Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


Uruguay ampliará los acuerdos de defensa con Rusia: el suministro potencial aviones de combate y helicópteros

La Presidencia de la República autorizó al Ministerio de Defensa a rubricar un tratado con la Federación Rusa que tiene múltiples áreas de cooperación, entre las que se destacan los intercambios de equipos, información, de especialistas, ejercicios conjuntos, capacitación de personal y tareas conjuntas en misiones de paz.

Este convenio ampliará un acuerdo marco firmado en 2002 entre ambos países. En 2011, el Ministerio de Defensa firmó un acuerdo por el cual se cancelaba la  deuda que mantenía Rusia con Uruguay por ventas realizadas a la ex Unión Soviética, de las cuales quedaba un remanente de un millón doscientos cincuenta y tres mil dólares,  saldado con materiales destinados a las misiones de paz.

Previamente, Uruguay había recibido un considerable lote de material ruso, desde mediados de los 90, alguno procedente de la ex RDA, otro adquirido en condiciones bastante ventajosas, otros, como los fusiles AK-101 o los lanzacohetes RPG V7, recibidos directamente por el contingente uruguayo en el Congo integrado en la MONUSCO, además de vehículos tácticos UAZ (recientemente desprogramados), material de Ingeniería, ambulancias y vehículos administrativos GAZ.

Los materiales se dividieron en equipamiento de transporte, camiones Ural, camiones grúa y cubiertas, para el Ejército y la Armada,  entregado una parte en Uruguay, otra en Haití y otra en el Congo. Posteriormente camiones Ural fueron destacados también en la Estación Antártica Uruguaya. En los últimos años fue el Ministerio del Interior que seleccionó a Rusia como proveedor, adquiriendo importantes lotes de fusiles de asalto AK-103, ametralladoras Bizon, algunos Dragunov, blindados Gaz Tiger, así como camiones Ural para Bomberos.

El 26 de abril de 2016, el viceministro ruso de Defensa, Anatoli Antónov, se entrevistó en los pasillos de la V Conferencia de Seguridad Internacional de Moscú con su homólogo de la República Oriental del Uruguay, Jorge Menéndez (entonces subsecretario), con quien analizó temas de cooperación técnica y militar.

Ya el acuerdo de 2002 cubría el suministro de armamento, técnica militar y otro material de uso bélico; prestación de servicios de aseguramiento de la explotación, mantenimiento y modernización de los armamentos y técnica militar  ya suministrados y también prestación de otros servicios de carácter militar; transferencia de licencias para la producción de armamento y técnica militar y prestación de asistencia técnica en la organización de su fabricación; suministro de equipos y materiales y prestación de asistencia técnica en la fundación y equipamiento de los objetos de uso militar; formación del personal militar; asistencia en la instalación de las fábricas de reparación de armamentos y técnica militar; envío de los especialistas para prestar asistencia en la realización de los programas conjuntos en la esfera de la cooperación técnico-militar; otras áreas de cooperación a ser establecidas por las partes.

El convenio hoy negociado se presenta como más ambicioso y contempla por parte de Rusia, principalmente, el suministro potencial de aeronaves de combate, de ala fija para suplantar a los obsoletos A-37B de la FAU (mucho se habló del Yak 130, precalificado por la Fuerza Aérea, aunque la contingencia económica uruguaya momentáneamente lo aleja de las actuales posibilidades, quizá más próximas a alguna versión muy actualizada de SU-25 o el SU-39) y helicópteros medianos, de cara a los crecientes compromisos marítimos uruguayos, que encuentran a la Aviación Naval en una dramática crisis material.

Otras opciones tecnológicas interesantes para Uruguay, de exitir un presupuesto o posibilidades comerciales interesantes, la constituyen los nuevos proyectos aeronáuticos en materia de transporte militar, como el IL 112, por ejemplo. En el ámbito aerocomercial, horas antes de iniciarse la última edición de FIDAE, el Instituto Behring-Bellinhausen de coperación entre Rusia y las Américas había organizado en Montevideo una amplia conferencia sobre el SSJ-100, aeronave que se considera una de las alternativas ideales, por autonomía, capacidad y versatilidad operartiva, para escenarios como el uruguayo, inclusive frente a sus rivales , Embraer 190  o Bombardier C. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.