Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

El Ejército del Aire busca un moderno entrenador

En abril de 2011, el prototipo experimental del avión de entrenamiento Hawker Beechcraft T-6C “Texan II” realizaba una serie de vuelos para demostrar las cualidades de este entrenador a varios mandos del Ejército del Aire. La presencia de este aparato biplaza turbohélice en España se tradujo en muestra del interés que tendría la División de Planes por tener el más completo estudio de cuál sería el sistema más adecuado para dotar con él al Ejército del Aire.

Durante las dos primeras semanas de aquel abril, el  Texan II voló en las Bases de Torrejón de Ardoz (Madrid) y de San Javier (Murcia). Posteriormente partió desde la madrileña Base de Getafe camino de la factoría que tiene la empresa estadounidense en el aeropuerto de Hawarden, en Chester (País de Gales, Reino Unido). Como otras modernas fuerzas aéreas, el Ejército del Aire (EA) tiene claro que la eficacia del futuro entrenamiento aéreo básico de sus pilotos depende en muy buena parte de la elección de un nuevo aparato de primera línea.

 

La tendencia actual es la de dotarse de modernos turbohélices con capacidades de vuelo envolventes, una gran potencia, asientos eyectables Zero-Zero y aviónica de última generación, entre otras características. Igualmente, este tipo de aparatos son destinados cada vez más, tras realizar las oportunas modificaciones, a funciones de ataque ligero, sobre todo para cumplir las denominadas de Contra Insurgencia (COIN), adaptándose a la creciente necesidad de hacer frente al cada vez mayor número de conflictos de guerra asimétrica.

Los turbohélices de combate, en condiciones de superioridad aérea, pueden realizar de una manera muy eficaz las misiones de apoyo al suelo, escolta de helicópteros, incluso apoyo a las operaciones CSAR, con unos costes muy bajos, estimados en una cuarta parte de los que suponen los de un moderno cazabombardero, como los Mirage 2000, F/A-18 o F-16. En el caso español se estaría buscando primordialmente, al menos en primera instancia, dotar de un nuevo sistema de entrenamiento básico a la Academia General del Aire (AGA), sita en San Javier.

Actualmente, el entrenamiento básico en la AGA está confiado al reactor de fabricación española CASA C-101 Mirlo, o E (Entrenador).25, según la designación del EA. Estamos ante un excelente avión, que ha cumplido con creces las expectativas puestas en él, pero que no olvidemos se trata de un diseño de los años setenta y que entró en servicio en el ya lejano mes de abril de 1980. La programación de sustitución de este material es, por tanto, una de las tareas de la División de Planes.

Los C-101 están cercanos a su agotamiento estructural y no hay ningún programa de modernización, que debería de ser completo, tanto de estructura como de sus sistemas de aviónica y su cockpit (cabina de pilotaje). Estamos también ante el material más emblemático del EA, dado que son las monturas de la Patrulla Águila. Se ha de tener en cuenta que se beneficia del excelente mantenimiento del EA, tanto a nivel de las unidades que lo utilizan en la citada AGA, el Ala 74 de Salamanca y el CLAEX (Centro Logístico de Armamento y Experimentación), desde su Base de Torrejón de Ardoz (Madrid), como por parte de la Maestranza de Albacete.
Pero toda máquina tiene sus límites de uso y los C-101 llevan ya sobre su estructura una acumulación de horas de vuelo realmente extraordinaria. Así,  por seguridad y necesidad de incorporar en la enseñanza de nuestros oficiales una más moderna aviónica, desde hace algunos años se ha venido constatando la necesidad de su sustitución. Se ha de tener en cuenta que llevan un instrumental de vuelo analógico, lo que obliga a los futuros pilotos de caza y ataque a asumir el salto tecnológico al incorporarse al curso que utiliza como material el biplaza Northrop F-5M que, tras su modernización, está dotado de pantallas digitales multifunción.
Por tanto, la División de Planes, que manda el general Rubén Garcia Servent, está trabajando en la búsqueda de un posible sustituto del C-101. Es de destacar que el general Servent fue anteriormente coronel director de la AGA y, por tanto, se trata de un gran conocedor del tema, muy de primera mano. Actualmente, como ya se ha comentado, diferentes empresas aeronáuticas mundiales ofrecen a las diferentes fuerzas aéreas una amplia gama de aviones de estas características.

Los candidatos
La División de Planes está, obviamente, al día de otros sistemas, ya sea a través de la presencia de sus miembros en los diferentes salones de material aeronáutico, como en las pruebas in situ de éstos en España. Volviendo al comienzo del artículo, el Hawker Beechcraft T-6C parece uno de los más serios candidatos a una posible elección por parte del EA. Recordemos que el aludido ejemplar, que lleva la matrícula civil N3000B estadounidense, no es la primera vez que está en España. Así, a principios del mes de septiembre de 2009, llegaba a la Base de Getafe, camino de San Javier.

El aparato estaba haciendo, por entonces, un recorrido por varios países europeos para su presentación a diferentes potenciales clientes, continuando a los pocos días viaje a Portugal. Para el EA significó una buena oportunidad para comprobar las capacidades del aparato. El N3000B es formalmente un T-6B transformado a T-6C, gracias a la instalación de unos puntos fuertes de anclaje en las alas, donde sujetar tanques externos de combustible. El T-6B es, a su vez, una versión avanzada del T-6A Texan II, del que más de 600 vuelan ya en siete países diferentes, incluido Estados Unidos, donde sirve tanto con la United States Air Force (USAF) como la US Navy.

El último usuario son las Reales Fuerzas Aéreas de Marruecos, que ya ha recibido ocho aparatos. El pasado mes de enero se entregaron en la Escuela Real de Vuelo de Marrakech los cuatro primeros, de los 24 contratados a la empresa del Medio Oeste estadounidense, mientras que a finales de febrero se recibían otros cuatro T-6C. Reseñemos que durante el largo vuelo de ferry desde la factoría de Wichita (Kansas) para la programada escala en la Península Ibérica se ha utilizado en sendas ocasiones el aeropuerto de Lisboa, evitando los curiosos ojos de los españoles.
El entrenador T-6B/C incorpora un sistema Head-Up Display (HUD) de proyección de datos a la altura de los ojos del piloto, pantallas multifunción (MFD), programador de misión, mando de gases y palanca de control Hands On Throttle-And-Stick (HOTAS) y asientos eyectables Zero-Zero, tanto para el alumno como para el instructor. Gracias a estos modernos entrenadores, los nuevos pilotos marroquíes podrán dar con mucha más facilidad el gran salto cualitativo que supone pilotar los Mirage F1 y F-5, modernizados con pantallas multifunción, HUD, etc., y los nuevos F-16C/D del Bloque 50, cuyas cuatro primeros unidades acaban de ser entregadas a nuestros vecinos del Sur.
El otro aparato que se ha probado por parte del EA es el suizo Pilatus PC-21. A principios de febrero de 2011, uno de los prototipos de la empresa, el avión con matrícula helvética HB-HZD, volaba hasta San Javier, para desde allí realizar una serie de vuelos de prueba, en los que habrían volado varios jefes del EA, para comprobar in situ las cualidades del aparato. Durante varios días la elegante silueta roja del turbohélice se dejó ver sobre el Mar Menor.
Este moderno aparato voló por primera vez el 1 de julio de 2002 desde la factoría del fabricante de Stans (Suiza). Es un diseño totalmente nuevo, dotado de los sistemas ya descritos en el T-6B. Incorpora también una cabina de cristal capaz de resistir las colisiones con aves, que a menudo provocan accidentes. Actualmente, el PC-21 está en servicio en la Fuerza Aérea de Suiza, donde seis aparatos (otros dos están pendientes de entrega) realizan el entrenamiento que antes efectuaban los Hawker Hawk.
Mientras, la Fuerza Aérea de Singapur adquirió 19 para sustituir a los reactores SIAI Marchetti S.211 del 130º Escuadrón en la Base de la RAAF (Royal Australian Air Force) de Pearce, donde sus futuros pilotos se entrenan por falta de espacio físico en los cielos de la ciudad Estado de Singapur. Por lo que vemos, la idea que tiene en mente la División de Planes del EA ya está puesta en práctica. El último usuario son los Emiratos Árabes Unidos, que han encargado 25 aparatos para sustituir la actual flota de Pilatus PC-7. Recordemos que el aparato suizo, aunque con mejores prestaciones, viene a valer unos 7 millones, frente a los 4 que vale un Texan II.

Otras opciones
Además de los dos citados, se habrían estudiado el Pilatus PC-9, un aparato bastante más veterano, en el que se basa el T-6 Texan II, y la última versión del avión de diseño y construcción polaco PZL-130. De este último se podría alegar que cuenta con el importante apoyo de la multinacional europea EADS. No hay que olvidar que la empresa PZL (Palstwowe Zaklady Lotnicze) pertenece al consorcio europeo desde el año 2001, cuando la adquirió EADS CASA.

Desde hace algunos años, la actual Airbus Military ya tenía en marcha algún estudio sobre posibles sustitutos, que en estos momentos, y debido a la crisis económica, parece haber quedado en standby. Obviamente, no pasaría por el costoso y caro proyecto, desarrollo y construcción de un modelo nuevo y se basaría en la adaptación de un avión en producción, al que pudieran adaptarse sin grandes costes las  características requeridas para cumplir las exigencias de la División de Planes. Esta situación nos lleva al aludido PZL-130 Orlik. 

Aunque es relativamente antiguo, pues voló por primera vez en 1984, ha sido progresivamente modernizado a la variante TC III, que incorpora la turbina Pratt & Whitney Canada PT6A-25C, asientos eyectables Martin-Baker Mk.11, aletas en el extremo de las alas (winglets) y, sobre todo, una moderna aviónica digital, que incorpora un HUD. El Orlik, tiene a su favor, sobre todo, que estamos ante un avión de EADS y, de hecho, actualmente el director general de EADS-PZL es el español Francisco Javier Díaz Gil.

En todo caso, la actual situación económica no parece permitir, al menos a corto plazo, la asignación de fondos por parte del menguante presupuesto de Defensa. Por tanto, el programa se retrasará, como los del futuro avión no tripulado de mediana altitud y largo alcance UAV MALE (Unmanned Aerial Vehicle Medium-Altitude Long-Endurance) o el de un nuevo sistema de avión de reabastecimiento aéreo, pero cuando los tiempos mejoren el estudio estará efectuado y su puesta en marcha podrá ser inmediata.

Misiones COIN: el futuro a medio plazo
La llegada de un entrenador turbohélice posibilita además a la fuerza aérea usuaria una rápida adaptación para operar con un aparato Contra Insurgencia (COIN). Este último tipo de aviones están muy de moda, sobre todo tras los éxitos de los Super Tucano de la Fuerza Aérea de Colombia es sus operaciones antiterroristas, en las que se han neutralizado definitivamente a importantes narco-terroristas que subyugaban parte del país.
Estos éxitos han llevado a muchas naciones a encargar aparatos con estas capacidades, sobre todo los brasileños Embraer EMB-314 Super Tucano, una tendencia que ha llegado a la más importante de las Fuerzas Aéreas del planeta, la todopoderosa USAF, que opera, no olvidemos, los más modernos aviones stealh (furtivos) y espera dotarse en breve de un supercaza como el F-35A. Así, en 2009, ponía en marcha un programa para dotarse de un avión de ataque ligero y reconocimiento armado denominado Light Attack/Armed Reconnaissance (LAAR), para destinarlo a misiones COIN.
Aunque todavía el concurso no está cerrado, se sabe ya incluso cuál será la primera unidad de la USAF que lo empleará, el 53rd Wing (Ala), que tiene sede en la Base de la Fuerza Aérea de Eglin (Florida). A lo largo del planeta se han desarrollado una multitud de conflictos olvidados, como los de África Central, Darfur, Sri Lanka, Nueva Guinea, el citado de Colombia y en otros países, de los que desgraciadamente nadie se acuerda, que han hecho proliferar las misiones de aviones COIN.
En la idea de Estados Unidos estaría también crear en el futuro todo un sistema de entrenamiento, apoyo logístico con aparatos de este tipo, para apoyar eventuales flotas de éstos con las que se pudieran equipar sus aliados. Progresivamente, otros países occidentales, entre los que está España, se han visto abocados a situaciones similares de guerra asimétrica en Afganistán e Irak. Los desafíos que esperan a las FAS españolas en el futuro no se pueden descifrar, pero todo apunta a que volveremos a escenarios de ese tipo, una vez nos hallamos replegado de Afganistán. Además, es posible, que un probable cambió de Gobierno en La Moncloa, posibilite una acción sin complejos de las aeronaves del EA.
Una serie de enseñanzas se han sacado de éstos. El primero es que los helicópteros de ataque o de transporte artillados son muy eficaces y también se ha demostrado que tienen una autonomía de vuelo no muy larga, pero, sobre todo, que son muy vulnerables al fuego terrestre, aunque sea de simples armas ligeras, como las ametralladoras. Estos conflictos han obligado a prolongar la vida operativa de aviones convencionales de ataque, como los poderosos A-10 Thunderbolt II, que, aunque muy eficaces, tienen unos altos costes operativos.

Las diferentes fuerzas aéreas emplean intensamente sus sofisticados Tornado, Harrier, Mirage 2000, F-16, F/A-18C/D y F-15E, entre otros, en misiones COIN. Una opción en principio muy eficaz, pero con unos costes operacionales muy altos, difíciles de asumir, y más en conflictos que se alargan, como el de Afganistán, en más de diez años. Un reciente estudio de la USAF nos dice que con las 26.000 libras de combustible que emplea un cazabombardero F-15E Eagle para realizar un vuelo de entrenamiento de 1,8 horas, uno de los aparatos que podrían cubrir el programa LAAR, o OA-X, como lo definen en la Fuerza Aérea estadounidense, podría volar hasta 60 horas con una carga de combate media.

No es raro, entonces, que haya surgido una generación de aviones de ataque ligeros, de relativamente bajos costes operativos, unido a un fácil mantenimiento, que se puede realizar en la zona de operaciones. Otra ventaja, es que estos aparatos pueden ser desplegados, tras desmontarles las alas, en un avión de transporte pesado, como un A400M, un C-5 o un C-17, posibilidad que evitará los largos y, a veces, peligrosos vuelos de traslado de un lado a otro del planeta. Una vez llegados al escenario pueden operar en pequeñas pistas de 900 m. de longitud, con lo que compartirán las posibilidades de despliegue de los transportes C-130 Hercules.
Además, las modernas tecnologías permiten dotar a estos turbohélices de los más modernos sistemas de navegación, FLIR y designadores de blancos, con los que alcanzar una gran precisión en sus operaciones de ataque, usando además todo el arsenal de misiles, incluidos los aire-suelo AGM-114N Hellfire y los aire-aire AIM-9 Sidewinder y bombas inteligentes como las GBU-12 y 38, que dotan a sus hermanos mayores. Para misiones en guerras de pobres, su opción de usar contenedores con ametralladoras de 7,62 y 12,7 mm. y lanzacohetes, incluidos los dotados de guías de precisión, les convierte en una excelente opción de ataque con un coste muy reducido.

Candidatos a aparatos COIN
En la estrategia actual de países como Estados Unidos, que estudian dotar a sus fuerzas aéreas con estos aviones, se ha de tener en cuenta que se emplearían en escenarios en que los cazas estadounidenses y occidentales aseguran siempre previamente la superioridad aérea total y como complemento de éstos, no como sustitutos. Para la USAF, el programa OA-X es prioritario, para lo que destinará 2.000 millones de dólares para dotarse con unos 100 aviones, que, según lo programado, podrían estar en servicio el año 2013.
El avión que materialice el programa podrá realizar misiones de 5 horas de duración a distancias de hasta 1.600 km. y, sobre todo, con un reducido coste de sólo 1.500 dólares por cada hora de vuelo operativo. Entre los candidatos está, obviamente, el Super Tucano y los de varias empresas de Estados Unidos. Así, se consideran las opciones del Raytheon (ahora Hawker Beechcraft) AT-6B Texan II; el Golden Aviation A-67 Dragon, que comercializa US Aircraft Corporation; y el recientemente llegado al mercado, un modelo de la firma tejana Air Tractor, el biplaza AT-802U, que ya ha está siendo empleado por la Fuerza Aérea de los EAU (Emiratos Árabes Unidos). 
Igualmente, se podría optar por una versión modernizada del veterano Rockwell (hoy integrada en Boeing) OV-10 Bronco. Se ha de resaltar que su fabricante estaría diseñando una nueva versión con la que cubrir el hueco actual de un aparato COIN de fabricación estadounidense. Actualmente varios países tienen todavía Bronco en servicio, como son Colombia, Filipinas y Venezuela, y otros en almacenaje, tal cual es el caso de Indonesia, Marruecos y Tailandia. Filipinas encargó a una empresa con sede en Arizona, Marsh Aviation, una limitada, aunque eficaz, modernización de sus aparatos para realizar misiones de ataque al suelo contra los terroristas fundamentalistas islámicos que asolan el Sur del archipiélago.
En otra categoría no tan económica están dos reactores de entrenamiento, el italiano Aermacchi M-346 Master y el coreano KAI (Korean Aerospace Industries) TA-50. También hay que señalar que uno de los países más en alza actualmente, la India, ha convocado un concurso para dotarse de un entrenador, aunque sin olvidar que pueda ser adaptado posteriormente a misiones de ataque ligero, que sería fabricado localmente. Contarían actualmente con un amplio abanico de opciones, además de los reseñados Super Tucano y AT-6.
Los hindúes estudiarían opciones de otros  países que podrían desarrollar variantes armadas de sus entrenadores, como el aparato alemán Grob 120 TO, el coreano KAI KT-1, el italiano Finmeccanica M-311, el PZL-130 Orlik TC-III o el ya mencionado Pilatus PC-7 MkII, que se beneficia de una amplia tradición en este campo de aviones COIN. México ha empleado en combate éstos últimos en acciones de guerra asimétrica.  
No podemos olvidar que, si bien con estos aviones se ahorran costes operacionales, las naciones occidentales, como Estados Unidos sufrirán un más que probable recorte de sus presupuestos de defensa, que dejará en el camino varios proyectos. Actualmente solo las naciones emergentes, como la India, están en disposición en afrontar importantes programas en este campo.

Julio Maíz Sanz

PIES SEGÚN APARECEN EN EL ARTICULO

·El T-6C despegando desde la Base Aérea de Getafe con un piloto del Ejército del Aire situado en el asiento delantero (foto Diego Díaz de Vargas).

·El CASA C-101 es un excelente avión de entrenamiento (foto Julio Maíz).

·Muy recientemente se ha hecho público que la Fuerza Aérea de Polonia modernizará sus entrenadores “Orlik” TC II con pantallas digitales multifunción (foto Julio Maíz).

·Un PC-9 de la Fuerza Aérea de Bulgaria: la posesión de estos entrenadores turbohélices facilita a los pilotos su posterior conversión a los modernos cazabombarderos (foto Julio Maíz).

·El nuevo Hawker Beechcraft AT-6 lanzando una bomba de guía por láser, lo que demuestra la gran capacidad de estos aparatos para llevar el más moderno armamento inteligente (foto USAF).

·Marruecos basa la modernización de su Fuerza Aérea en reequipar el sistema de enseñanza con los modernos Hawker Beechcraft T-6C (foto Hawker Beechcraft).

·Uno de los prototipos del PC-21, que equipa ya a la Fuerza Aérea de Suiza y de Singapur y pronto la de los Emiratos Árabes Unidos (foto Arpingstone).

·Un piloto marroquí, delante, recibe las últimas instrucciones antes de iniciar un vuelo en un T-6C, estando en el asiento trasero el piloto de demostración de Hawker Beechcraft (foto Julio Maíz).

·El entrenador polaco “Orlik” estaría también en una posible lista de candidatos para el futuro entrenador del Ejército del Aire (foto Julio Maíz).

·Detalle del "cockpit" del T-6C “Texan-II”, en el que se pueden apreciar sus pantallas multifunción y el HUD, protegido con una funda roja (foto Julio Maíz).

·KAI KT-1 al servicio de la Fuerza Aérea de Turquía, un excelente aparato a tener en cuenta (foto Julio Maíz).

·Los turbohélices armados pueden ser unos perfectos escoltas para las operaciones de combate de los helicópteros (foto Ala 48).

·Un Embraer EMB-314 “Super Tucano” de la Fuerza Aérea Colombiana, aparato que ha hecho historia por su brillantes actuación a manos de sus pilotos (foto Neoreich).

·La renacida Fuerza Aérea de Irak se ha equipado con los Hawker Beechcraft T-6A, y sería el primer operador en usar la versión de ataque AT-6B (foto USAF).

·El elegante aparato suizo Pilatus PC-21 pasó por la Academia General del Aire (foto Arpingstone).

· Un piloto marroquí a los mandos de un T-6B "Texan II" la Real Fuerza Aérea de Marruecos, que está recibiendo 24 de éstos (foto USAF).


Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.