Actualidad
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Portuguese Russian

CENAD San Gregorio. Un referente en las FAS españolas para el entrenamiento mediante simulación

(defensa.com) Concebido para adiestrar de forma integrada a las unidades en todos los niveles, desde el de brigada al de pelotón, en las circunstancias más parecidas al combate real, el Centro Nacional de Adiestramiento y Doctrina CENAD es hoy un núcleo de excelencia para la formación, de manera que las unidades puedan validar procedimientos, tácticas y técnicas de combate; tanto en ambiente convencional como asimétrico.

Se apoya para ello en recursos acordes con nuestro tiempo, como es la digitalización, o recurriendo a los medios de simulación y virtualización. Desde el punto de vista práctico, el CENAD fue pensado inicialmente para apoyar a las unidades de la Fuerza del ET (Ejército de Tierra), especialmente las acorazadas y mecanizadas, en las diferentes fases de su preparación; debiendo para ello, explotar y mantener un complejo conjunto de instalaciones y medios de simulación.

En el mismo campo de maniobras se despliegan todas las posibilidades de instrucción y adiestramiento, tanto real como virtual, permitiendo ejercicios multiescalón, facilitando la actuación de manera simultánea de todos los niveles de mando, de forma que la actividad de cada uno esté integrada o coordinada con su nivel superior. Para cumplir con estas misiones y poder disponer de sus capacidades de forma simultánea e integrada, el CENAD San Gregorio, cuenta con las instalaciones del acuartelamiento General Quintana y el Área del Campo de Maniobras y Tiro. Entre sus capacidades se hallan igualmente el apoyo a la Fuerza, enseñanza de formación y de perfeccionamiento, siguiendo los requerimientos del mando.

En el mencionado acuartelamiento se encuentran las instalaciones y recursos propios de dicho CENAD, así como algunos de los necesarios para efectuar las actividades de instrucción y adiestramiento. De esta manera, en el edificio CASIOPEA (Conjunto de Aplicaciones para Simulación de Operaciones y Adiestramiento), dependiente del GAE (Grupo de Adiestramiento y Evaluación), se realizan ejercicios de simulación constructiva de puestos de mando, mientras en los simuladores virtuales de Leopardo y aulas se efectúan ejercicios de tripulaciones e imparten diversas fases de los cursos para vehículos blindados y acorazados. Además, el acuartelamiento aloja las dependencias propias del centro, como son la Plana Mayor de Mando, talleres, almacenes, un tinglado de carros, lavadero de vehículos y un helipuerto.

 

Naturalmente, también se hallan todas las instalaciones para apoyo al personal, incluyendo las capacidades para apoyar a los usuarios del mismo, como son alojamientos, vestuarios, comedores, servicios sanitarios, salones y otras dependencias para facilitar la vida de los usuarios de las instalaciones. Igualmente, la inversión de varias decenas de millones de euros, en lo que se conoce como SICENAD (Sistema Integrado del CENAD), ha permitido disponer de un centro de gestión y supervisión integrado. Desde el mismo se gobiernan los subsistemas de hardware/software y sensores de seguridad, observación, gestión de recursos y medio ambiente. Controla igualmente los sistemas externos de Intranet ET/Internet, supervisa la red y los simuladores; asimismo los subsistemas de información pública o administrativa, al igual que la gestión del adiestramiento. Dicha gestión y supervisión se extiende a las zonas de maniobras, simulación constructiva, instrucción virtual, enfrentamiento láser y a los campos de tiro real y virtual.


Antecedente histórico y estructura actual
Sería a finales del siglo XIX cuando las unidades del Ejército de Tierra, de guarnición en Zaragoza, comenzaron a usar para sus ejercicios algunos terrenos esteparios situados al Norte de la ciudad. Mas tarde, ya en 1910, el capitán general Huertas, entonces ministro de la Guerra, ordenó la adquisición de los terrenos que constituyeron el Campo de Tiro y Maniobras Alfonso XII. Años más tarde, en 1931, pasaría a denominarse San Gregorio. Desde entonces sería un espacio muy empleado por las fuerzas del Ejército, pero especialmente por la Academia General Militar y, posteriormente, por el Centro de Instrucción de Reclutas nº 10. Vistos los excelentes servicios prestados y requerida la necesidad de mayores espacios para la ejecución de la maniobra, se decidió entre los años 1974 y 1976 que se ampliaría notablemente, hasta convertirse en la mayor zona de ejercicios de nuestro país. Fue igualmente por aquellas fechas cuando se constituiría la Comandancia Militar del Campo de Maniobras.   

A lo largo de todo el siglo XX, serían cientos de miles los españoles que pasaron por el campo de maniobras de San Gregorio, realizando ejercicios tácticos y de tiro; sufriendo durante los mismos las circunstancias del terreno y las condiciones climáticas, una experiencia que sin duda les marcó notablemente y les quedó en el recuerdo. Pero, hoy en día, sus amplios espacios son mucho más que un árido y desértico campo de maniobras. Con el tiempo, ha visto ampliados sus cometidos, pasando a gestionar importantes medios y herramientas destinadas a facilitar la instrucción, adiestramiento y evaluación de las diferentes unidades del Ejército.     

Con fecha 1 de enero de 1999, los cuadros de Mando de la anterior Comandancia pasan destinados al CENAD San Gregorio, dependiendo a todos los efectos de la Dirección de Enseñanza, Instrucción, Adiestramiento y Evaluación del  MADOC. Entre sus misiones de carácter general se hallan las de facilitar la instrucción, adiestramiento y evaluación de las unidades; gestionar, explotar y mantener los medios de simulación o evaluación asignados; vigilar y mantener el CENAD; así como velar por el cumplimiento de las normas.

Para el cumplimiento de sus misiones, el Centro de Adiestramiento se estructura básicamente en una orgánica del tipo regimiento, donde destacan cuatro elementos: Jefatura, Unidad de Apoyo, GAE (Grupo de Adiestramiento y Evaluación) y el GIUACO (Grupo de Instrucción de Unidades Acorazadas). En primer lugar, la Jefatura, engloba la PLMM (Plana Mayor de Mando), comprendiendo las secciones de Habilitación, Asistencia Sanitaria, Centro de Gestión y Supervisión, desde donde se operan los sofisticados sistemas de sensores y cámaras que vigilan los distintos puntos de la zona de maniobras. Por otra parte, la Unidad de Apoyo (UAPO), con entidad de compañía reforzada, asume distintas tareas, como son, entre otras, las labores de mantenimiento de segundo escalón.

En cuanto al GAE, tiene asignadas las misiones de adiestramiento y evaluación de las unidades, así como las funciones de apoyo a la instrucción. Para ello cuenta con la PLMM, encargada de la gestión y administración; CASIOPEA; Unidad de Evaluación; la Fuerza de Oposición; y Unidad de Simulación. Realmente, CASIOPEA proporciona los medios técnicos necesarios para simular, en un ejercicio de doble acción, la maniobra de una brigada o agrupamiento, para adiestrar a sus estados mayores o PLMM en la conducción de la maniobra táctica y logística; para ello trabaja con elementos de hardware y software que configuran tanto el SIMBAD (Simulador Básico de Adiestramiento), como el SICOM (Simulador de Adiestramiento de Combate).

En cuanto a la Unidad de Evaluación, está siempre en estrecho contacto con la dirección del ejercicio, comprobando y certificando que se cumplan los objetivos de adiestramiento marcados por el jefe de la unidad. La Fuerza de Oposición, u OPFOR (Oposing Force), es una herramienta destinada a mejorar la instrucción y adiestramiento, aportando realismo y rigor a los ejercicios, ya que cuenta para ello con adecuados medios de simulación tanto vehiculares como de combatiente, permitiendo asimismo incorporar los conocimientos y experiencias aprendidas en las operaciones sobre el terreno en Afganistán o Líbano.

Para ello dispone de las unidades de combate Convencional y Asimétrico. La Unidad de Simulación, para realizar su trabajo dispone del equipo de Simulación Láser y del encargado de Campo de Adiestramiento. Este último, mediante simulación real, apoya la formación de tripulaciones de las unidades acorazadas, mecanizadas y ligero-acorazadas mediante el uso de los campos de tiro instrumentalizados. El paso final del proceso de adiestramiento se alcanza realizando ejercicios de enfrentamiento contra las Fuerzas de Oposición; incorporando simuladores de Duelo Láser, tanto vehiculares como de combatiente, empleando para ese menester las zonas de enfrentamiento láser.

El  GIUACO forma parte del Sistema de Apoyo y Preparación y tiene como misiones el explotar y mantener los medios de simulación, investigar y definir los procedimientos y métodos para que faciliten la instrucción y adiestramiento. Para ello se articula en Plana Mayor, una Compañía de Instrucción y otra de Simulación. La primera dispone de carros de combate Leopardo 2E. Con ellos se completa la formación de los alumnos de las academias de Infantería y Caballería, finalizando con ejercicios prácticos de tiro y conducción en los polígonos de San Gregorio habilitados para estos menesteres.

De igual manera, esta compañía incorpora una Sección destinada a la Instrucción de Conductores, que imparte la fase práctica de los vehículos RG-31 Nyala y MLV Lince, además de los carros de combate Leopardo E2. Por su parte, la Compañía de Simulación aporta medios de simulación virtual muy parecidas al combate real. Para ello dispone de simuladores de conducción en aula, conducción dinámica, torre, puntería y tiro para del Leopardo E2; así como el aula de enseñanza asistida por ordenador. En el futuro, cuando la situación presupuestaria lo permita, está también previsto incorporar el Simulador de Puntería, Tiro y Táctico del Pizarro.

Instalaciones ajustadas a los cometidos
Para realizar las actividades y misiones encomendadas, el CENAD cuenta con terrenos e instalaciones adecuados a sus cometidos. En su mayoría se encuentran ubicados en la base General Quintana; mientras que el Campo de Maniobras dispone de sus propias especificidades pensadas y gestionadas para cumplir con los propios requerimientos. El concepto del CENAD y su modelo de actuación se basa esencialmente en tres zonas de adiestramiento y dos de campo. Las zonas son: adiestramiento constructivo, virtual y real; y el campo de maniobras a su vez integra igualmente los de tiro con fuego real.

Refiriéndonos al campo de maniobras, tiene una superficie total cercana a las 34.000 hectáreas, con forma geométrica de triangulo, donde su lado mayor es de 29 km. y tiene una anchura máxima de 22. Se trata de un terreno ondulado, árido y con vegetación esteparia. Por él discurren multitud de caminos y sendas irregulares, la mayoría sin referencias, consonantes con los cometidos de enseñanza y entrenamiento de perfeccionamiento que son requeridos. En el mismo se incluyen las zonas de logística, actividad reducida, restringida y de maniobras. En la primera se encuentran cuatro campos de tiro, conocidos como Alfa, Bravo, Charlie y Delta, preparados para disparar contra blancos situados a la distancia máxima de 300 m., y otros dos adicionales, empleados para granadas de mano y uso de explosivos.

También hay un área dedicada a la experimentación, la cual puede ser usada igualmente por empresas civiles; y en la zona de voladuras de Baudin se pueden realizar prácticas con gran capacidad de explosivos. Existen igualmente áreas delimitadas destinadas a la caída de proyectiles. En el antiguo hospital de ganado se ensayan también tácticas y técnicas de combate asimétrico; disponiendo además de nuevas zonas destinadas a practicar las operaciones de combate en núcleos urbanos. Allí pueden emularse situaciones tácticas muy cercanas a la realidad, similares a las que se encuentran en escenarios tan reales como Afganistán o el Líbano.

La actividad reducida se sitúa en una franja de anchura aproximada de 1,5 km., que discurre paralela a los límites del campo. En la misma se encuentra una pista militar de circunvalación. Las unidades que acceden al Campo a través de la Zona Logística, cercana a la Estación Militar de Ferrocarril y próxima a la Agrupación de Apoyo Logístico 41, pueden así dirigirse a través de los caminos definidos a las áreas donde de desarrollarán los correspondientes ejercicios. En el espacio del Campo del Santísimo se hallan las zonas de Vida de Batallón y vivaque no táctico, con servicios semipermanentes. Complementario al anterior se encuentra la Paridera del Santísimo, que permite establecer puestos de mando o células de trabajo en sus edificaciones, incluyendo alojamientos. No lejos, se halla la pista de aterrizaje de tierra apisonada y semipreparada, de 1.300 m. de longitud y 60 de anchura útil, habilitado para la toma de tierra y despegue de aviones C-130 Hercules o menores.

Las zonas de estacionamiento, espera, carga y descarga son idóneas para preparar el despliegue previo a las maniobras o el repliegue e iniciar el reagrupamiento tras los ejercicios. Para la ejecución de estos ejercicios y maniobras, en su conjunto permite operar acciones de fuego real y el despliegue de unidades del tipo brigada. Para ello se dispone de los siguientes recursos: zonas de vivaqueo, donde se localizan medios adecuados para la gestión de residuos y la protección del medioambiente, incluyendo áreas de mantenimiento y lugares para cocinar o distribución de otros medios logísticos; zona de voladuras y explosivos, situada en el Budín, que es un espacio habilitado para este fin; zonas destinadas a la caída de proyectiles, cuyas superficies se hallan acotadas y señalizadas en Puig Amarillo, Valdehacer y Lentiscar y en ellas se puede practicar con un amplia gama de armamento y municiones.

También se dispone de observatorios usados como puestos de mando en las maniobras o miradores destinados a la supervisión durante los ejercicios, que se hallan emplazados en Tres Poyetes, Navajeras o Cerro del Pájaro. Existen, igualmente, campos de tiro instrumentalizado, enfrentamiento con láser o combate en población perfectamente adecuados a esos menesteres. En el primero caso, en tiro instrumentalizado, se dispone de dos para que los carros de combate y vehículos acorazados se ejerciten con munición real en los campos de el Boyero I y II, mediante blanco móvil y abatible, todo ello gestionado desde las adecuadas distancias de seguridad. En el área del Cosaco operan simultáneamente hasta 4 carros, mientras que en Valdefumeros se  puede trabajar con distintos tipos de misiles y otras armas contra carro.

Para simulaciones realistas se recurre al enfrentamiento con láser. Para ello se dispone de dos espacios caracterizados, uno en Puig Amarillo y otro Puisemilla, recurriéndose en los duelos al OPFOR para dar mayor realismo táctico. En cuanto a las zonas de combate en población, varias son las hectáreas utilizadas para este fin y ubicadas en Casas Altas de Castellar y, recientemente, la Casba y en ellas se trabaja el control de vías de acceso, Check Points, o el control y combate en zonas urbanizadas, lo cual permite incluso el adiestramiento de grupos tácticos mecanizados.   

El área del acuartelamiento General Quintana es aquella donde sus espacios, edificaciones y dependencias utilizan las unidades para ejecutar la instrucción y adiestramiento mediante simulación constructiva o virtual; amén de ser el centro administrativo y gestión del CENAD San Gregorio. Entre los recursos existentes se hallan las dependencias de administración y servicios, así como aulas y salas de videoconferencias, salón de actos, helipuerto, los simuladores constructivos y virtuales, al igual que otras zonas de vida destinadas al personal de la base o a los militares que allí se desplazan para su adiestramiento.

Recursos específicos consonantes con las responsabilidades
Los medios e instalaciones de simulación son una parte importante en la estructura del CENAD. Estos sofisticados sistemas, tecnológicamente hablando, han permitido elevar de manera importante el grado de instrucción y a costes reducidos. En ese terreno, se recurre a realizar formación y adiestramiento y adiestramiento mediante simulación constructiva, virtual y real. Dentro del SICENAD, los simuladores reales se dividen en dos: los campos de tiro instrumentalizados y la simulación de duelo y OPFOR, en el apartado de simulación virtual táctica hallamos los medios de la familia Leopardo 2E; mientras que en la vertiente de simuladores constructivos el peso específico recae en CASIOPEA.

Refiriéndonos al GAE, como ya detallamos anteriormente, apoya a las unidades mediante el empleo de medios de simulación real y constructiva. En realidad, el centro de simulación por excelencia y el más completo del ET es el núcleo CASIOPEA. La simulación constructiva que en él se desarrolla confluye bajo dos sistemas que son capaces de evolucionar hacia diferentes resultados, facilitando así la toma de decisiones a aquellos que participan en sus ejercicios prácticos. Uno es el SIACOM y el otro se trata del SIMBAD. El primero fue diseñado para ayudar a la formación de estados mayores y planas mayores de Mando de Cuerpo de Ejército, División o Brigada.

En sus diferentes salas y mediante el apoyo de los equipos informáticos y comunicaciones, se emula y opera el movimiento de unidades, planes de fuego, condiciones meteorológicas, apertura de brechas, capacidades logísticas, preparación y moral de la tropa, entre otros. Con ello se pretende generar un escenario realista y evaluar las fases de adiestramiento y sus respuestas puntuales o por medio de un juicio crítico final. El SIMBAD, en cambio, fue concebido para ser empleado en la formación de planas mayores del tipo batallón o grupo táctico y niveles inferiores. En él pueden efectuarse ejercicios de tipo asimétrico e interactuar con otros sistemas similares. Tanto el SIACOM como el SIMBAD han sido desarrollados por la firma española Amper Programas y se completan con otros simuladores virtuales.

Los equipos de Duelo Láser entregados por Tecnobit se engloban en los simuladores reales y suponen una importante actualización de capacidades. La incorporación de estos completos equipos, compuestos por antenas receptoras y los generadores, permite realizar el duelo láser para los vehículos de combate de Infantería y Caballería con los blindados Leopardo o Pizarro. Para ello, se incorpora el emisor láser en la boca del cañón, mientras que las antenas receptoras se ubican en distintos puntos de la torre y la barcaza, incluyendo receptores de GPS (Global Position System) para controlar la posición.

En muchos supuestos, tanto de combate asimétrico como convencional, se usan igualmente los EDLI (Equipo de Duelo Láser Individual), que se instalan en la indumentaria del usuario y en el fusil del combatiente. El emisor se fija junto a la boca de fuego del fusil de asalto G36E, mientras que los receptores se ubican en el casco o en los pectorales de los potenciales receptores. Con ello se imprime un elevado nivel de realismo en los ejercicios de enfrentamiento entre los contendientes. De igual manera, se dispone de estaciones de seguimiento y de análisis para evaluar los resultados. Por su parte, los árbitros destinados al control del ejercicio disponen de medios para activar o desactivar al combatiente durante el juego de simulación.          

En cuanto a la Compañía de Simulación del GIUACO, tiene como objetivo facilitar el entrenamiento de las tripulaciones de los carros Leopardo. Sus instalaciones, de tipo virtual, fueron desarrolladas y fabricadas por Indra, con un total de 9 simuladores de torre, de los cuales 4 de ellos están en el centro de formación de San Gregorio. A los anteriores debemos añadir el simulador de conducción en aula y el de conducción dinámica, junto al simulador de puntería y tiro, al que en un futuro se sumaría el simulador de tiro táctico para el Pizarro. En todos los casos, los instructores pueden generar diferentes tipos de ejercicios, introducción de dificultades e incidencias que contribuyan a desarrollar las habilidades del personal al que se pretende instruir. La Compañía de Instrucción, dependiente igualmente del GIUACO, tiene la misión de formar conductores para tres tipos de vehículos blindados: el LMV Lince, RG-31 Nyala y los carros de combate Leopardo E2. En todos los casos dispone de los medios y vehículos adecuados y necesarios para efectuar esas tareas. Para ello suele impartir un total cercano a los 60 cursos a lo largo del año.

En un futuro sería previsible que unidades del tipo brigada puedan ejercitarse aquí de manera integral y operando a diferentes niveles. De una parte, los elementos de Puesto de Mando, realizarán sus ejercicios en el área constructiva. De la otra, las unidades operativas efectuarán en paralelo ejercicios físicos sobre el terreno, en el propio campo de maniobras, de manera que ambos puedan interactuar asimismo de forma virtual, profundizando igualmente en ejercicios coordinados. También está previsto que en el futuro operen conjuntamente los simuladores del Tigre o del Mando de Artillería de Campaña. En ese terreno, las previsiones son realmente  halagüeñas y muchas son las razones para seguir apostando por ese tipo de soluciones: primero por la importante reducción de costes en las tareas de formación y adiestramiento que esto supone, todo ello unido a una la mayor flexibilidad y profundización en la ejecución de ejercicios combinados, cada vez de mayor magnitud.

Autor: Antonio ROS PAU
Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje sin referencia a defensa.com

FOTOGRAFÍAS:

·Para la formación de los futuros conductores de los carros “Leopard” y validar así sus capacidades, se dispone de estos medios a cadena, especialmente preparados para esos cometidos.

·Miembros de la Legión preparando un ejercicio táctico dentro del GAE y más concretamente empleando los recursos de la unidad CASIOPEA.

·Entre sus tareas se hallan también las realizadas por el GIUACO, que incluye la formación de conductores para blindados como el RG-31. Para ello cuenta con vehículos de doble mando, a fin de facilitar el trabajo al instructor.

·La unidad de simulación y duelo mediante láser procede a instalar en el interior del cañón el correspondiente emisor y con ello se obtiene un elevado realismo durante el enfrentamiento.

·Se dispone de ejemplares del MLV “Lince” con los que instruir a los futuros usuarios y, sobretodo, a sus conductores.

·Los simuladores de torre del “Leopardo”, desarrollados por Indra, facilitan la formación de los cargadores y tiradores de forma muy completa y a costes muy económicos.

·También la simulación de puntería y tiro facilita el preparar diferentes ejercicios y la introducción de incidencias que los operadores de la torre deberán gestionar y solucionar.

·En los terrenos del campo de maniobras se han construido distintas instalaciones, que permiten desarrollar las tácticas de combate en población, generando así ambientes de elevado realismo.

·Aplicado en el fusil de asalto vemos los emisores, mientras que el soldado porta los receptores que conforman el Equipo de Duelo Láser Individual.

·Parte de una patrulla, en la que podemos observar claramente la dotación del Equipo de Duelo Láser Individual.

·En el campo de maniobras se encuentran normalmente elementos de la Brigada “Castillejos”, que por su cercanía al lugar pueden ser requeridos para realizar sus ejercicios programados.

·Interior del simulador de conducción de un carro “Leopardo 2E”.



Copyright © Grupo Edefa S.A. Prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin permiso y autorización previa por parte de la empresa editora.