Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

¿Participó la CIA en el ataque químico sobre Damasco?

Un ‘hacker’ publica los ‘emails’ de un coronel de EE UU que indica que Langley participó en la ‘matanza’. Washington quería que Asad cayera ya en 2006.

Carlos Plaza

El ataque químico sobre Damasco del pasado 21 de julio trae cola. Las últimas informaciones apuntan a que incluso podría estar detrás Estados Unidos, a través de la CIA, su agencia de Inteligencia. Así parece desprenderse de unos correos electrónicos interceptados por un hacker a importantes mandos militares encuadrados en las oficinas de espionaje de Langley, Virginia. El coronel Anthony J. Macdonald ostenta el cargo de Director General de Personal, Operaciones del Estado Mayor de Inteligencia militar... y su correo electrónico se ha visto comprometido y publicado. En uno de los emails, fechado el 22 de agosto –al día siguiente del ataque– un colega de Macdonald, de nombre Eugene Furst, le escribe algo tan revelador como que “he visto tu último éxito, mis felicitaciones. Buen trabajo”, y acto seguido adjunta un enlace a una noticia del Washington Post: “Activistas sirios acusan al Gobierno de un mortífero ataque químico cerca de Damasco”. El coronel responde con un orgulloso “sé que nuestros hombres hicieron su mejor trabajo”.


Un agente de la CIA escribe al coronel Macdonald: “He visto tu último éxito, mis felicitaciones. Buen trabajo”

Todo indica que se trata de una operación de bandera falsa en la que, de alguna manera, la CIA ha intervenido. La cuestión parece aclararse en otro email, en el que Mary Saphiro, amiga de la mujer de Macdonald, le menciona a ésta los bebés que aparecen muertos en los vídeos que ha difundido la oposición siria sobre el ataque químico.

En el correo, del día 23 de agosto, Saphiro indica que “ahora no puedo dejar de pensar en el terrible ataque con gas en Siria. ¿Viste a esos niños? Me puse a llorar... Fueron envenenados, y murieron. ¿Cuándo terminará esto? Veo sus caras cuando duermo. ¿Qué te dice Tony de esto?”. Y Jennifer Macdonald responde dos días después, y tranquiliza a su amiga: “Yo también lo vi y me asusté mucho. Pero Tony me tranquilizó. Me dijo que los niños no habían sido heridos, que es una cosa de las cámaras. Así que no te preocupes, cariño”. En el último email entre las amigas publicado, Saphiro agradece a la mujer del coronel su aclaración y apunta que “sigo pensando en esos niños sirios. Gracias a Dios están vivos. Espero que les dieran algún regalo o algo de dinero”.

Siria, objetivo desde 2006
Entonces, ¿el ataque químico fue un montaje hábilmente orquestado por la CIA? ¿O lo provocaron los rebeldes para achacárselo al régimen de Bashar el Asad? Aún quedan incógnitas, pero ya fuera Washington o el Ejército Libre Sirio, lo
cierto es que Estados Unidos ha aprovechado este suceso para empezar a presionar a la Comunidad Internacional de cara a una intervención armada contra el régimen de Damasco y conseguir así una ventaja militar para unos rebeldes que, a día de hoy, están arrinconados en el campo de batalla. La Casa Blanca no va a soltar la presa siria, a la que tiene en el punto de mira desde 2006, según ha sido desvelado por Wikileaks, que publicó un informe secreto de la embajada estadounidense en
Damasco, con fecha del 13 de diciembre de ese año. En el documento se indica que “si estamos preparados para actuar rápidamente y aprovechar las oportunidades que puedan aparecer, podríamos directamente influir en el comportamiento del régimen donde importa”, y a continuación se añade que los elementos que podrían justificar una intervención militar con derrocamiento de Asad son, por un lado, la intensificación de la guerra sectaria entre sunís y chiís o, por otro, la presentación de Siria como base de elementos terroristas de Al Qaeda.

Evitar un nuevo Irak
Ayer, el presidente norteamericano Barak Obama anunciaba que “lo que tenemos previsto (contra Damasco) es algo limitado.
Es algo proporcionado. Degradará las capacidades de Asad (...) Al mismo tiempo, tenemos una estrategia más amplia que nos permitirá poner al día las capacidades de la oposición”.

El mandatario se reunió con los principales líderes del Congreso, que actualmente están valorando la propuesta de Obama de intervenir militarmente en Siria. La Casa Blanca ha querido exorcizar los temores de los congresistas al enfatizar que no pretende repetir los errores cometidos en las guerras de Irak y Afganistán, y los republicanos ya le han garantizado su apoyo en la votación de la Cámara Baja. Mientras Washington sopesa dar un puñetazo en la mesa que anule a Asad, las Fuerzas Armadas sirias continúan su imparable avance y conquistan Ariha, lo que ha permitido romper el cerco rebelde sobre la urbe costera de Latakia, de mayoría chií.

Publicado en La Gaceta el 04/09/2013


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.