Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian


La Fuerza Aérea Uruguaya retomará los vuelos de entrenamiento

El comandante en jefe de la Fuerza Aérea Uruguaya,General del Aire Alberto Zanelli, ha informado que la FAU no suspenderá su adiestramiento en aeronaves pese a los accidentes. "Si las aeronaves no estuvieran en condiciones no podrían cumplir una misión y los pilotos, que quieren volver de esas misiones, no volarían", dijo Zanelli. Confirmó que el accidente del helicóptero Bell UH-1H, el FAU 055, S/N 9494 del Escuadrón Aéreo No. 5, en el que fallecieron dos militares, se produjo mientras se realizaba una maniobra de autorrotación, aunque aún no hay datos certeros sobre las causas.

La investigación en curso intentará determinar en qué condiciones estaba el helicóptero y la posible influencia de diversas condiciones, incluso las climáticas, aunque el jerarca manifestó que era un día  de viento calmo y visibilidad normal. El velatorio del capitan Fernando Martin de Rebolledo y el alférez Gonzalo Correa, mientras tanto,  tuvo lugar en la  sede del Comando General de la FAU, Base Aérea Juan Manuel Boiso Lanza.

El ministro de Defensa Jorge Menéndez y el subsecretario Daniel Montiel acompañaron el ceremonial, junto a otras autoridades, aunque el presidente Tabaré Vázquez no asistió ni a estas exequias, ni a la de los dos pilotos fallecidos el viernes pasado tras la caída de un A-37B, lo que causó un apreciable desagrado entre los numerosos concurrentes.

El teniente coronel  Alejandro Trujillo, comandante de la unidad a la cual afectó este accidente, el Escuadrón Aéreo No. 5 , fue el encargado de despedir a los pilotos con un emotivo discurso en el que destacó que "el dolor golpea y genera preguntarse de qué sirve tanto sacrificio y dolor. Nos golpea el dolor al ver un casco abandonado, un lugar vacío en la mesa de vuelo , aunque hay que quedarse con el trabajo de los camaradas por la institución y la patria, siendo fieles a ellos mismos y a la profesión que abrazaron", expresó.

Por su parte, el general Zanelli destacó la profesionalidad del instructor De Rebolledo, quien tenía más de 1300 horas de vuelo en helicóptero, siendo inclusive uno de los tripulantes que lo llevó el viernes a Durazno (a 200 km. de Montevideo), por el siniestro del A-37B. "Él voló hasta allá, me dejó en el lugar del accidente y me trajo nuevamente al Comando. Eso lo logró porque estaba educado y entrenado para volar y cumplir una misión de esas características, que implicó el aterrizaje en una zona que no era de aeropuerto y en un contexto de elevado estrés". (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.