Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El 42 por ciento de la exportación de material militar de Alemania se realizó a Estados fuera de la OTAN y de la UE

Laia Vidal BERLIN.

Alemania se sitúa según el  año entre  el tercer  y el  quinto mayor exportador de armas a nivel mundial. Sin embargo, hace más de una década que lleva  a cabo una política de ventas  de armamento en el  exterior  bastante estricta,  seleccionando el destino de sus artículos de guerra según los "Principios Políticos Para las Exportaciones de Armas de Guerra" que prescribe restricciones  en el  marco de los negocios militares.

 

Sin embargo, algunos de los  compradores tradicionales  de las  armas alemanas han reducido últimamente  su presupuesto militar,  y el  país

germano se ha visto  "forzado" a ampliar  sus mercados  a la  hora de colocar su armamento. Así, segun el instituto de investigación por la Paz

de Estocolmo (SIPRI) Alemania duplicó entre  2005 y 2010 sus exportaeiones de armas, y aumentó sus ventas en países con regímenes considerados no democráticos. De todos los  contratos de venta de armas al  exterior  que ha aprobado el gobierno de Angela Merkel en 2011, el  42 por ciento tuvieron por destino  países fuera  de la  OTAN  y de la  UE, un porcentaje sustancialmente más alto  que el  21 por ciento  de 2010, según el  último informe publicado por  el  Gobierno.

Después que el  semanario Der Spiegel hiciera públicos a principios de diciembre nuevos contratos  armamentísticos con Oriente Medio, ni  a la oposición alemana ni  tampoco a los grupos pacifistas han pasado por alto  un ligero  cambio de orientación de la  política  exterior alemana, al menos en relación a la negociación armamentística.

En concreto hizo saltar  la  liebre un posible contrato de algunos centenares de vehículos blindados modelo "Boxer’ con Arabia Saudí, jtmto  con una venta de tanques a Qatar  por valor de 2.000 millones de euros que el comité de exportación de armas del  gobierno alemán habría  aprobado a finales de noviembre.  Noticias que se suman a  otro negocio de venta de 270 carros  de combate cerrado  en  verano también  con Arabia Saudí, y que han puesto el  tema del  comercio de armas de nuevo sobre la mesa en Alemania, Sin  embargo, los  miembros del Ejecutivo aseguran mantener los valores de la  democracia y los  derechos humanos en estos  intercambios. El portavoz del Gobierno, Steffen  Seibert, aseguraba que "Arabia Saudí es  ciertamente  un elemento estabilizador en su región. Se ha mostrado,  como por ejemplo en el  caso del  Yemen, como contribuyente para  encontrar una solución de paz".

El rotativo  alemán asegura que todo forma parte  de la  ’doctrina Merkel’, según la  cual la Canciller estaría modificando  la  política  exterior  del país, sustituyendo el tradicional envío de tropas militarizadas por la  venta de armamento  para  que sean los  propios interesados los  que se encarguen de "mantener la  paz y la seguridad" en las  zonas de conflicto.

Criticas sociales

Algo que despierta  numerosas críticas  entre la sociedad alemana. Entre  otros,  la  del reputado exministro  de asuntos exteriores Hans-Dietrich Genscher (FDP), que aseguró que "las  restricciones  alemanas en cuanto a sus políticas  de exportación de armas se han probado como la  mejor de las opciones, y habría que seguir siéndoles fieles".  El excanciller  Helmut Schmidt tampoco se mordió la lengua, y aseguro que consideraba "grave" la evolución en la  estrategia del  gobierno e instó a los partidos de la  oposición  a hacer del  comercio armamentístico  un caballo  de batalla electoral "si yo tuviera que hacer campaña, aprovecharía  claramente  para sacar este tema".

En efecto,  Verdes y Socialdemócratas ya han criticado abiertamente  la  opacidad en la  toma de decisiones sobre el  comercio de armas. En concreto, Claudia Roth, de Los Verdes, calificó  de "cambio radical de paradigma" las  decisiones  del gobierno y por parte del SPD, la secretaria general, Andrea Nahles, calificó los planes de Merkel  de "irresponsables" y recordó que Schmidt o incluso  Helmut Kohl rechazaron ese tipo  de contratos  con Arabia Saudí. Su promesa electoral,  es  en cambio obligar  a que el  Bundestag de su permiso ante las  exportaciones de armas alemanas. Ahora, las decisiones sobre este  tema se toman en el  Consejo Federal de Seguridad,  en el  que toman parte  un número reducido  de ministros  y que funciona en régimen cerrado. A pesar de que el  portavoz del gobiemo alemán, Steffen Seibert, niega  que en 2011 hayan aumentado.

Publicado en El Economista el 8 de enero de 2013. www.eleconomista.com

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.