Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La Fuerza Aérea de Uruguay evalúa incorporar Super Tucano de la FAB y más Bandeirante

Aunque como aeronaves nuevas habían sido descartados, en razón de la relación costo-beneficio y la multiplicidad de proveedores relacionados con el proyecto, la Fuerza Aérea Uruguaya estaría evaluando la incorporación, en condiciones bastante más ventajosas de las habituales, de algunos ejemplares de A-29 procedentes de los stocks actuales de la Fuerza Aérea Brasileña. Los contactos se realizaron en la edición 56 de la Conferencia de Jefes de Fuerzas Aéreas Americanas, realizada días atrás en Colorado Springs.

El ocaso de la flota de combate de la FAU, absolutamente comprometida y con la mayoría de sus A-37B y Pucará a punto de ser desprogramadas, técnicamente en un plazo de 18 meses, para la institución es vital hacerse con nuevos medios.

Debido a la visible crisis económica que enfrenta Uruguay a causa, además de las conocidas dificultades regionales, a sonoros episodios fraudulentos en diversas empresas públicas durante el  anterior período presidencial de José Mujica, especialmente la petrolera Ancap, entonces dirigida por el actual vicepresidente Raúl Sendic Jr, el gobierno realizó severísimos recortes en el Presupuesto Nacional, afectando duramente también  al sistema de previsión social militar y con especial efecto en las finanzas de las Fuerzas Armadas, ya sometidas a fuertes restricciones desde hace más de una década.

De esta manera, quedaban prácticamente descartadas alternativas barajadas por la FAU para un marco de austeridad ya vigente como, por una inversión relativamente moderada, sustituir  los Pilatus PC-7 (y quizá los viejos Pucará) por las modernas versiones PC-7 Mk II, estudiando también para los A-37 un cambio de eyectores, que definitivamente y sin repuesto caducarán a finales de 2017,  pudiendo con ello extender dos o tres años más su vida útil.  Menos posibilidades tendría aún la opción, incluso seguida por interés por parte de la Cámara de la Industria Aeronáutica,  de abordar con una oferta de transferencia tecnológica el KAI KT-1P, en fábrica más económico que el Super Tucano nuevo.

Además del Súper Tucano, la FAU gestionaría la obtención de más aeronaves C-95 Bandeirante, lo cual extendería la vida útil de la serie en la Fuerza, y de sus dos ejemplares remanentes de lo que fuera la primer exportación de Embraer de este modelo, en 1975. Sin embargo,  desde la institución se afirma que, aunque se respeta mucho el programa "lo lamentamos por AEL, pero no hay dinero para modernizarlos".

Asimismo, se negocia poder tomar una decisión con respecto al único EMB-120 de la Fuerza Aérea Uruguaya- ex Continental Express- adquirido en 1999 y, por ser el único ejemplar, particularmente demandante de costoso mantenimiento, el cual se efectúa rigurosamente. Su función principal, de traslado de autoridades o comitivas oficiales, culturales,etc. se completa con  el transporte de órganos y, a veces , misiones sanitarias. 

En principio la FAU se había comprometido a adqurir un controvertido y viejo BAE HS 125/700A- único candidato en una licitación semi desierta cuyo monto no podía llegar a los 1.270.000 dólares- para esas tareas, aunque técnicamente se desearía, más allá de la escasez de recursos, aguna opción más moderna, pues todo indica una modesta vida útil para el birreactor hasta hace poco perteneciente al dealer local de Mercedes Benz y Alfa Romeo, "Autolider". 

La propia FAU había llegado a consultar a la FAB por la posibilidad de que estuvieran a la venta sus más modernos Hawker 125 800XP- que en Brasil, comienzan a ser suplantados por el Legacy 500-  y que aún no estaban disponibles. No sería improbable que la aviación militar brasileña se deshaga de ciertos jets ejecutivos actualmente, contención financiera mediante. De existir alguna posibilidad, el tema sería planteado, junto con otros, al Poder Ejecutivo. (Javier Bonilla)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.