Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Muere en la cárcel el primer general uruguayo procesado en actividad por temas vinculados a la dictadura

(defensa.com) Fuerte malestar en el ámbito militar ha producido el fallecimiento, por problemas respiratorios, del Gral. Miguel Dalmao, quien fuera procesado en 2010 (aún en activo y comandando la IV División del Ejército), apresuradamente y sin testimonios correctamente identificados por el fallecimiento en 1974 de una detenida- entonces dirigente juvenil del Partido Comunista, en instalaciones militares en que Dalmao cumplía funciones secundarias como alférez, recién egresado de la Escuela Militar.

El juicio  no solo unificó a la oposición en contra del procedimiento, también a grupos de izquierda o centro izquierda (como el líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, quien no halló causa alguna que propiciase tal decisión, lo mismo que otros correligionarios suyos), e inclusive a oficialistas moderados, entre  ellos la entonces reciente ex ministra de Defensa, Azucena Berrutti- ex defensora de presos políticos- quien afirmó claramente que Dalmao- ascendido a general por Tabaré Vázquez y de fluida relación con su gobierno- "estaba absolutamente mal procesado".

Su expediente fue instruído por dos fiscales reconocidamente  izquierdistas: Mirta Guianze, de tendencia radical (quien afirmó que si Dalmao no mató a la fallecida, tal vez sabría quien lo hizo, para justificar su parecer) y  actual jerarca del gubernamental Instituto de Derechos Humanos, así como Carlos Negro , quien durante una suplencia aumentó inusualmente la pena solicitada a 28 años por "homicidio político en grado de autoría a título de dolo eventual", lo que fue refrendado por la jueza actuante, Dolores Sánchez, la cual agregó que el acusado habría pertenecido a un organismo cordinador de operaciones antisubversivas, extremo que posteriormente se demostró totalmente falso, no obstante lo cual, la sentencia se mantuvo.

El mismo juez que iniciará el expediente (luego de archivarlo dos años antes por falta de pruebas), Rolando Vomero, que había procesado por difamación a instancias de una fiscal también izquierdista al escritor Álvaro Alfonso por recoger declaraciones que apuntaban a la condición de doble agente de un dirigente comunista en un libro histórico, sin afirmarlo, confesó procesar a Dalmao solamente "por convicción".

El propio presidente Mujica (insinuándole que la balanza de la justicia estaba demasiado radicalizada), así como el actual Coordinador Nacional de Inteligencia, Gral. del Aire José Bonilla, han visitado a Dalmao estando en prisión, así como el Centro de Estudios de Derechos Humanos del Uruguay (CEDDHHU) denunció “la prosecución de decisiones judiciales que tienden a hacer realidad una 'justicia del enemigo', al dictar esa condena 'por convicción', sin un apoyo efectivo de pruebas que la avalen"

Treinta años después de los hechos, el conocido alergista Dr. Marcos Carámbula, hoy senador electo por el Partido Comunista,  que era estudiante en la época del suceso, declaró que había examinado el cadáver, -vestido y en el féretro-, y  vio signos de violencia, únicos indicios, además de testigos no identificados, para procesar al ex jerarca castrense. El propio ministro de Defensa , Eleuterio Fernández Huidobro, sugirió días atrás la conveniencia de evitar determinadas muertes en prisión, ateniéndose a un informe sobre la situación de salud, entre otros,  del Gral.  Dalmao, elevado por la Cruz Roja al gobierno uruguayo y rechazado por el magistrado a cargo. Ello significó sonoras polémicas con algunas ONG y, a la postre, fortalece la posición del jerarca ministerial frente a grupos extremistas que, no obstante ratificado Huidobro por el presidente electo, Tabaré Vázquez, quisieran ver al número 3,  de esa dependencia, Ricardo Planchón, como titular, quien no goza de prestigio técnico ni político frente a sus subordinados.

El caso Dalmao estaba en recurso de casación, con  apreciables posibilidades, frente a la Suprema Corte de Justicia, que ya ha debido liberar a tres coroneles (Juan Carlos Gómez, Walter Gulla y Tranquilino Machado) por falta de pruebas o graves errores procesales. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.