Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

La ruptura del matrimonio EADS y BAE sólo beneficia al dueño de Airbus

Los analistas vuelven a ver una clara oportunidad de compra en el conglomerodo continental / la firma británica no consigue levantar el vuelo como el ’holding’ aerospacial centroeuropeo.

Al igual que en las relaciones personales, hay veces que dos empresas están destinadas a romper el vínculo que mantienen entre ellas y a no estar juntas nunca. Este parece ser el caso de los gigantes europeos EADS y BAE. Ambas compañías estuvieron muy cerca de fusionarse para dar lugar a un gigante europeo en el sector. El matrimonio era perfecto sobre el papel. La fusión suponía para EADS la entrada por la puerta grande en el mercado norteamericano de su filial de aviones comerciales -Alrbus- tras varias decepciones como el fallido contrato de los aviones cisterna, que ganó su eterno rival Boeing. Al mismo tiempo, blindaba su proyecto recién anunciado de abrir una planta en Alabama para fabricar el A320, el avión comercial de pasillo único que mas ingresos ha proporcionado al grupo.

Ruptura de negociaciones
Sin embargo, el acuerdo entre ambas compañías finalmente no llegó a buen puerto. El pasado 10 de octubre de 2012 ambas entidades hacían público un comunicado que anunciaba la ruptura de las negociaciones entre las dos firmas al no haber alcanzado un entendimiento con los gobiernos centrales de los países implicados en la operación, es decir, los ejecutivos de Alemania, Francia y Reino Unido.
No obstante las reacciones de las casas de análisis a esta falta de entendimiento fueron dispares. Mientras que en el caso de EADS la respuesta vino en forma de una sustancial mejora de su recomendación (ver gráfico), en el caso de compañía británica no ha traído un cambio positivo en el consejo que la media de firmas de inversión le otorgan. Algo parecido ocurre con la valoración de los expertos sobre las dos compañías tras la ruptura de las negociaciones entre ambas.
Mientras que EADS ha registrado desde el 10 de octubre un aumento en su precio objetivo superior al 30 por ciento, las casas de inversión apenas han elevado en cerca de un 2 por ciento la valoración de BAE Systems. El hecho provoca que la firma con sede social en Reino Unido cotice muy por encima del nivel al que los analistas estiman que deben tender sus acciones en los próximos doce meses.

En el caso de las estimaciones de beneficio para el conjunto de 2014, los analistas también se decantan por EADS como la empresa más beneficiada tras el citado divorcio. De hecho, la media de firmas de inversión que recoge FactSet ha elevado en más de un 5 por ciento sus previsiones de ganancias netas para el conjunto de 2014, mientras que en el caso de BAE, se produce la situación opuesta, ya que en el mismo periodo de tiempo se han reducido las estimaciones de beneficio para dicho año en cerca de un 10 por ciento.
Y es que a EADS le sienta mucho mejor volar sola que a BAE. ¿El motivo? Los proyectos que en los próximos años espera la compañía para catapultar sus resultados. El primero llega ya está primavera. Tras recibir los permisos de las autoridades aeronáuticas, el avión de transporte mílitar A4OOM, que se ensambla en la fábrica de EADS en San Pablo (Sevilla), se entregará
primer cliente (Francia) en las próximas semanas. Ello supondrá un pistoletazo de salida a la campaña comercial del proyecto hacia nuevos clientes que no son los del lanzamiento. Desde Airbus Military, filial de Airbus que engloba los activos de la antigua Construccciones Aeronáuticas (Casa), se espera que el avión tenga un mercado potencial de 500 aparatos en veinte años, lo que supondría unos ingresos de 100.000 millones de euros.

F.S.M./M.Á.G. MADRID


El gigante se convierte en uno de los líderes de ’elMonitor’

El pasado 5 de diciembre, es decir, una vez digerida ya la ruptura de las relaciones con BAE, EADS entró a formar parte de el Monitor, la herramienta de inversión que elabora el Economista y que refine a las compañías que hacen gala de unos fundamentales más sólidos y que atraviesan un mejor momento de mercado. Poco más de tres meses han pasado desde entonces y el bagaje que se puede sacar desde entonces es más que positivo. La firma europea consigue desde entonces un avance en el parqué superior al 40 por ciento, lo que la convierte en una de las estrategias más alcistas de la cartera tras la estadounidense Celgene.
Y es que, a pesar de que desde elMonitor se mantiene una elevada exposición al mercado estadounidense -nueve de las 18 empresas de la cartera tienen pasaporte yankee EADS es la empresa que ha tenido un mejor comportamiento en bolsa a lo largo de los últimos treinta días, contribuyendoa sí activamente a que la herramienta de inversión de el Economista alcance una rentabilldad superior al 18 por ciento desde enero.
Los mercados no sólo interpretan la buena marcha del consorcio aeronáutico europeo, sino el colchón que tiene asegurado para los próximos años. Además del impulso del A400M, se espera que el avión comercial A350 XWB realice su primer vuelo para comienzos de este verano. Por si fuera poco, la cartera de pedidos de Airbus, la filial con más peso en el grupo EADS, es de 4.682 aviones a 31 de diciembre de 2012, lo que supondrá unos ingresos de 503.000 millones de euros.
Ello representa que la empresa presidida por Fabrice Brégier tendría trabajo para los próximos siete y ocho años años suponiendo que no consiga un contrato de venta de ningún avión en ese periodo: una cifira espectacula qr uef irmaríac ualquier
multinacional.
En total, el grupo EADS, incluyendo todas sus unidades de negocio, tiene una cartera de pedidos de casi 570.000 millones de euros, que unida a una tesorería neta de 12.300 millones de euros le da tranquilidad para trabajar e incluso para afrontar un segundo intento de fusión con otro gigante aeronáutico.


Publicado en El Economista el 18 de marzo de 2013.www.eleconomista.com

 

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.