Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

‘Licencia para matar’ americanos

 

La Fiscalía General de Estados Unidos autoriza el ataque con aviones no tripulados a nacionales afiliados a Al Qaeda. La redacción del texto lo convierte en un “cheque en blanco” para la CIA.

Carlos Plaza

Licencia para matar. Estados Unidos ha elaborado un documento interno que autoriza los ataques con aviones no tripulados –drones– a ciudadanos norteamericanos.

Las condiciones para autorizar el bombardeo son que el objetivo esté vinculado a la red terrorista Al Qaeda o que sus actividades supongan una “amenaza inminente” para la seguridad nacional.

El documento, de 16 páginas y elaborado por el Departamento de Justicia, autoriza legalmente asesinar fuera del territorio nacional a ciudadanos norteamericanos si entran en la categoría de “líder principal operativo” de Al Qaeda y su captura es “inviable”. La autorización ha resultado polémica

porque el concepto “líder principal operativo” es muy elástico y el documento no define exactamente qué significa ni qué engloba, por lo que cualquier insurgente puede convertirse en un blanco a abatir. Cuando Washington mató con un pájaro metálico a Anwar al-Awlaki –un norteamericano de Nuevo México que se unió a las filas de Osama Bin Laden–, lo definió como “líder de operaciones externas” en Yemen. En el mismo ataque, en septiembre de 2011, murió Samir Khan, nacionalizado estadounidense. Un mes antes el hijo de Awlaki también fue abatido. El uso de esa terminología legalizó las ejecuciones.

Las lagunas legales del documento no terminan ahí. El requisito de que el ciudadano suponga una “amenaza inminente” no es literalmente necesario, puesto que el texto no exige que el terrorista esté planificando ningún ataque en concreto. Además, y dado que Al Qaeda está “continuamente envuelto en planear ataques terroristas contra los Estados Unidos”, el “ataque inminente” se convierte en una nebulosa que no evita ningún bombardeo con drones.

La imprecisión de la licencia para matar ha provocado una polémica tan intensa que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, se ha visto en la obligación de justificar públicamente su contenido: “Una de las cosas que queremos es asegurarnos de que todo el mundo entienda que nuestra principal preocupación es mantener a los americanos a salvo, pero haremos eso de una manera acorde con nuestras leyes y con nuestros valores”.

“El arquitecto”

El senador demócrata Ron Wyden, por su parte, no ha dudado en atribuir el documento a John Brennan “el arquitecto de la política antiterrorista”

de la Administración Obama.

Brennan ocupa el cargo de Consejero de Seguridad Nacional estadounidense, lo que le da el poder de elaborar la kill list, o lista de objetivos a eliminar, en la guerra clandestina en que se han convertido las operaciones con drones estadounidenses en Pakistán, Yemen o Somalia. Brennan es

quien supervisa los bombardeos del Ejército y la CIA, y quien indica al presidente Barack Obama qué ataques debe aprobar. “Tiene una enorme influencia sobre la comunidad de Inteligencia. Ha influido profundamente en la manera en la que los militares llevan a cabo el contraterrorismo”, apunta Daniel Benjamin, ex coordinador de contraterrorismo en el Departamento de Estado. Fue Brennan quien hizo públicos los ataques con drones de la CIA en el extranjero, y defendió su legalidad, moralidad y efectividad. Y sigue haciéndolo.

El documento del Departamento de Justicia justifica la legalidad de los ataques sobre los propios ciudadanos. Es exhaustivo a la hora de excluir las posibles normas que se violan, y señala que los bombardeos son consecuentes “con las leyes de la guerra”, que no se vulnera ningún derecho contenido en la Constitución de Estados Unidos y que, por lo tanto, ningún tribunal puede dictaminar lo contrario.

Ni siquiera se ha dado opción a la denuncia a los Gobiernos en cuyos países se produce el ataque: si no han hecho todo lo posible para apresar del terrorista abatido, o si previamente han consentido la operación, deben guardar silencio cómplice. El documento es todo un cheque en blanco para la CIA.

 

 


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.