Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Rescates de la Fuerza Aérea Uruguaya en el Congo tras producirse enfrentamientos con decenas de bajas

El pasado sábado la localidad congolesa de Kamanyola, en la frontera con Burundi y en la que habitan muchos refugiados burundeses (unos 2.000) de la etnia Tutsi, fue escenario de duros enfrentamientos con el Ejército del Congo cuando éste detuvo a un puñado de rebeldes armados con implementos caseros en actitud sospechosa al que otro grupo mayor intentó liberar posteriormente. La fuerte reyerta se saldó con unos 40 muertos y más de un centenar de heridos al abrirse  fuego sobre la aglomeración. Debido a la confusión informativa imperante, ACNUR pidió una profunda  investigación de los hechos.

Más de 400.000 personas han huido de Burundi desde abril de 2015, casi 45.000 de ellas  residen en el Congo, habiéndose generado anteriormente otros sucesos violentos similares. Debido al cariz de la situación, el contingente uruguayo desplegado en el país fue puesto en alerta por Naciones Unidas para asistir y trasladar a los heridos. Kamanyola se encuentra a unos 20 minutos de vuelo desde la base uruguaya de Bukavu, para llegar a la misma se debe sortear una cadena montañosa de 2.500 metros de altura.

Las tareas humanitarias insumieron unas cuantas horas, realizándose múltiples evacuaciones aeromédicas en los dos helicópteros Bell 212 de la URUAVU (Uruguayan Aviation Unit-Unidad de Aviación Uruguaya al servicio de la ONU),  pertenecientes a la Fuerza Aérea Uruguaya. Todos los vuelos fueron efectuados en horas de la noche , por lo tanto, utilizando dispositivos de visión nocturna. A último momento, una aeronave Oryx de Sudáfrica se sumaría al operativo de evacuación.

Por su parte, la URUASU (Uruguayan Airfield Support Unit- Unidad Uruguaya de Soporte al Aeropuerto de Kavumu, que gestiona )  acondicionó sus instalaciones , haciéndose cargo de la operación en tierra y recibiendo hasta el momento aproximadamente 27 heridos, sobrepasando esa cifra el número de ambulancias disponibles, por lo cual algunos fueron atendidos en la aeroestación. Todos los pacientes revestían  cuadros de gravedad, algunos de ellos con múltiples impactos de bala.

Debido a la gran cantidad  de evacuados que continuaron llegando desde Kamanyola, la Fuerza Aérea requirió  apoyo a la Compañía de Ingenieros del Ejército Nacional (aportando, además, dós medicos y dos enfermeros)y a la Compañía “Riverine” de la Armada Nacional de Uruguay, los cuales se encuentran apoyando esta misión con ambulancias, personal sanitario y otro tipo de efectivos.  Ambas unidades de la Fuerza Aérea  Uruguaya, además,  debieron operar bajo su máximo esfuerzo al momento de mayor actividad e incertidumbre sobre eldevenir de los acontecimientos.

Días atrás, en Nyanzale, ya se debió trasladar a un integrante de las Fuerzas Militares de la República Democrática del Congo (FARDC), con una  considerable “herida de bala en miembro superior derecho y posible fractura de humero”, siendo evacuado al hospital de la ciudad de Goma. Simultáneamente a estos sucesos, en las últimas horas se producía un terremoto de magnitud 5.0  en Bunyakiri (provincia de Kivu del Sur), a 23 Km. al Noroeste de la ciudad de Bukavu,en el mismo entorno operativo de las tropas uruguayas, sin consecuencia para los integrantes de los Cuerpos de Paz. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.