Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El 'EurofIghter español' gana enteros para adjudicarse el concurso de Corea del Sur

 

Sus máximos rivales son Lockheed Martin y Boeing en una puja valorada en 5.700 millones de euros.

 

 

Miguel Ángel Gavira MADRID.

Cuando faltan pocos días para que la Fuerza Aérea de Corea del Sur decida el nuevo caza que se incorporará al Ejército, la opción europea del Eurofighter gana enteros en un territorio acostumbrado históricamente a emplear aviones militares de combate de fabricantes norteamericanos.

 

Eurofighter se ha colado entre las dos opciones que ofrece la industria norteamericana (el F-15K fabricado por Boeing y el F-35A, de Lockheed Martin) como una propuesta que atrae mucho al Ejército coreano por su experiencia probada y porque Eurofighter ha prometido que si se adjudica el concurso, 53 de los 60 aviones de los que consta el pedido se ensamblarán en suelo coreano, con lo que ello conlleva de retorno industrial para el

país.

En las últimas semanas, la prensa coreana da, como mínimo, las mismas posibilidades a la opción europea, un hecho que hace un año, cuando se presentó la oferta oficial, hubiera sido poco creíble y sólo se tenían en cuenta las dos opciones de la industria aeronáutica de EEUU para ganar el contrato.

En el caso de que Eurofighter se adjudicara este concurso valorado en 5.700 millones de euros seria una gran noticia para la industria aeronáutica española, ya que esta campaña de exportación ha sido liderada desde el principio por Cassidian España, la filial española de EADS que participan  en el consorcio Eurofighter con el 13 del capital, mientras que Cassidian Alemania lo hace con el 33 por ciento del proyecto militar.
En total, la presencia de EADS en el programa del caza europeo es de un 46 por ciento. El resto de los socios son British Aerospace (BAE Systems), con el 21 por ciento, y Alenia, con el 33 por ciento.

Ventaja competitiva
Que España lidere el concurso de Corea del Sur supone una ventaja competitiva para el negocio en el país, que podría alcanzar hasta el 50 por ciento
de la carga total de trabajo. Ello supondría asegurar la producción de la factoría de Getafe más allá del 2018 (por contrato, construye el ala derecha de cada caza) En este año se acabarían de fabricar los Eurofighter que emplean las Fuerzas Aéreas de España. Además de líderar la campaña comercial de Corea del Sur, Cassidian España está también involucrada en el proceso de venta de este aparato a otros tres países, aunque la filial de EADS nunca ha hecho público de qué naciones se trata.
Sólo ha localizado las tres zonas de influencia donde se trabaja en este sentido: Latinoamérica, Norte de África y oriente Medio.
En las últimas semanas, se ha destacado en Corea del Sur que la gran ventaja del Eurofighter sobre el resto de los candidatos es que el unico de los tres cazas que se presentan al concurso ha tenido experiencia en combate aéreo real, mostrando su maniobrabilidad.
La baza de Lockheed Martin con el F-35A es doble. Por un lado, la compañía le ha ofrecido al Gobierno coreano ayuda a través de su red de satélites.
Por otro, el F-35A, que originalmente se conoció como el programa JSF (Joint Strike Fighter), se considera el avión militar más moderno de los que ahora mismo existen en el mercado. Los expertos lo llaman el cazabombardero de quinta generación.

Avión conocido para Corea
En el caso de Boeing las contrapartidas que ha ofrecido a Corea del Sur en el caso de que se adjudique el contrato es su sistema de entrenamiento
virtual LVC. Además, otro dato positivo y puede que definitivo en la decisión de Corea del Sur es que la anterior versión del F-15 forma parte de las
Fuerzas Aéreas del país. Boeing asegura que entre los dos aviones existiría un 80 por ciento de compatibilidad, lo que haría más sencilla la adaptación de la nueva flota.

Publicado en el Economista el 7 de julio de 2013  www.eleconomista.es




Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.