Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Las torres de CMI Defence y las necesidades de Perú

La compañía belga CMI Defence está en condiciones de ofrecer al Ministerio de Defensa del Perú sus soluciones más avanzados para dotar a los programas en curso con los más modernos sistemas de armas. Con estas se podrían equipar plataformas ya en servicio o los sistemas que estén por llegar en el marco de los actuales procesos de evaluación, ya sean 4x4, 6x6, 8x8 o de cadenas. Igualmente se podrían actualizar torres ya en servicio con capacidades renovadas.

Entre las torres de CMI que  podrían responder a las necesidades actuales del país está la torre CSE 90 LP, dotada con un cañón de baja presión de 90 mm. Esta torre puede emplear gran número de municiones distintas (APFSD, HEAT, HESH o Canister), cuenta con elementos optrónicos para su uso diurno y nocturno o blindaje de nivel 3 según la normativa STANAG 4569.

Además ha sido integradas en diferentes plataformas que van desde los 4x4 de Textron, el VAB Mk3 de Renault Trucks Defence, el Rosomak 8x8 (la versión del AMV de Patria fabricada bajo licencia en Polonia) o el BTR70. Además se han iniciado los estudios para su integración en el Stryker estadounidense, uno de los vehículos que ha sonado con más fuerza para equipar al Ejército de Tierra aunque finalmente el Ministerio de Defensa emitiera un comunicado en sentido negativo.

El fabricante considera que una solución como esta permitiría disponer de un poder de fuego más que suficiente capaz de dejar fuera de combate vehículos ligeros o apoyar a las unidades de infantería durante conflictos de baja intensidad o híbridos o combatiendo las bandas dedicadas al narcotráfico.

En el segmento de tamaño medio, la solución idónea para Perú pasaría por la familia Cockerill Protected Weapon Station o CPWS, torreta perfecta para una renovación del M-113, que puede ir dotada con cañones de entre 25 y 30 mm. de distintos fabricantes y una ametralladora coaxial de 7,62 mm. Esta torre de empleo remoto ofrece un elevado nivel de protección tanto para los sistemas de armas con que cuenta como para los elementos de puntería. Ha sido integrada en vehículos todo terreno de tamaño medio como el Sherpa de Renault Trucks Defence, los vehículos de cadenas M-113, o los 4x4 blindados de la estadounidense Textron o Survivor de la alemana Rheinmetall Defence. Precisamente en la última edición de la feria IDEX vimos una combinación de esta torre y el vehículo francés Sherpa.

Los planes en Perú

El Ejército del Perú tiene en marcha el programa Qarpay Nina (Sembrar Fuego), destinado a la adquisición de hasta 150 vehiculos blindados de ruedas 8x8 para reemplazar a los veteranos Unimog UR-416. Entre los candidatos que se están evaluando están el citado M1126 Stryker, el LAV III que podremos ver durante el salón SITDEF 2017, así como los BTR-80, BTR-80A y BTR-82 de fabricación rusa, además del KW2 Scorpion de Hyndai Rotem o el Black Fox de la empresa surcoreana Hanwha, con la que CMI tiene un acuerdo estratégico, Hanwha ha vendido vehículos Black Fox a Indonesia, que con una torre de tipo CSE90. La CPWS es la torreta perfecta para una renovación del M-113.

Sea cual sea el vehículo elegido, su adquisición se materializará en el marco de un programa industrial que incluya compensaciones industriales, transferencia de tecnología e incluso participación en la fabricación.

CMI participó en la reciente feria de defensa HOMSEC, que tuvo lugar en marzo en España, en la que ofreció sus torres de empleo remoto y tripuladas de entre 30 y 120 mm. de cara a su evaluación para el programa del Vehículo de Combate de Ruedas (VCR) 8x8 del Ejército de Tierra. Para ello alcanzó un acuerdo industrial con la empresa española Tecnobit, que suministrará sus equipos electroópticos. (José Mª Navarro García)

Fotografías:

·La torre CSE 90 LP sobre un VAB (CMI Defence)

·CPWS sobre Sherpa visto en la última edición de IDEX (CMI Defence)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.