Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército español desfila desde 2008 al ritmo de la austeridad

Las tropas nacionales, al igual que casi todos los sectores de la sociedad española, han soportado y siguen soportando las estrecheces del gasto público y la necesidad de apretarse el cinturón. El proyecto de Presupuestos del Estado para 2014 así lo refleja: el gasto para Defensa será de 5.654 millones de euros, un 30,6% menos que al comienzo de la crisis, hace ya un lustro. El número dos del Ministerio de Defensa presentó en el Congreso de los Diputados las cifras de gasto para el próximo ejercicio, y en la comparecencia volvió a salir el polémico asunto que, congo una incómoda garrapata, no se separa de la gestión económica de la milicia desde los tiempos de Carmen Chacón como ministra: la deuda de 29.000 millones de euros contraída hace años para pagar programas especiales de armamento. Por ejemplo, el del caza Eurofighter o el del avión de transporte militar A400M.

 

El procedimiento para saldar esta deuda (aunque los dirigentes del Ministerio prefieren hablar de "compromisos de pago plurianuales") es un tanto intrincado: el Ministerio de Industria, encargado de fomentar la modernización industrial española, prefinancia a una determinada empresa la construcción de vehículos y equipamientos militares solicitados por el departamento de Defensa. Hasta ahora, la cartera de José Manuel Soria ha prefinanciado 15.000 de esos 29.000 millones, y Defensa los va devolviendo paulatinamente a la empresa designada, la cual, a su vez, devuelve la parte correspondiente a industria. La cantidad debe estar liquidada completamente en 2030.

El Ministerio dirigido por Pedro Morenés debe pagar directamente los 14.000 millones restantes, y hasta la fecha va ha logrado sufragar 6.000. Por lo tanto, le quedan dieciséis años para pagar 8.000 trillones de euros.

Gastos de personal

El problema es que Defensa no puede recortar prácticamente ni un céntimo de los gastos de personal militar (es decir, las nóminas de los soldados, marineros, guardias civiles y oficiales), y casi el 80% del presupuesto militar está destinado a ello. Por lo tanto, el ajuste se ha concentrado durante los últimos años en las partidas para modernizar el armamento precisamente cuando están pendientes de pago muchos compromisos porque, según ha señalado el Gobierno en varias ocasiones, "El Ejecutivo socialista dejó de pagar en sus últimos años de gestión".

Esta situación ha obligado a los responsables del Ministerio a solicitar créditos extraordinarios (es decir, no contemplados en los Presupuestos del Estado) en los años 2012 (1.782 millones de euros) y en 2013 (877 millones). "Según nuestros cálculos, aunque todavía tenemos que ultimarlo con Economía y Hacienda, para el ejercicio de 2014 tendremos que solicitar otro crédito, esta vez de 915 millones. No obstante, el momento de pedirlo deberá ser el más oportuno, y eso depende de circunstancias como, por ejemplo, la evolución de la prima de riesgo", explica el secretario de Estado. Dejando a un lado las deudas de armamento, el otro gran foco de ajuste del Ejército español son las propias tropas. Según la Ley de Carrera Militar de 2007, el tope máximo de militares debe situarse entre los 130.000 y los 140.000 efectivos. No obstante, el pasado martes Pedro Morenés declaró que bastarían entre 110.000 y 120.000 para atender el cumplimiento de las misiones actuales de las Fuerzas Armadas, y que el último dato registrado es que éstas cuentan con 122.979 soldados. Por lo tanto, la reducción oscilará entre 13.000 y 3.000 efectivos, según se tome como referencia el mínimo o el máximo de la horquilla sugerida por el propio ministro. En los últimos tres años se ha prescindido de 4.800 profesionales.
Asimismo, el Gobierno está intentado deshacerse de importantes medios de transporte como la Fragata Baleares, que frie jubilada en 2005 tras 31 años de actividad y está actualmente en subasta pública con un precio de partida de 350.000 euros. Su destino: el desguace. También están a la venta diecinueve cazas F-1, un lote valorado en casi 40 millones de euros y por el que podrían estar interesados Argentina, Ecuador y Egipto.

Los recortes también afectan a logísticas más prosaicas. Por ejemplo, desde 2012 los soldados del Ejército de Tierra deben salir los viernes un poco antes de sus cuarteles para comer en casa, con el fin de ahorrar en menú y cocina. Y también se han modificado los contratos con los servicios de limpieza para unificarlos y ahorrar un 30% de gastos.

Pero no todos están de acuerdo con la política económica que se está aplicando. El pasado miércoles, el exministro de Defensa Eduardo Serra calificó la partida presupuestada para 2014 como "una broma". "Hay una necesidad imperiosa de aumentar el presupuesto de Defensa. Ahora toca dar la campanada. Es hora de empezar a darse cuenta de lo que nos puede pasar", afirmó Serra, titular del Ministerio entre 1996 y 2000. A su juicio, los recortes están provocando que la defensa militar de los intereses españoles sea "de paja y no de piedra", algo especialmente grave ya que "España está en el borde de la civilización occidental, en primera línea de fuego". Se trata de un mensaje no muy distinto del que el propio Pedro Argüelles transmitió en una entrevista a EXPANSIÓN hace menos de dos años: "Si siguen unos ajustes tan duros, las Fuerzas Armadas serán inoperantes". En aquellos días, el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Fernando García Sánchez, hizo una denuncia en términos casi idénticos. El secretario de Estado ha moderado el discurso y ahora afirma que el Gobierno, a la hora de repartir los recortes, "ha sido justo, también con las é Ejército del Aire 6,74% (8,83 mili. €) Órgano Central de Defensa 42,74% (56 mili. €) Expansión Fuerzas Armadas". Y aunque quedan muy lejos los 8.147 millones de euros que el Estado dedicó a las tropas en 2008, antes del estallido de la crisis, Argüelles confía en que la incipiente recuperación económica pueda cambiar las tornas e invitar a un mayor gasto: "Aunque todavía es muy pronto, es posible que en 2015 haya nuevos programas en Defensa". El desfile del Día de la Hispanidad del año que viene podrá dar alguna pista.

Yago González. Madrid

Publicado en  Expansión el 14 de Octubre 2013. www.expansion.com


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.