Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Un pequeño objeto que orbita alrededor de la tierra levanta suspicacias respecto a Rusia, quien se dice podría haberlo puesto en órbita como sistema anti-satélite

(defensa.com) Astrónomos y organismos militares como el NORAD o la NASA estadounidenses han identificado un objeto que habría estado orbitando durante los últimos seis meses en el espacio y que recientemente habría comenzado a realizar misteriosos movimientos, habiendo generado sospechas respecto de la posibilidad pueda ser un sistema anti-satélite puesto en órbita por Rusia.

El objeto que se encuentra orbitando alrededor de la Tierra ha sido bautizado como 2014-28E en código internacional, Cosmos 2499 por Rusia u objeto 29765 por el NORAD. Se trata de un pequeño dispositivo de no más de 50 kg. que estaría diseñado para probar algún tipo de tecnología o dispositivo. Algunos expertos han valorado el comportamiento de este objeto como extraño y han destacado que podría tratarse de un dispositivo antisatélite o cazador de satélites. Así lo habrían recogido medios de comunicación como “The Financial Times” o “The Washington Post”, que han consultado expertos de diferentes organismos quienes han planteado que el sistema pueda desarrollar misiones antisatélites mediante impacto, algún tipo de ciberataque o sencillamente aproximarse a otros satélites para observarlos. Otras fuentes consideran que podría tratarse simplemente de un dispositivo de prueba para navegación de satélites.

El 23 de mayo tuvo lugar el lanzamiento (2014-028E) de tres satélites de comunicaciones militares rusos Rodnik-S de nombres Cosmos-2496, Cosmos-2497 y Cosmos-2498 a cargo de un cohete Rokot/Briz-KM desde el cosmódromo de Plesetsk de las Fuerzas de Defensa Aeroespacial rusas. Pronto se informó de la presencia de un cuarto objeto que inicialmente fue considerado chatarra espacial resultante del lanzamiento. Este lanzamiento sería similar a otro (2013-076E) que tuvo lugar el 25 de diciembre del año pasado en el que también un cuarto satélite habría sido puesto en órbita más allá de los tres anunciados. Sin embargo en junio comenzó a moverse y en agosto el objeto se desplazó hacia otra órbita y ha vuelto a moverse el pasado 9 de noviembre hacia la posición que ocuparía la última fase del cohete lanzador según algunos observadores.

La importancia de los satélites tanto de comunicaciones como de reconocimiento o navegación es creciente lo que llevó ya durante la Guerra Fría a especular sobre el desarrollo de tecnologías antisatélites en el espacio tanto en manos soviéticas como estadounidenses. Más recientemente se sospecha que tanto Estados Unidos como Rusia y China habrían retomado el desarrollo de diversos programas en esta área. (J.N.G.)


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.