidario y no lo va a abandonar. Y la Armada, la FIM y la FGNE son conscientes de que tienen un cometido que desarrollar dentro de esta misión general.

El coronel Pedro Antonio Martínez Rodríguez de Lema

Nació en San Fernando, Cádiz, el 27 de octubre de 1962. Ingresó en la Escuela Naval Militar (ENM) el 15 de agosto de 1982, obteniendo el Real Despacho de teniente el 16 de julio de 1987. Diplomado de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas y Mando de Unidades de Operaciones Especiales, posee la Especialidad en Artillería y Coordinación de Fuegos y las aptitudes de Operaciones Anfibias y Expedicionarias, Buceador Elemental y Paracaidismo en Apertura Manual, entre otras, así como el Curso Superior de Operaciones del Ejército de Tierra.

Ha servido en todos los empleos en destinos de operaciones especiales y posteriormente de guerra naval especial: segundo jefe y Comandante de Estol, jefe de Operaciones y Segundo Comandante de la Unidad de Operaciones Especiales (UOE), profesor principal del Curso de Operaciones Especiales para tropa de IM, Segundo Comandante y Jefe de Plana Mayor (PLM) en la FGNE y jefe de la sección de adiestramiento y valoración del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE). Fuera de este ámbito fue Comandante de Grupo de Artillería de Desembarco (GAD) de la Brigada de Infantería de Marina (BRIMAR), habiendo estado destinado en el Estado Mayor del Tercio de Armada (TEAR), en el Cuartel General de las Fuerzas de Apoyo y Ataque de la OTAN en Nápoles, en el Cuartel General de la IM y en la División de Operaciones del Estado Mayor de la Armada.  Ha participado en varias misiones internacionales, en las operaciones IFOR y SFOR (Bosnia Herzegovina), MINUSTAH (Haití), FINUL (Líbano), ISAF (Afganistán), Active Endeavour (OAE) y Sea Guardian (OSG), ambas en el Mediterráneo. De estas, en FINUL fue Comandante de la Fuerza de Operaciones Especiales Conjunta I (FOE I Líbano), y tanto en OAE como en OSG, Comandante del Elemento de Mando y Control de Operaciones Especiales (SOCCE) activado para las citadas operaciones. Está en posesión de diversas condecoraciones tanto nacionales como extranjeras. (Julio Maíz Sanz)

Fotografías: El coronel de IM  Pedro A. Martínez Rodríguez de Lema.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.