Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

Facebook se une a la fabricación de drones, que generará 66.000 millones en 10 años

Empresas como Siemens o la red social se adhieren a un mercado que crece a pasos agigantados

Al igual que ya hiciera Amazon a comienzos del mes de diciembre, el pasado martes la empresa propietaria de una de las redes sociales más famosas del mundo, Facebook, desempolvaba de nuevo el interés por un mundo novedoso como es el de los vehículos aéreos no tripulados o drones.

Se hacía pública la intención de la compañía presidida por Mark Zuckerberg de adquirir Titan Aerospace, una empresa fabricante de este tipo de aparatos, con sede en Nuevo México, que ensambla drones con gran autonomía y capacidad para volar a gran altura.

La única intención de que se produzca esta adquisición no es otra que la de conseguir cumplir con el proyecto Internet.org a través del cual más de 11.000 drones volarán por todo el mundo para facilitar la promoción de servicios básicos que van desde la entrega de comida hasta la provisión de conexión de comunicaciones.

Más allá del desembolso de cerca de 60.000 millones de dólares del que se habla en el mercado, la nueva adquisición de la compañía pone de manifiesto el nicho de mercado que supone la fabricación de REC.* este tipo de aparatos aéreos no tripulados.

No en vano, aparte de las numerosas compañías no cotizadas que fabrican en exclusiva este tipo de vehículos, existen otra gran cantidad de cotizadas -ya sean civiles o de defensa- que dedican una parte de su negocio a este ámbito, como es el caso de Boeing, Lockheed Martin, General Dinamycs, Northrop Grumman, AeroVironment, Parrot, etc.

Sin embargo, Facebook no es la primera empresa en recordar las potencialidades de este PA J sector. El pasado 1 de diciembre Amazon se encargaba de poner en el ojo del huracán al mercado de drones con la publicación de un vídeo en el que se mostraba cómo el departamento de desarrollo e innovación de la firma había elaborado un proyecto por el cual este tipo de vehículos no tripulados podía transportar paquetes inferiores a los 2,5 kilogramos -hay que recordar que la mayoría de envíos de la firma yankee tienen ese peso- desde la sede de reparto hasta el domicilio de sus clientes de manera automática.

Siemens entra en el mercado

Una de las últimas firmas en entrar a formar parte de este negocio ha sido la alemana Siemens. La empresa tecnológica, a través de su unidad de negocio de seguridad Tecosa, presentó la semana pasada en el Salón Internacional de la Seguridad (Sicur) su modelo de vehículo no tripulado.

A pesar de que la firma muestra "unas cifras de negocio muy incipientes en este aspecto" (lleva únicamente 18 meses en este ámbito), este mercado "ofrece grandes potencialidades en materia de aplicación de seguridad", afirmaba José María Daza, director general de la división Building Techriologies de Siemens.

"La reducción de barreras físicas y la menor dependencia de las personas" son algunas de las bondades que ofrecen este tipo de productos a las empresas que adquieran sus servicios. Se trata de aparatos que vuelan a más de 500 metros de altura, que tienen una autonomía cercana a los 3 kilómetros de distancia y que además pueden volar con vientos adversos de hasta 50 kilómetros por hora y ráfagas de 65 kilómetros por hora. Es decir, son aeronaves que ofrecen sobre todo "soluciones innovadoras para proteger infraestructuras críticas", señalaba el directivo de la firma. Y es que son numerosas las aplicaciones que se le pueden atribuir a estos aparatos, que son un perfecto complemento para los directorios de seguridad de las compañías.

Búsqueda y rescate de personas, control de incendios, protección de personas, supervisión de infraestructuras como chimeneas de centrales nucleares o torres eléctricas, control del tráfico, elaboración de planos en tres dimensiones... El reducido tamaño de este tipo de aparatos, así como la utilización de sensores de imágenes especializados los convierten en protagonistas de numerosas aplicaciones. De hecho, no sólo desde Siemens se confía en un significativo crecimiento de este mercado.

Sector en desarrollo

Según afirman desde Teal Group, casa de análisis dedicada al sector aerospacial y de defensa, "el gasto en este sector se verá duplicado a lo largo de la próxima década, pasando de los 5.200 millones de dólares anuales que se destinan en la actualidad a 11.600 millones". De hecho, se espera que en el cómputo global de los siguientes diez ejercicios se destinen cerca de 89.000 millones de dólares (66.000 millones de euros) a este ámbito.

"El mercado de drones se está convirtiendo en un mercado cada vez más internacional a medida que crece", afirmaba Philip Finnegan de Teal Group. Y es que, "este sector ofrece un servicio rápido, eficaz y amigable que ayuda a las empresas que se dediquen a la seguridad" señalan desde Siemens.

Además, a diferencia de lo que ocurre en EEUU, su aplicación al mercado real parece inminente. "Esperamos que las reglas de la FAA estén disponibles en algún momento de 2015. Estaremos listos para esta fecha", afirmaba Jeff Bezos sobre la normativa vigente a este respecto. Sin embargo, en Siemens consideran que este tipo de aparatos no necesita una regulación aérea como la que anhela el distribuidor estadounidense al estar controlados teledirigidamente y no tener planes de vuelo automatizados como los de Amazon.

Fernando S. Monreal MADRID

Publicado en El Economista, el 10 de marzo de 2014


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.