Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Marine Nationale, la gran fuerza de respuesta de Francia

La República francesa tiene unas de las más poderosas Fuerzas Armadas (FAS) del mundo, entre las que se distingue la Marine Nationale (MN), que otorga al poder político francés una gran capacidad de respuesta inmediata en cualquier punto del mundo, incluso de manera unitaria y sin necesidad de contar con aliados en la zona de operaciones. Esta capacidad está encabezada por el grupo naval que se forma en torno al portaaviones Charles de Gaulle (CDG), que cada vez que un gran atentado islamista radical afecta a Francia sirve para reforzar las acciones que realizan permanentemente las FAS galas contra el territorio del Daesh, cuyo actual despliegue está cifrado en unos 1.000 efectivos y 16 aeronaves, entre ellas un aparato de patrulla Atlantique 2 de la MN. (Artículo publicado en Revista Defensa nº 461, septiembre 2016)

Así, tras el atentado del 14 de julio de 2016 de Niza, se ponía de nuevo en juego para reforzar la capacidad de ataque francesa en la denominada Operación Inherent Resolve contra uno de los principales focos del problema islamista radical, del que los europeos sólo se acuerdan cuando golpean sus asesinos a afines en el Viejo Continente. Adicionalmente, la MN confiere a Francia un gran poder de disuasión atómica, basado en la capacidad de lanzamiento de misiles balísticos intercontinentales nucleares, o SLBM (Submarine-Launched Ballistic Missile), de sus submarinos. Además, estamos ante una fuerza muy veterana, ya que la estabilización de la Armada gala, en principio como Marine Royale, data de 1624. Se da el caso curioso que en la actual Francia republicana todavía designa popularmente a ésta como La Royale.

Foto: La Marine Nationale tiene 3 LHD o, según su designación, Bâtiment d’Intervention Polyvalent (BIP). En la imagen el tercero de su clase, el “Dixmude” L9015 (foto US Navy).

La MN, además de ser la más importante de Europa Occidental, al menos hasta que la Royal Navy británica tenga en servicio sus 2 portaaviones actualmente en construcción, cuenta con mandos y bases navales permanentes en los cinco continentes. Alinea unos 180 buques, que desplazan casi 500.000 ton. divididos en navíos de combate y apoyo logístico en alta mar (poco más de 70 unidades); en torno a un centenar de unidades diversas (lanchas de desembarco, científicas, escuela, policía marítima y remolcadores) y 10 submarinos nucleares, 4 portadores de SLBM y 6 de ataque. Cuenta con unos 36.000 marinos –de los que 5.000 trabajan fuera de su seno, en el Ministerio de Defensa, el Estado Mayor de los Ejércitos, el Batallón de Marinos-Bomberos, etc.– y unos 2.800 civiles trabajan para la organización.

Al frente del organismo castrense está el jefe del Estado Mayor de la MN, que cuenta como principal instrumento para instrumentalizar su mando con el Estado Mayor de la Marina, con sede en París. El cargo está ocupado, por acuerdo del Consejo de Ministros del 6 de julio de 2016, por el almirante Christophe Prazuck. Bajo sus órdenes están las Fuerzas, que se dividen en cuatro componentes:

- La Fuerza de Acción Naval (FAN), que reúne el grueso de la flota de superficie, incluyendo los navíos de combate y los logísticos que los apoyan durante sus operaciones.

- La Fuerza de Submarinos (FSM).

- La Aviación Naval, que manda un almirante con sede en Tolón (ALAVIA), es designada en francés como Aéronavale y en ella trabajan unos 5.000 profesionales. Está asentada en cuatro bases aéreas, desde donde operan más de 200 aeronaves, más algunas en reserva, que van desde los helicópteros de rescate a los modernos cazabombarderos Dassault Rafale, con capacidad de lanzamiento de armamento nuclear, pasando por los veteranos, aunque muy modernizados, aviones de patrulla naval Breguet (hoy Dassault Aviation) Br.1150 Atlantique-2.

- La Fuerza Marítima de Fusileros Navales y Comandos (FORFUSCO), compuesta por unos 2.000 efectivos, destinados principalmente a la protección de las bases y a las operaciones especiales.

Entre sus otros componentes están la Gendarmería Marítima, el Batallón de Marinos-Bomberos de Marsella y el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico. Para su sostenimiento cuenta con Servicios Logísticos de la Marina (SLM) y el Servicio de Sostenimiento de la Flota (SSF). Finalmente, reseñamos al Organismo de Formación de la Marina, que incluye una serie de escuelas, entre las que la más conocida es la Naval, sita en la localidad bretona de Lanvéoc-Poulmic, que desde 1827 forma a los futuros oficiales navales.

Respuesta al terrorismo

La joya de la corona de la MN es su portaaviones de propulsión nuclear CDG, que desde principios del año pasado ha tenido un intenso trabajo. Así, el 18 de noviembre, cinco días después de los atentados en París que se saldaron con 137 asesinatos, el CDG y su Grupo salían de su base de Tolón con una dotación de 26 cazabombarderos Rafale y Super Étendard Modernise (SEM), que realizaron continuos ataques contra el Daesh, tanto en primera instancia desde el Mediterráneo, como, posteriormente, desde el Golfo Pérsico. Durante cuatro meses de operaciones, los ataques, que han representado durante el periodo el 25 por ciento del total de los lanzados por la coalición, fueron muy importantes para la recuperación de Ramadi (Irak) de manos de los islamistas y neutralizar a cientos de yihadistas.

Foto: Un cazabombardero “Rafale” a punto de despegar desde la cubierta del “Charles de Gaulle” para atacar objetivos del “Daesh” (foto Marine Nationale).

Previamente aquel mismo 2015, tras los atentados de enero contra Charlie Heddo, el citado portaaviones y su grupo naval operaron durante casi dos meses, entre el 23 de febrero y mediados de abril, activamente en el marco de la operación internacional contra las zonas de Irak que dominan los terroristas islamistas. Durante esas ocho semanas, los cazabombarderos de la Aéronavale embarcados en navío de los mencionados modelos lanzaron una media de 10 a 15 salidas de combate diarias, según el Estado Mayor de la Defensa de Francia. Tradicionalmente, la doctrina gala conllevaba contar con 2 portaaviones, como así fue durante los últimos cuarenta años del siglo pasado, cuando el binomio formado por los convencionales Clemenceau y Foch aseguraron la disponibilidad permanente de, al menos, uno de estos buques.

En los años ochenta se planeó la construcción de 2 navíos de propulsión nuclear para sustituir a éstos, aunque, finalmente, debido a los recortes presupuestarios y al incremento de los costes, sólo se construyó el citado CDG, que, tras sufrir varios retrasos, entró en servicio en mayo de 2001. Enseguida el navío se convirtió en el buque insignia de la MN y en el mayor de combate de Europa Occidental. Actualmente no existe un proyecto en firme para construir otro portaaviones, a pesar que en su momento se estudió construir un segundo basado en el citado diseño británico de la Clase Queen Elisabeth. La actual situación económica de crisis ha determinado que desde el Eliseo se dé prioridad a proyectos que, además de dotar a la MN, tengan viabilidad de cara a su exportación, a fin de facilitar las opciones de la poderosa industria naval militar gala, como es el caso de las fragatas multimisión del tipo FREMM (Frégate Multi-Mission), que la Marina designa como Clase Aquitaine. Se ha de tener en cuenta la total sintonía entre la MN y los astilleros, cuyo buque insignia es la empresa estatal DCNS, que tiene sus principales plantas en las localidades atlánticas de Cherburgo, Brest y Lorient y en el mediterráneo puerto de Tolón.

Foto: Las 2 fragatas de la Clase “Horizon” que tiene la Marine Nationale en su base de Tolón (foto Julio Maíz).

El CDG debutó encabezando la participación gala en la operación internacional Libertad Duradera, apoyando con su poderoso Grupo Aéreo Naval (GAN) embarcado el despliegue de las fuerzas internacionales en Afganistán, tanto en aquella ocasión, en 2001-02, como en diferentes campañas: 2005, 2006 y 2010. Adicionalmente, en 2011, en el marco de la Operación Harmattan, intervino muy activamente en las actividades contra la Libia del coronel Gadafi, contabilizando hasta 840 salidas de ataque protagonizadas por sus cazabombarderos embarcados. Entre el 20 noviembre 2013 y el 18 febrero 2014 el navío y su Grupo se desplegaron en el Golfo Pérsico en el curso de la Operación Bois Belleau, en la cual se realizaron a lo largo de cinco semanas maniobras con el Carrier Strike Group 10 (CSG-10) de la US Navy, encabezado por el portaaviones USS Harry S. Truman.

Un despliegue global

Geográficamente, la MN divide la responsabilidad de sus áreas de actuación en una serie de mandos permanentes, que asumen almirantes y ejercen sus funciones sobre las zonas marítimas, y que dependen directamente del CEMA (Chef d'État-Major des Armées), que es el máximo responsable militar galo, cargo que asume actualmente el general Pierre Le Jolis de Villiers de Saintignon. Adicionalmente, puede designar un almirante para encabezar todos los medios asignados a una misión específica. El despliegue geográfico en la Francia metropolitana tiene los siguientes mandos:

- Zona marítima del Atlántico, con sede en Brest.

- Zona marítima del Mediterráneo, en Tolón.

- Zona marítima del Canal de la Mancha y el Mar del Norte, en Cherburgo.

En los territorios franceses fuera de Europa, que ellos designan como de outre-mer, se encuentran:

- Zona marítima de Antillas-Guayana (Caribe), con sede en Fort de France.

- Zona marítima del Océano Indico, en Yibuti.

-Zona marítima del Océano Pacifico.

Foto: La Aéronavale cuenta con 3 aviones de alerta aérea temprana y control Northrop Grumman E-2C 2000 “Hawkeye” (foto US Navy).

Adicionalmente, hay que mencionar que existe un mando autónomo, el ALFOST (Almirante Fuerza Oceánico Stratégique) estratégico, que controla los submarinos que lanzan SLBM, designados por la MN como SNLE (Sous-Marins Nucleaires Lanceurs Engins). La presencia global, que se extiende a los tres Océanos y los cinco continentes, se sustenta en una cadena de bases. En el Caribe tiene dos instalaciones, Fort de France (Martinica) y Degrad des Cannes (Guayana); en el Océano Indico, en la isla de la Reunión, sita frente a Madagascar, cuenta con la base de Port des Galets; y en el Pacífico-Oceanía están las de Nouméa (Nueva Caledonia) y Papeete (Polinesia francesa). Para modernizar la capacidad naval en estos escenarios y reemplazar a los navíos BATRAL (Bâtiment de Transport Léger) de transporte ligero, ya en periodo de baja, que han operado desde estas bases, se construyen 4 B2M (Bâtiment Multi-missions), el primero de los cuales, el D'Entrecasteaux, que da nombre a la Clase, se entregó el 25 de marzo de 2016, iniciando en mayo el largo viaje a Nueva Caledonia. Los otros se desplegarán en Papeete, Port des Galets, y Fort de France.

Adicionalmente, Francia tiene acuerdos con algunos países claves para utilizar permanentemente bases: En el estratégico Golfo Pérsico dispone de una instalación en Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos), donde también tiene un destacamento con cazabombarderos la Fuerza Aérea gala (Armée de l’Air) y el Armée de Terre, y es la única presencia militar extranjera fija que ha autorizado los Emiratos en su territorio. En Dakar (Senegal) se da apoyo a los navíos galos, que muy a menudo operan en aguas del Atlántico Occidental; y especialmente en las del Golfo de Guinea. Justo al otro extremo de África, en el puerto de Yibuti, se encuentra otra de las más activas bases navales de la MN y más desde el inicio de la Operación Atalanta, que se utiliza también mucho por los navíos que van o vuelven del Océano Indico y el Pacífico.

Los imprescindibles navíos de escolta

Actualmente la MN tiene en servicio 4 fragatas antiaéreas, 2 de la Clase Cassard y 2 de última generación, de la Horizon, que incluyen un sistema de lanzamiento de misiles Aster-15 y 30 mediante células de disparo vertical Sylver. Estos últimos navíos de escolta, al igual que las FREMM, han sido desarrollados conjuntamente con Italia, que está dotando a su Marina Militare (MM) de sendos proyectos navales. A ellos se suman 5 fragatas antisubmarinas George Leygues y 5 de diseño furtivo de la Clase La Fayetee. Tambén la MN alinea 6 fragatas ligeras de la Clase Floréal, aunque en este caso hablamos de buques construidos con baremos industriales, destinados, más que a combatir, a asegurar el control de las amplias ZEE (Zona Económica Exclusiva) de la Francia continental y del outre-mer. Desde hace unos años, la necesidad de hacer frente a escenarios de guerra asimétrica y las operaciones contra el terrorismo y la piratería han incrementado la necesidad de barcos de esta última Clase.

Foto: La fragata “Cassard” (D614) escoltando al portaaviones USS “George H.W. Bush” (CVN 77) de la US Navy. La colaboración entre ambas fuerzas navales es constante frente al “yihadismo” (foto US Navy).

Asimismo, también por sus bajos costes operativos, los denominados avisos de la Clase D'Estienne d'Orves, unos buques de escolta incluidos en la categoría de corbetas, de los que quedan 9 en servicio y son muy utilizados. Actualmente la MN está en pleno proceso de integración de las modernas fragatas multimisión FREMM, de las que pensaba incorporar 11 y que los recortes presupuestarios dejarán reducidas en principio a 8, mientras que el otro socio del programa, la MM, tiene pensado incorporar 10. Hasta el momento los astilleros de la DCNS de Lorient ya han entregado 4 a la MN: Aquitaine, Provence, Languedoc, además de la Normandie, que se vendió a Egipto en 2015 y se entregó en junio de aquel año, donde se llama Tahya Misr. Es de resaltar que, entre las 2 primeras citadas, se construyó una idéntica para la Real Marina de Marruecos, la Mohammed VI, en un claro gesto político del Gobierno galo a uno de sus principales aliados en el Norte de África.

La gran polivalencia de las FREMM tiene de momento el hándicap de que no cuentan con misiles de crucero operativos, que hubieran sido muy útiles para golpear a los yihadistas en Irak y Siria, si bien ya está en fase de solución. De hecho, la Aquitanie ya los tiene instalados y el 19 de marzo de 2015 lanzaba uno en una zona de ensayos cercana a la isla de Levante, en el Sur de Francia. El arma en cuestión es el denominado MdCN (Missile De Croisière Naval), un sistema de misiles crucero de la firma gala de misiles MBDA, de los definidos de stand-off (fuera del alcance de las defensas enemigas), que deriva del sistema aire-suelo Storm Shadow/SCALP. La puesta en marcha del programa se remonta a diciembre de 2006, que fue cuando la DGA asignó el contrato a la empresa para desarrollar el MdCN y posteriormente construir hasta 250 unidades con los que dotar a las FREMM y a los futuros SNA (Submarino Nuclear de Ataque) de la clase Barracuda. Está previsto, que los primeros, en su versión para sumergible, se libren en 2017.

La MN tiene oficialmente cubierta su necesidad de patrulleros en Francia con la incorporación de los citados avisos a estas tareas, que refuerzan a los de la clase OPV (Offshore Patrol Vessel) 54 Athos y otros navíos asignados a la fuerza de Servicio Público. Actualmente, el más moderno de los patrulleros OPV es el L’Adroit, que es el la cabeza de serie de la Clase Gowind, una familia de navíos de entre 1.100 a 2.400 ton. Ha sido desarrollado y construido con fondos de DCNS, de cara sobre todo a su exportación, habiendo obtenido importantes pedidos por parte de Egipto, Gabón y Malasia.

Submarinos nucleares

La MN es una de las cinco fuerzas navales que cuentan actualmente con submarinos de propulsión nuclear, a las que se sumará la India. Actualmente posee la capacidad, de ordenarlo el presidente de la República, para iniciar un ataque nuclear total, ya que sus 4 SNLE de la Clase Le Triomphant serían los responsables de lanzar los misiles balísticos estratégicos de cabeza múltiple mar-suelo, Aérospatiale (hoy Airbus Defence and Space) M.45, que están en proceso de sustitución por los M.51 del mismo fabricante, que previsiblemente finalizará en 2018. Si tenemos en cuenta que cada uno lleva 18 de estos proyectiles y que, a su vez, portan de seis a diez cabezas, nos podemos hacer una idea de la capacidad de destrucción que tienen. Estos sumergibles se encuadran en la FOST, que los basa en una instalación de alta seguridad sita en denominada Isla de Longue, cercana a la naval de Brest.

Foto: El submarino de ataque nuclear “Améthyste” (S605) es uno de los 6 de la Clase “Rubis” que tiene la Marine Nationale (foto Julio Maíz).

Respecto a los SNA, actualmente la MN tiene en servicio 6 Rubis/Casablanca, que serán sustituidos a partir de 2017-18 por los de la nueva Clase Suffren, basada en el programa Barracuda. Las misiones que realizarán serán similares a las que llevan a cabo los actuales SNA, aunque con mejores capacidades, que incluirán un espacio adicional para alojar hasta 10 miembros de las fuerzas especiales. El proyecto, que se inició en 2006, deberá de estar en servicio en 2018, tras su puesta a flote prevista para finales de 2016. Posteriormente, según el calendario que maneja la DGA, cada dos años se debería recibir un sumergible, hasta completar la entrega del sexto y último de la serie, previsiblemente a finales de la próxima década.


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.